Comprobando el Arrebatamiento antes de la Tribulación

Han habido muchos debates acerca de los últimos tiempos, en especial sobre cuándo será arrebatada la Iglesia. Cada quien parece tener su argumento establecido y está dispuesto a morir luchando para defender su opinión. Es nuestra oración que esta enseñanza ofrezca un poco de claridad sobre este tema tan complicado.

Creemos que de la misma manera en la cual los maestros del primer siglo se perdieron la primera venida de Yeshúa, del mismo modo, hoy en día, la mayoría de los maestros se están perdiendo lo que las Escrituras dicen con respecto a su segunda venida.

Esperamos que esta enseñanza demuestre cómo la historia se repite en esta área. Pero, antes de comenzar a examinar este tema, el cual muchos llaman “el rapto“, echemos un vistazo a un versículo en Isaías 1.viene

 Isaías 1:18 – “Venid luego, dice YHVH, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”

Es importante que nos hagamos una pregunta:

 ¿Estoy dispuesto a razonar con las Escrituras, o estoy queriendo debatir mi punto de vista?

Esta es una pregunta muy importante.

 ¿Estás dispuesto a examinarlas Escrituras desde un punto de vista que te haga ver que tus creencias han estado equivocadas? ¿Qué pasaría si lo que has creído durante años no fuera cierto?

Esto es difícil para muchos, pero es algo que necesita ser abordado con sinceridad.

Es difícil admitir que estamos equivocados, por eso tendemos a negar cuando alguien nos presenta una idea diferente a la nuestra. Así que de nuevo pregúntate:

¿Estoy dispuesto a razonar con las Escrituras, o estoy queriendo debatir mi punto de vista?

Solamente tú puedes responder a esta pregunta. Para empezar, tocaremos un par de conceptos básicos.


  • La armonía de las Escrituras:

Si te aferras a una enseñanza o creencia que no se alinea con toda la Escritura, entonces necesitas reconsiderar muy seriamente ese punto de vista.

Creemos que la Escritura se interpreta a sí misma. De nuevo Creemos que la Escritura se interpreta a sí misma. No creemos que una interpretación de un pasaje deba de interpretar otro pasaje. Creemos que la Escritura se interpreta a sí misma.


  • Terminología:

Los términos que uno usa deben de ser bíblicos. Esto es algo que a muchos creyentes hoy en día les hace falta. Tenemos que hacer todo lo posible por usar términos que se encuentren en las Escrituras, porque sino, pueden surgir malentendidos.

Enfrentemos los hechos… La palabra rapto no existe en las Escrituras.

¿Deberíamos utilizarla?

Muchos dirán: “Bueno, pero ya sabemos a qué se está refiriendo…”

Eso es comprensible. Pero, ¿está en las Escrituras? Si estamos tratando de ser una iglesia del Nuevo Testamento, ¿no se supone que usemos términos del Nuevo Testamento?

Otras frases que no verás en las Escrituras son:

  • La era de la iglesia – Nunca encontrarás este término. A ninguna etapa de la historia se le llama de este modo.
  • Los santos de la tribulación – Verás la palabra tribulación y verás la palabra santos, pero nunca verás esas dos palabras juntas para nombrar a alguna persona.

Es muy importante que entendamos esto. Al no usar términos bíblicos, uno corre el riesgo de caer en una teología que no es bíblica.

Para comenzar nuestro estudio, repasaremos brevemente los cinco puntos de vista más comunes de lo que tradicionalmente llamamos “el rapto”. En realidad, las Escrituras le llaman la resurreción.

rapto_iglesia_2

Obviamente hay variaciones, pero estos son los cinco puntos de vista básicos.

  1. El primero es el rapto pretribulatorio: Como puede ver, este punto de vista sostiene que el rapto (o la resurrección) ocurrirá antes de la tribulación; la tribulación siendo los 7 años donde los eventos de los sellos, las trompetas y las copas de Apocalipsis ocurren. Después de todo esto tenemos el regreso de Yeshúa seguido por el reino milenario del Mesías. Luego, sigue el juicio final sobre las naciones, y por último, llega el reino eterno. Esta es la opinión general de la opinión pre-tribulatoria.
  2. Después tenemos el punto de vista que dice que a los tres años y medio después de haber iniciado la tribulación, la iglesia será tomada en los cielos. Este punto de vista es muy similar al punto de vista pre-tribulatorio, la única diferencia es que la resurrección ocurre a la mitad de la tribulación. Todo lo demás es relativamente lo mismo con algunos cambios menores— todo depende de a quién le estás preguntando.
  3. El tercer punto de vista es el titulado “Pre-Ira“. Este punto de vista enseña que el arrebatamiento o rapto se cumplirá justo antes de las copas. Una vez más, todo lo demás es relativamente lo mismo.
  4. El punto de vista siguiente se llama “Post-tribulación”. Ésta sostiene que el arrebatamiento y la resurrección ocurrirán cuando Yeshúa regrese, después de las copas.
  5. Por último, tenemos el último punto de vista, al que llamaremos “Tribulación a primera vista“. Los creyentes que sostienen este punto de vista realmente no tienen ninguna base solida sobre el tema. Tal vez ellos creen que todo esto esta más allá de su comprensión y por lo tanto no lo entienden, o puede ser que hayan escuchado tantos debates sobre el tema que ya no saben en qué ni en quién creer. Cuando tenga que suceder, sucederá.

Como dijimos anteriormente, todos están correcto en algo y todos están equivocados en algo. Nos necesitamos uno al otro para aprender y crecer juntos. Ahora que hemos abordado algunos puntos de vista, vamos a comenzar.


  • Comprobando el Arrebatamiento:

En un momento, al igual que muchos, yo solía creer en lo que se llama el arrebatamiento pre-tribulatorio. Pero cuando yo era un adolescente, comencé a hacer preguntas que estaban siendo ignorados. Las respuestas sonaban bien, pero que no se alineaban con otras Escrituras. Un versículo que realmente me confundía era el siguiente:

apoc-3-preambulo-24-ancianos

Apocalipsis 20:4-6 – “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años”

Este versículo habla de quién está involucrado en la primera resurrección. La primera resurrección incluye a aquellos que no recibieron la marca y a los que fueron decapitados por el testimonio de Yeshúa.

 1 Tesalonicenses 4:16-17 – “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”

Ahora tenemos un problema. El punto de vista de un arrebatamiento pre-tribulatorio nos dice que hay una resurrección antes de la tribulación. Es decir, antes de que el anticristo aparezca y antes de introducir la marca de la bestia. Pero el versículo de Apocalipsis dice que hay personas que son parte de la primera resurrección, las cuales no tomaron la marca e incluso fueron martirizados por el Anticristo.

Entonces… ¿Cómo puede la primera resurrección involucrar a estos individuos si la tribulación aún no ha comenzado?

 Sabiendo que toda la Escritura debe estar en armonía, parece que este versículo contradice lo que muchos en la fe cristiana han creído por mucho tiempo. Sin embargo, hay mucho más.

Una vez escuché a un pastor de la fe cristiana en un programa cristiano abordar este mismo versículo de Apocalipsis capitulo 20 y parecía estar en armonía con el resto de las Escrituras. Lo recuerdo muy claramente a pesar de que esto aconteció hace muchos años.

Yo estaba emocionado de por fin escuchar una explicación sobre este versículo en Apocalipsis. Sin embargo, en su enseñanza simplemente dijo que el arrebatamiento pre-tribulatorio es la primera parte de la resurrección, y que la resurrección que se menciona en Apocalipsis 20 es la segunda parte de la misma.

Qué decepción. No podía creer lo que oía. Las Escrituras no nos dicen nada acerca de una resurrección en dos partes. No hay indicio de tal cosa. Era como si estuviera buscando defender su punto de vista sin poder respaldarlo con la Escritura.

Me decepcionó mucho. Las Escrituras son muy claras en que sólo habrá una resurrección que consista sólo de los justos. Compare:

 Lucas 14:13-14 – “Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos”

 “…en la resurrección de los justos…” – Sólo hay una resurrección de los justos.

300px-michelangelo_buonarroti_-_resurrection_1520-25

 Juan 6:39-40 – “Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero”

 “…Yo le resucitaré en el día postrero….”

 ¿Qué significa “el día postrero“?

 Creemos que, muy posiblemente, está hablando acerca del milenio: el séptimo día, el Día del Señor.

Muchos difieren con esto porque el milenio suele explicarse como nada más que un momento de paz. Y estamos de acuerdo, será un tiempo de paz. Pero, ¿cómo es que comenzará?

El Día del Señor es considerado como un día espantoso y un día de victoria. Realmente, lo que lo determina depende de qué lado estás. Será un día de tinieblas y oscuridad para los que se encuentran haciendo lo malo ante los ojos de YHVH.

Compare:

 Isaías 13:9 – “He aquí el día de YHVH viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores”

 Ezequiel 30:3 – “Porque cerca está el día, cerca está el día de YHVH; día de nublado, día de castigo de las naciones será”

 El día del Señor se menciona como algo malo y bueno al mismo tiempo. Una vez más, realmente depende de qué lado nos encontremos. Por ejemplo:

 Hechos 2:20 – “El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor, Grande y manifiesto”

 1 Corintios 5:5 – “…el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Yeshúa”

 También será un tiempo de regocijo:

 2 Corintios 1:13-14 – “Porque no os escribimos otras cosas de las que leéis, o también entendéis; y espero que hasta el fin las entenderéis; como también en parte habéis entendido que somos vuestra gloria, así como también vosotros la nuestra, para el día del Señor Yeshúa”

 Las referencias del “Día del Señor” pueden apuntar al principio, a la mitad y hasta al final de ese día, como la se puede encontrar en Pedro.

Compare:

 2 Pedro 3:10-14 – “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, !!cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz”

 Parece que resucitar en el último día es resucitar en el tiempo del milenio.

Continuando con el tema de la resurrección, en Juan capítulo 6 está escrito:

 Juan 6:44 – “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero”

 Y en el versículo versículo 54:

 Juan 6:54 – “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero”

 Tan sólo en este capítulo, Yeshúa nos dice que vamos a ser resucitados en el último día.

Tenemos que entender que hay una diferencia entre ser traído a la vida y ser resucitado de entre los muertos. Traído a la vida significa que uno está siendo levantado de entre los muertos para morir de nuevo.

Resucitado significa que estás siendo levantado de entre los muertos con un cuerpo nuevo para nunca volver a morir físicamente.

Aquel que ha levantado de entre los muertos va a morir de nuevo, porque fue levantado para vivir en el mismo cuerpo. Un ejemplo perfecto es, Lázaro, quien Yeshúa levantó de los muertos. Sin embargo, aquellos que son resucitados son creados con un cuerpo glorificado.

La pregunta que le hacemos en este momento es, ¿cuántas resurrecciones hay? Según las Escrituras, ¿cuántas resurrecciones tienen que ocurrir?

Las Escrituras nos enseñan acerca de tres resurrecciones.

Considere:

 1 Corintios 15:20-24 – “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en el Mesías todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: el Mesías, las primicias; luego los que son del Mesías, en su venida. Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia”

 Quiero hacer una pequeña nota aquí. Hay muchos que usan la Nueva Versión Internacional. Si usted tiene la Nueva Versión Internacional, se dará cuenta que la palabra “vendrá” en el versículo 24 no se encuentra en la Reina Valera 1960. Esto es porque la NVI la ha añadido. Esta palabra no está en el texto griego. Leamos el versículo sin la palabra añadida, comenzando en el versículo 23.

 1 Corintios 15:23-24 – “…Pero cada uno en su debido orden: el Mesías, las primicias; luego los que son del Mesías, en su venida. Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia” – (RVR 1960)

 Así que, según este versículo, Yeshúa fue la primera resurrección.

1 Corintios 15:23-24 – “…pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; después, cuando él venga, los que le pertenecen. Entonces vendr á el fin, cuando él entregue el reino a Dios el Padre, luego de destruir todo dominio, autoridad y poder” – (NVI)

1 Corintios 15:23-24 – “…pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias…”

Yeshúa fue el primero en resucitar de entre los muertos. Hay otros versículos que confirman esto.

Considere:

Apocalipsis 1:5 – “…y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre”

Colosenses 1:18 – “y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia”

Y luego justo al principio del texto que acabamos de leer dice lo siguiente.

1 Corintios 15:20 – “Mas ahora el Mesías ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho”

No hay duda de que Yeshúa es la primera resurrección, los primeros frutos de entre los muertos.

1 Corintios 15:23-24 – “Pero cada uno en su debido orden: el Mesías, las primicias; luego los que son del Mesías, en su venida”

“…Luego los que son del Mesías…” – Echemos un vistazo a algunos otros versículos que respaldan esto:

Mateo 24:30-31 – “Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro”

Así que incluso en este caso vemos que Él reúne a sus escogidos en su venida. A menudo se cita primera de Tesalonicenses 4:15-17 cuando se habla del rapto.

1 Tesalonicenses 4:15-17 – “Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”

De nuevo vemos que la segunda resurrección ocurre en la siguiente venida de Yeshúa.

Ahora veamos la tercera resurrección. Regresemos al versículo 24 de primera de Corintios 15.

1 Corintios 15:23-24 – “Pero cada uno en su debido orden: el Mesías, las primicias; luego los que son del Mesías, en su venida. Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia”

Ha habido algunos que dicen este texto sólo habla de los creyentes. Sin embargo, si nos fijamos en el inicio del texto en primera de Corintios, el contexto es acerca de todos los hombres. Considere lo siguiente:

1 Corintios 15:21-23 – “Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en el Mesías todos serán vivificados”

El contexto de estos versículos es sobre la resurrección de todos los hombres. Todos los hombres van a ser levantados, cada uno en su turno, no sólo los creyentes. Incluso Daniel dice lo mismo.

Daniel 12:2 – “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”

Ya vimos que la primera resurrección se refiere a Yeshúa. Después se explicó la resurrección de aquellos que pertenecen a Yeshúa. Ahora vemos el resto.

1 Corintios 15:23-24 – “Pero cada uno en su debido orden: el Mesías, las primicias; luego los que son del Mesías, en su venida”

Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.

Otra confirmación de lo que se encuentra en Juan 5.

Juan 5:28 – “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz”

También:

Hechos 24:14-15 – “Pero esto te confieso, que según el Camino que ellos llaman herejía, así sirvo al Dios de mis padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas; teniendo esperanza en Dios, la cual ellos también abrigan, de que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos”

Compare ahora este versículo con lo que leímos anteriormente en Apocalipsis 20.

Apocalipsis 20:5 – “Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección”

Y ahora, para confirmar primera de Corintios, leamos Apocalipsis 20:12-13.

Apocalipsis 20:12-13 – “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras”

Con esto en mente, podemos ver ahora lo que Pablo quiso decir cuando dijo en primera de Corintios 15.

1 Corintios 15:24 – “Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia”

En Apocalipsis vemos que la última resurrección ocurre justo antes de que Yeshúa entregue todo al Padre. Yeshúa resucitó como primicias, los que le pertenecen resucitarán en su segunda venida, y el resto de los muertos a resucitarán al final; justo antes de que Yeshúa entregue todo al Padre.

Otra Escritura que aquellos que creen en un arrebatamiento antes de la tribulación parecen pasar por alto es Hechos 3:21

Hechos 3:21 – “….a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo”

Yeshúa debe permanecer en el cielo hasta que la restauración ocurra. Por lo tanto, Él no puede salir de los cielos hasta el Día del Señor.

Hace muchos años, un pastor de jóvenes me dijo que Yeshúa nunca abandonaría el cielo en el momento del arrebatamiento. Dijo que el cielo se abriría y todos iríamos allí con él. Eso sonó bien por un momento, pero luego encontré el versículo utilizado por muchos para justificar el arrebatamiento de la iglesia.

1 Tesalonicenses 4:15-16 – “Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero”

Aquí tenemos el “versículo del arrebatamiento” que nos dice que Él deja el cielo. Así, cuando Yeshúa deja el cielo, es para la restauración de todas las cosas antes del milenio.

Otra cuestión que debe abordarse es la del misterio de la trompeta.

1 Corintios 15:51-52 – “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados”

Este es un misterio. Y ¿qué sucede en el misterio? Sonará una trompeta. Al sonido de esta trompeta, seremos transformados. Ésta es una resurrección. Un misterio, una trompeta y una resurrección. Comparemos ahora esto con Apocalipsis…

Apocalipsis 10:7 – “…sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas”

siete trompetas-del-apocalipsis

La pregunta aquí es ésta: ¿creemos que Pablo, al escribir a los Corintios, realmente sabía acerca de la séptima y última trompeta de Apocalipsis? Para nada.

Tampoco creemos que Juan, al escribir Apocalipsis, reflexionaba sobre lo que Pablo escribió a los Corintios. Sin embargo, creemos que el Padre es el que verdaderamente nos da estos versículos a través de estos autores con la inspiración del Espíritu Santo.

En ese sentido, ¿en verdad es tan difícil de ver cómo estos versículos se conectan? Por lo menos, se puede decir que es interesante.

También debemos considerar la frase “en ese momento” mientras se examina el rapto pre-tribulatorio.

Considere:

Mateo 24:29-31 – “E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro”

¿Cuándo recoge a los escogidos?

Cuando se oscurece el sol, y la luna no da su resplandor, y las estrellas caen del cielo. La gran pregunta aquí es, “¿Quiénes son los elegidos?” A algunos les gusta decir que los elegidos son los 144,000, pero, ¿es esto realmente eso a lo que se refiere Yeshúa? Echemos un vistazo a otras referencias para ver quiénes son los elegidos.

Romanos 11:7 – “¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos”

2 Timoteo 2:10 – “Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús (Yeshúa el Mesías) con gloria eterna”

Tito 1:1 – “Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo (Yeshúa el Mesías), conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad”

1 Pedro 1:1 – “Pedro, apóstol de Jesucristo (Yeshúa el Mesías), a los expatriados de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia”

¿A quién?

Los escogidos de Dios. Nosotros somos esos escogidos. Nosotros somos los que él reúne en ese momento.

En la narración de Lucas nos encontramos con el mismo texto que se encuentra en Mateo 24.

Lucas 21:27-28 – “Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria. Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca”

¿Cuáles cosas?

Muchos de los que se aferran a la creencia en el arrebatamiento antes de una tribulación usan este versículo diciendo: “¿Ves? Dice que cuando estas cosas comiencen a suceder…“.

Pero, ¿cuáles cosas? Para responder a esto, debemos aclarar lo que Yeshúa dice en este texto. Al hablar con sus discípulos, Él dice en Lucas 21:

Lucas 21:12 – “Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre”

Lucas 21:13-14 – “Y esto os será ocasión para dar testimonio. Proponed en vuestros corazones no pensar antes cómo habéis de responder en vuestra defensa”

Lucas 21:16-17 – “Mas seréis entregados aun por vuestros padres, y hermanos, y parientes, y amigos; y matarán a algunos de vosotros; y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre

Lucas 21:20 – “Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado”

Todas las declaraciones del Mesías son definitivos en cuanto a lo que declaró a sus seguidores iban a ver con sus propios ojos. Continuando con el versículo 25:

Lucas 21:25 – “Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas”

luna-sangre

 Ahora el versículo 28:

Lucas 21:28 – “Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca. Cuando estas cosas comiencen”

Estas cosas se mencionan en el versículo 25. En el versículo 12 también vemos cosas que sucederán.

¿Por qué Él nos arrebatará antes de ver las cosas que nos dijo que íbamos a ver?

Otro tema que debe ser abordado es el del “Día de la Redención“.

Efesios 1:14 – “…que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria”

Efesios 4:30 – “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”

“Para el día de la redención” – Singular. No “días,” sino “día”.

Romanos 8:23 – “…y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo”

Filipenses 3:20-21 – “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas”

En la segunda venida, Yeshúa redimirá nuestro cuerpo y lo transformará en el “día de la redención“.

Otra cosa que considerar al comprobar el rapto pre-tribulatorio es la parábola dada en

Lucas 19. Consideremos:

monteLucas 19:12-13 – “Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y volver. Y llamando a diez siervos suyos, les dio diez minas, y les dijo: Negociad entre tanto que vengo”

“…Entre tanto que vengo…” – La parábola continúa y al regresar el señor, los siervos suyos vienen a él. El primero de ellos viene y dice que obtuvo 10 minas. El maestro responde:

Está bien, buen siervo” y lo pone a cargo de 10 ciudades. El próximo criado entró con la forma en que ganó 5. “Está bien, buen siervo“, dice el señor y lo pone a cargo de 5 ciudades. Recuerde, Él dijo, “hasta que yo vuelva“.

¿Qué sucede cuándo Yeshúa regrese?

Vamos a gobernar y reinar con Él en el milenio.

2 Timoteo 2:12 – “Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará”

Apocalipsis 20:6 – “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años”

leon_cordero

Entonces, ¿qué significa esto?…

Que tenemos que continuar firmes hasta que Él venga a reinar, porque en ese momento es también cuando reinaremos con él.

Muchos debates se han presentado en la discusión de este tema con aquellos que poseen la creencia de un arrebatamiento antes de la tribulación.

Uno de los debates que se presenta es uno llamado el “Refrenador“. Hay varios puntos de vista en cuanto a quién es el que detiene al Anticristo. Una opinión es que es la iglesia, diciendo que el Anticristo no puede venir hasta que la iglesia sea arrebatada por el señor Yeshúa.

Examinemos los versículos donde se encuentra este argumento. Uno está en segunda de Tesalonicenses capítulo 2.

2 Tesalonicenses 2:1-2 – “Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca”

En primer lugar, debemos señalar que el tema aquí es nosotros siendo reunidos con Yeshúa. Es importante tenerlo en cuenta. Hay tres cosas que se mencionan aquí.

  1. La venida de Yeshúa.
  2. La reunión con él.
  3. El Día del Señor.

Esto nos dice que la venida de Yeshúa y nuestra reunión con él es lo mismo que el Día del Señor. Es muy importante comprender esto, así que estableceremos una pequeña cronología.

[…] En esta cronología vemos exactamente dónde comienza el Día del Señor, con el entendimiento de que el Día del Señor es cuando Yeshúa regrese y nuestra reunión con él se lleva a cabo. Ahora continuemos con el versículo 3.

2 Tesalonicenses 2:3 – “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición”

Este da a entender que el Día del Señor (él regreso de Yeshúa y el recogimiento de sus elegidos) no puede comenzar hasta que se haya revelado el hombre de pecado. Esto significa que no es la iglesia la que le está deteniendo. Así, la iglesia no puede ser la que refrena el hombre de Pecado.

lbvvAsí, en la cronología, el hombre de pecado debe estar después de que el Día del Señor comience. Continuando:

 2 Tesalonicenses 2:4-6 – “…el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. ¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste”

Aquí vemos que en verdad hay algo que detiene la venida del Anticristo, pero es evidente que no es la Iglesia. Por lo tanto, en nuestra cronología, yendo hacia atrás, vemos que el Día del Señor comienza después de la revelación del anticristo. Versículo siguiente:

2 Tesalonicenses 2:7-8 – “Es cierto que el misterio de la maldad ya está ejerciendo su poder; pero1be90d16eb1879d68910944f2cb1f2f1 falta que sea quitado de en medio el que ahora lo detiene. Entonces se manifestará aquel malvado, a quien el Señor Jesús derrocará con el soplo de su boca y destruirá con el esplendor de su venida”

Hay muchas opiniones en cuanto a quién es el retenedor. Actualmente, sostenemos que es el Arcángel Miguel. Esto puede sonar extraño al principio, pero por favor considere las similitudes.

Daniel 12:1 – “Entonces se levantará Miguel, el gran príncipe protector de tu pueblo. Habrá un período de angustia, como no lo ha habido jamás desde que las naciones existen. Serán salvados los de tu pueblo, cuyo nombre se halla anotado en el libro”

La palabra surgir aquí en el hebreo es omed – עֹ֫מֶד.

Omed significa detenerse, cesar de hacer. Debemos recordar que el contexto de este versículo describe a Miguel como el que protege al pueblo. No está sentado haciendo nada. Él está protegiendo. Pero en ese momento, él se detiene. Él deja de proteger. Ese momento será un momento de gran angustia.

Sabiendo que Miguel es el que protege a la gente, ¿no suena como que pudiera ser él quien está restringiendo al Anticristo?

Esto no es algo que creemos que puede ser declarado como verdad. Sin embargo, parece alinearse con la Escritura. Independientemente, definitivamente la iglesia no es quien retiene al anticristo.

Otro tema mencionado al defender el punto de vista pre-tribulatorio es el que se conoce como la “Imagen“. Se encuentra en Apocalipsis 4.

Apocalipsis 4:1-2 – “Después de esto miré, y allí en el cielo había una puerta abierta. Y la voz que me había hablado antes con sonido como de trompeta me dijo: «Sube acá: voy a mostrarte lo que tiene que suceder después de esto.» Al instante vino sobre mí el Espíritu y vi un trono en el cielo, y a alguien sentado en el trono”

Muchos dicen que esta es la “imagen” del arrebatamiento de la iglesia porque la iglesia no se vuelve a mencionar a partir de este momento en Apocalipsis. Es cierto que la palabra “iglesia” nunca se menciona a partir de este momento; sin embargo, los “santos” sí son mencionados después de este momento.

Sólo porque la palabra “iglesia” no se menciona, no significa que la iglesia no está allí. Algunos se apresuran a decir que estos son los santos de la tribulación, pero, de nuevo, éste es un término que no existe en la Escritura.

Así que la pregunta es: ¿quiénes son los santos?

Romanos 1:7 – “…a todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo” – (RVR1960)

1 Corintios 6:1-2 – “¿Osa alguno de vosotros, cuando tiene algo contra otro, ir a juicio delante de los injustos, y no delante de los santos? ¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas?”     (RVR1960)

En estos pasajes vemos que los santos han de gobernar al mundo.

Romanos 16:1-2 – “Os recomiendo además nuestra hermana Febe, la cual es diaconisa de la iglesia en Cencrea; que la recibáis en el Señor, como es digno de los santos…” – (RVR1960)

La iglesia y los santos son sinónimos. Esto significa que los santos mencionados después del capítulo 4 en Apocalipsis son también la Iglesia.

Respecto a las supuestas “imágenes” que se encuentran en Apocalipsis 4:1 y 2, hay que considerar lo siguiente:

noe advertenciaIsaías 46:9-10 – “Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero” (RVR1960)

“…desde la antigüedad lo que aún no era hecho…” – Los tiempos antiguos fueron sombra y ejemplo de lo que ha de venir. Esta es una verdad que se comprueba de muchísimas formas en la Escritura.

¿Qué podemos aprender de los tiempos antiguos?

Piense en Noé. El día que entró en el arca, ¿qué pasó? Las lluvias cayeron – (Génesis 7:11-13).

Piense en Lot y su familia. El día que se fueron, vino juicio sobre la ciudad de Sodoma – (Génesis 19). Piense en Sadrac, Mesac y Abed-nego. Pasaron por las llamas. Sin embargo, fueron protegidos – (Daniel 3). Piense en las diez plagas. A partir del cuarto día, el pueblo de Dios no fue afectado por las plagas, a pesar de que estuvo viviendo entre los egipcios – (Éxodo 7-12). Estas son las imágenes que hemos de tener en cuenta.

Isaías 46:9-10 – “Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero”(RVR1960)

Esto nos lleva al siguiente tema. Este tema es llamado “la ira“. Muchos suelen decir: “No somos llamados a sufrir la ira“. Estamos completamente de acuerdo. Echemos un vistazo a este versículo.

1 Tesalonicenses 5:9 – “Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo”

Estamos de acuerdo con que no somos llamados a sufrir la ira de Dios. Pero tenemos que considerar los versículos que enseñan acerca de un día en el que hay ira y salvación derramada sobre el mundo.

Aunque hemos hablado ya de Noé y Lot, considere cómo incluso Yeshúa se refiere a ellos cuando comienza a hablar de su segunda venida.

Lucas 17:26-30 – “Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos. Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste”

Yeshúa mismo nos demostrará la ira y la redención en el mismo día. Leamos también segunda de Tesalonicenses.

2 Tesalonicenses 1:5-8 – “Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis. Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo”

4c349a8dca7834-38487295Aquí vemos la ira y la redención juntas en la venida de Yeshúa.

Estamos de acuerdo con que no estamos llamados a sufrir la ira de Dios, pero debemos de recordar que los hebreos fueron protegidos de las plagas durante la ira de Dios sobre Egipto.

Éxodo 6:6 – “Por tanto, dirás a los hijos de Israel: Yo soy YHVH; y yo os sacaré de debajo de las tareas pesadas de Egipto, y os libraré de su servidumbre, y os redimiré con brazo extendido, y con juicios grandes”

Una vez más, después del cuarto día los hebreos fueron protegidos.

Éxodo 8:22 – “Y aquel día yo apartaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, para que ninguna clase de moscas haya en ella, a fin de que sepas que yo soy YHVH en medio de la tierra”

El Padre sabe cómo proteger a su pueblo cuando está derramando sus juicios sobre los demás.

Hay que tomar en cuenta que la ira de Dios se puede estar derramando todos los días. Veamos algunas referencias bíblicas que hablan acerca del diario juicio de Dios.

Salmos 7:11 – “Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío todos los días”

¿Cuándo es expresada la ira de Dios? Todos los días.

 2 Pedro 2:9 – “…sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio”

Juan 3:36 – “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”

Efesios 2:3 – “…entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás”

Apocalipsis 15:1 – “Vi en el cielo otra señal, grande y admirable: siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas se consumaba la ira de Dios”

Aquí aprendimos acerca de cuándo la ira de Dios será consumada. Esto es lo último de suimage004 ira. Incluso al final del milenio, cuando Satanás es liberado para engañar a las naciones y el fuego desciende de los cielos para consumir a los que le siguieron, ni siquiera se menciona la ira o alguna lucha. Simplemente los destruye.

Apocalipsis es cuando la ira de Dios termina, no cuando comienza.

El siguiente tema es el que defiende la perspectiva de que la iglesia de Filadelfia no pasará por ninguna tribulación, ya que será arrebatada.

Apocalipsis 3:10 – “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra”

Si alguna persona se aferra a creer que Yeshúa arrebatará a esta iglesia del mundo tan solo por leer el texto que dice, “…yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero…”, están contradiciendo la oración de Yeshúa en Juan 17.

Juan 17:15 – “No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal”

Aquí vemos que Yeshúa oraba diciendo que no seamos retirados del mundo, sino que seamos protegidos.

Otro versículo que la gente utiliza para defenderse en decir que la iglesia será arrebatada antes de que la gran tribulación comience se encuentra en el libro de Lucas.

Lucas 21:36 – “Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre”

Tenemos que orar para que sucedan dos cosas:

  1. Alcanzar a escapar las cosas que han de venir.
  2. Orar para poder estar parados delante del Hijo del Hombre.

Este mensaje es muy similar al que fue dado a las iglesias en Apocalipsis. La iglesia de Filadelfia también iba a escapar de un tiempo muy difícil de la tribulación. Yeshúa nos anima a orar que nosotros podamos escapar como ellos lo hicieron. Las iglesias fueron animadas a estar firmes para triunfar y recibir vida eterna, y nuestra situación no es nada diferente. Tenemos que estar en pie delante del Hijo del Hombre.

Si le damos cualquier otra interpretación a este versículo estaremos contradiciendo la armonía de las Escrituras.

Otro argumento para defender esta misma perspectiva es que no conocemos el día en que Yeshúa regresará. Muchos inmediatamente mencionan que Yeshúa dijo:

“Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre”

Efectivamente, él dio eso. Repasemos estas declaraciones. En Mateo 24 dice:

Mateo 24:35-36 – “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre”

Si analizamos el contexto, notaremos que el día y la hora de las que Yeshúa está hablando hacen referencia a cuándo pasarán el cielo y la tierra. Esto tiene sentido porque se nos dan muchos eventos sin fecha alguna después del milenio.

Por ejemplo:

  1. La temporada cuando Satanás es desatado.
  2. La preparación para la batalla final, cuando veamos fuego descender de los cielos para consumir al enemigo.
  3. El Juicio del Gran Trono Blanco.

Es después de estos eventos, de los cuales no se nos reveló el tiempo, cuando los cielos nuevos y la tierra nueva aparecerán. De este día y hora está hablando Yeshúa en Mateo 35.

En referencia a la venida de Yeshúa, el texto después del versículo 36 habla acerca de los días de Noé. Obviamente sabemos que aquellos que iban a recibir juicio no sabían la hora ni día que ese juicio vendría. Sin embargo, Dios le informo a Noé del día, y fue salvado.

Aunque Noé conocía el día, no sabía la hora exacta en la que ocurriría ese juicio. Compare lo siguiente:

 Génesis 7:4 – “Porque pasados aún siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; y raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice”

Él no sabía a qué hora llegaría la lluvia, pero sí sabía el día exacto del juicio. No hay que olvidar que las Escrituras son cíclicas; nos enseñan el patrón de cómo trabaja YHVH. Esto también está en armonía con Amos.

Amos 3:7 – “Porque no hará nada YHVH el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas”

Los que iban a ser juzgados no tenían ni idea de cuando iba a llegar el juicio; pero Noé si sabía. Muchos también apuntan hacia el versículo 42, cuando Yeshúa dijo:

Mateo 24:42 – “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor”

Yeshúa dice esto después de comparar su venida con el diluvio en los días de Noé. La gente que no conocía en qué tiempo descendería el diluvio fueron destruidos, mientras que aquellos que sí sabían fueron protegidos.

El versículo 42 es donde Yeshúa le está diciendo a sus discípulos que estén atentos.

¿Por qué?

Porque ellos no conocían (tiempo presente) cuándo regresaría el Señor.

Mateo 24:43-44 – “Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis”

Yeshúa no dice que el padre de familia conocería la hora por estar velando, sino que él hubiera estado velando si conociera la hora en la que llegaría.

Mateo 24:43-44 – “Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis”

Entonces si seguimos el mandamiento del Señor de estar atentos y velar, significa que conoceremos el día de su resurrección, tal y como el padre de familia, pero no la hora.

Mateo 24:43-44 – “Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis”

Si alguien va a visitarte un viernes, no vas a estar esperándolo el miércoles. Comenzarás a esperarlo el viernes, poco antes de la hora a la que dijo que vendría. Apliquemos los mismos principios a las palabras de Yeshúa. Tendrán más sentido si las comparamos con otros versículos que acerca del tiempo de su regreso. Veamos.

1 Tesalonicenses 5:1-2 – “Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba.Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche”

¿A quién sorprende Yeshúa, como un ladrón en la noche? ¿Al creyente o incrédulo?

Para responder a esta pregunta hay que leer versículo 4.

1 Tesalonicenses 5:4 – “Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón”

También tome en cuenta lo que Yeshúa dice en Apocalipsis 3 al referirse a la iglesia de Sardis.

Apocalipsis 3:3 – “Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti”

Estos versículos claramente nos sirven de testigos para confirmar que su venida será como la de un ladrón para aquellos que no le siguen, aquellos que no están velando. Pero para los que le siguen, ellos sabrán cuándo llegara. Únicamente aquellos que serán juzgados quedarán en la oscuridad de no tener conocimiento sobre el tiempo asignado de su venida.

Si tú estás caminando en la luz y estás guardando los días de fiesta, los mo’edim (estaciones y tiempos), puestos desde el principio, entonces sabrás en qué tiempo llegará el Mesías.

Recuerda: en su primera venida, Yeshúa cumplió las fiestas de la primavera, cada una de ellas en su día apropiado. Yeshúa ejecutará las fiestas de otoño en su segunda venida.

Muchos también utilizan Mateo 25 para decir que nadie conoce el regreso de Yeshúa.

parabola-de-las-diez-virgenesMateo 25:11-13 – “Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !!Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir”

Para entender esto, tenemos que considerar el contexto. Leamos los versículos anteriores.

Mateo 25:5-10 – “Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: !!Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta”

Las diez vírgenes representan a todos los “creyentes“. Tenga en cuenta que todas estaban dormidas. Sin embargo, tan sólo aquellas que estaban preparadas pudieron entrar. Esto es evidentemente paralelo a Apocalipsis 3:3 y 1 Tesalonicenses 5:4.

Muchos apuntan al versículo 13 en este texto.

Mateo 25:13 – “Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir”

Pero nuestra pregunta es la siguiente:

¿Dice “no sabrás” (futuro) o “no sabéis” (presente)?

Dice: “No sabéis

¿Mientras Noé construía el arca, sabía el día exacto en el que vendría el diluvio?

No

¿Sabían las vírgenes en que día vendría el novio?

No

¿Fue Noé, eventualmente, avisado del día?

Por supuesto que sí

¿Estaban informadas las vírgenes del regreso del novio?

Sí, pero la mitad de ellas no estaban preparadas y se lo perdieron.

En todos los versículos que hemos analizado, lo único que se nos ha indicado es que en el futuro no sabríamos la hora en que llegaría el Mesías.

Esta perspectiva se encuentra en armonía con la parábola de las diez vírgenes y las palabras del Mesías acerca de los días de Noé…

Algunos también se han referido a Hechos 1:6-7 en su defensa. Leamos:

Hechos 1:6-7 – “Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad”

Como se ha evidenciado por Apocalipsis 3:3 y 1 Tesalonicenses 5:4, Las Escrituras nos indican que sabremos las temporadas y los tiempos. Cristo nos dice que sí conoceremos la temporada. Compare lo siguiente:

Mateo 24:32-33 – “De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas”

Por lo tanto, sus palabras en el primer capítulo de Hechos parecen estar contradiciendo Mateo capítulo 24.

Hay un gran debate sobre estos versículo. Sin embargo, creemos que toda la Escritura debe ser interpretada en perfecta armonía. Si interpretamos un versículo que no se alinea con otro versículo de las Escrituras, entonces nuestras interpretaciones son incorrectas.

¿Qué tal este versículo, que a menudo es citado por parte de aquellos que tienen la perspectiva de que serán arrebatados antes de la tribulación?

Juan 14:1-3 – “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”

El versículo claramente dice “vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis“. Ahora, si uno cree en un arrebatamiento antes de la tribulación, analice lo siguiente:

Yeshúa nos llevará hasta el cielo al lugar que Él ha estado preparando para nosotros durante 2.000 años. Entonces nos quedamos allí durante siete años. Luego, volvemos a bajar con él y reinamos con él por mil años. Después del milenio aparecen un nuevo cielo y nueva tierra. Esto significa qué el lugar que Él ha estado preparando para nosotros durante los últimos 2.000 años, según el versículo 3, sólo era una morada de siete años, debido a que descendemos a reinar junto con él.

¿Acaso tiene sentido esto?

Para nosotros no.

51a12grpd4lPor último, hace algún tiempo fue publicada una serie de libros muy populares en Estados Unidos, titulada “Left Behind“, o “dejados atrás”. La premisa de la serie es sobre aquellos que se perdieron el arrebatamiento y se quedaron en la tribulación. Es decir, si te perdiste el arrebatamiento, te perdiste la resurrección. Estos libros se convirtieron en un gran éxito entre la iglesia de hoy en día. Incluso hicieron películas basadas en esos libros. Pero, si dejamos que la Escritura se interprete a sí misma, ¿qué dice Yeshúa en Mateo 24:29-31?

Mateo 24:29-31 – “E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro”

¿Cuándo se juntarán los escogidos?

Después de la tribulación, no antes

Examinemos las Escrituras para ver quién es él que es tomado y dejado. En Mateo 24:37-41, Yeshúa dice:

Mateo 24:37-41 – “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada”

Entonces, ¿quién es dejado? – El justo (Noe y su familia)

¿Quién es tomado? – Los malvados

Examinemos la parábola del trigo y la cizaña en Mateo 13 para ver si hay algo que solidifique más esta interpretación.

Mateo 13:24-30 – “Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero”

¿A qué siega se refiere?

La siega de los últimos tiempos. De nuevo ¿quién es tomado? La cizaña (los injustos).

Considere las palabras de Yeshúa mientras hablaba a sus discípulos.

Mateo 13:36-43 – “Entonces, despedida la gente, entró Jesús en la casa; y acercándose a él sus discípulos, le dijeron: Explícanos la parábola de la cizaña del campo. Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles. De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga”

457

Otra vez, vemos que la cizaña (Injusto) es tomada y el trigo (justo) es dejado. Veamos a otro versículo que sirve como otro testimonio. Lucas 17:23-37 dice:

Lucas 17:23-35 – “Y os dirán: Helo aquí, o helo allí. No vayáis, ni los sigáis. Porque como el relámpago que al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro, así también será el Hijo del Hombre en su día Pero primero es necesario que padezca mucho, y sea desechado por esta generación. Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos. Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste. En aquel día, el que esté en la azotea, y sus bienes en casa, no descienda a tomarlos; y el que en el campo, asimismo no vuelva atrás. Acordaos de la mujer de Lot. Todo el que procure salvar su vida, la perderá; y todo el que la pierda, la salvará. Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra dejada”

De nuevo, ¿quién es dejado? – El justo

¿Quién es removido? – El impío

 Incluso Proverbios lo dice:

 Proverbios 10:29-30 – “El camino de YHVH es fortaleza al perfecto; Pero es destrucción a los que hacen maldad. El justo no será removido jamás; Pero los impíos no habitarán la tierra”

Después de analizar lo que las Escrituras dicen acerca de este tema, ¿estás seguro que no quieres quedarte atrás?

Ya que hemos dicho todo esto, a menudo nos preguntan cuándo vemos ocurriendo el regreso de Yeshúa.

 ¿Cómo vemos su venida en relación con el cumplimiento de los días festivos de otoño?

Sólo tendría sentido que regresar a dentro de los días santos de otoño. Obviamente estamos atentos, como todos los demás.hqdefault

Mientra más se aproxima el regreso del Mesías, más estaremos vigilando. Todos veremos a Yeshúa regresando. Puede que sea el día de trompetas. Eso tendría sentido para que la última trompeta suene.

Pueda que ocurra en el día de expiación. Cada 50 años, dos trompetas de plata suenan para anunciar el siguiente jubileo. Pueda que sea la fiesta de tabernáculos. Ese sería el primer día que Yeshúa seguramente tendrá su morada con nosotros, y estaría de acuerdo con los 1,260 días desde la Pascua ; cuando muchos creen que el anticristo comenzará su reino.

Estaremos atentos. En todo esto, te preguntamos…

 ¿Estás defendiendo tu creencia o estás buscando la verdad?

 Esperamos que esta enseñanza te haya bendecido. Recuerda, examínalo todo.


(Fuente: examinalotodo.net)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s