Azazel – Chivo Expiatorio

Azazel – (El Chivo Expiatorio):

¿Que representa?, ¿Es una Sombra del Mesías o de Satán?:


El tema de este estudio tiene que ver con las actividades del sumo sacerdote en el Día de la Expiación; en particular, la confesión de los pecados de Israel, que habrían de recaer sobre la cabeza del macho cabrio que era enviado al desierto – (Lev. 16:21).

En este estudio estudiaremos dos puntos de vista sobre el tema:

¿A quien representa el macho cabrio en la escritura llamado “azazel“?, ¿representa a Satanas? o ¿representa a Jesús?

Estudiaremos los dos puntos de vista, para entender mas sobre este punto importante en las Escrituras, comencemos…


  • Introducción:

El Día de la Expiación es una de las fiestas solemnes de YHVH. Al décimo día del séptimo mes del calendario escritural de YHVH el sumo sacerdote (Aarón) debía hacer expiación por los pecados de Israel – (Mas información ver nuestra enseñanza Yom Kippur – Dia de Expiación).

Para hacerlo, Aharón seleccionaba a dos cabros de corta edad de la congregación de los hijos de Israel – (Lev. 16:5). Entonces recibía instrucciones de echar suertes con el fin de decidir qué cabro sería “para YHVH” y cuál debía convertirse en “chivo expiatorio” – (Versión KJV – de “chivo expiatorio”).

suertes

Según la Concordancia Strong, las palabras “chivo expiatorio” viene del término hebreo “azazel – עֲזָאזֵל” que quiere decir literalmente “cabro de partida” Esta formada por el hebreo “ez” que significa cabro y “azal” significa “marcharse”.

El significado exacto ha sido motivo de muchas disputas. Algunos comentadores creen que “azazel” se refiere al nombre de la región a la que era enviada el cabro, mientras que otros están convencidos de que es el nombre común de un espíritu, demonio o del propio Satán.

La interpretación que sugiere Strong aparece tanto en la Septuaginta como en la Vulgata y forma parte del punto de vista rabínico de que “el cabro debía ser enviada”, según la Mishnah Yoma 6:2.En “Pentateuch and Haftorahs” (el Pentateuco y Haftorahs) por el Dr. J.H. Hertz (anterior Rabino Principal del Imperio Británico), Soncino Press, 1990, pág. 481, leemos:

“El término hebreo azazel no es, de hecho, un nombre propio, sino un extraño nombre común hebreo…que significa “mandar” o “quitar totalmente de en medio”

(RV Margin, Gesenius, Hoffman y el Oxford Hebrew Dictionary), (diccionario hebreo Oxford). 

“Es la antigua palabra técnica que quiere decir quitar por completo el pecado y la culpa de la comunidad, que se simbolizaba enviando al macho cabrío al desierto”

Como quiera que la palabra “azazel” no se usa en ninguna otra parte en las Escrituras y teniendo en cuenta que existen varias opiniones con respecto a su significado, es preciso que determinemos, por medio de otras Escrituras, su verdadero significado e interpretación.

Bien una vez teniendo esta introducción veamos realmente a que representa Azazel a la luz de las Escrituras…


Algunos dicen que Azazel es Satanás pero, Satanás no hace expiación; así que esa conjetura es totalmente errónea, también teniendo en cuenta que Azazel era un lugar donde se arrojaba a el chivo por un precipicio, vamos a estudiar realmente que representan los dos machos cabríos y en particular Azazel. Antes del Mesías, se cubrían los pecados, más cuando llegó el Mesías el pecado no es sólo cubierto sino quitado completamente como vemos en Col 1:13-15:

“… nos ha librado de la potestad de las tinieblas,  y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre,  el perdón de pecados.  El es la imagen del Dios invisible,  el primogénito de toda creación” 

¡Ambos machos cabríos representan la obra expiatoria del Mesías!

Romanos 3:23-24 – “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús”

Levítico 16:6 – 10 – “Y hará traer Aarón el becerro de la expiación que es suyo, y hará la reconciliación por sí y por su casa. (7) Después tomará los dos machos cabríos y los presentará delante de YHVH, a la puerta del tabernáculo de reunión. (8) Y echará suertes Aarón sobre los dos machos cabríos; una suerte por YHVH, y otra suerte por Azazel. (9) Y hará traer Aarón el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por YHVH, y lo ofrecerá en expiación. (10) Mas el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Azazel, lo presentará vivo delante de YHVH para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo a Azazel al desierto”

Como vimos mas arriba en la introducción la palabra AZAZEL esta formada por dos palabras hebreas:

  • AZ = H5795 – עֵז ez = Cabra, cabrito.
  • AZEL = H235 – אָזַל azul = Raíz primaria; alejarse, de aquí, desaparecer:- Acabar, apartar, discurrir, errante.

De los machos cabríos: sobre el que cae la suerte por YHVH se sacrifica y el de la suerte por Azazel se envía lejos al desierto. El punto más importante con respecto a “azazel” (el chivo expiatorio) se encuentra en Lev. 16:10 como leemos mas arriba:

“Pero el macho cabrío sobre el cual haya caído la suerte para Azazel, será presentado vivo delante de YHVH, para hacer expiación sobre él y enviarlo a Azazel, al desierto”

Si optamos por creer que “azazel” representa a Satán, esto da pie a preguntar si Satán puede o no puede servir de expiación por el pueblo de YHVH. En ningún lugar de las Escrituras se hace referencia a que Satán tuviese parte alguna en la expiación. Pero sí leemos:

Romanos 5:11 – “Y no solo esto, sino que nos gloriamos en YHVH, por medio de nuestro Mesías Jesucristo, mediante quien hemos recibido ahora la reconciliación

Hebreos 1:3 – “El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder. Y cuando había hecho la purificación de nuestros pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas” 

Hebreos 7:27 – “El no tiene cada día la necesidad, como los otros sumo sacerdotes, de ofrecer sacrificios, primero por sus propios pecados y luego por los del pueblo; porque por eso lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo”

Hebreos 9:26 – “De otra manera le habría sido necesario padecer muchas veces desde la fundación del mundo. Pero ahora, él se ha presentado una vez para siempre en la consumación de los siglos para quitar el pecado mediante el sacrificio de sí mismo”

Las escrituras afirman con toda claridad que el Mesías mismo hizo expiación por nosotros. Sin embargo, muchos sugieren (incluyéndome a mi mismo hasta hace poco) que el primer macho cabrío representaba la obra de expiación de Jesucristo, pero el segundo representaba a Satán.

Como mencionamos mas arriba creemos que los dos machos cabríos representan a Jesucristo ya que los dos sirven para expiación – (ver Levítico 16:5). Uno limpia y el otro carga con lo sucio del santuario hasta su destrucción final, esto es reconciliación con su pueblo.

Se cree que puesto que Satán es “la causa original” de todo el pecado, “la justicia exige que [Elohim] vuelva a colocar la culpa sobre la cabeza del demonio, no por nuestra culpa, sino por la suya, por arrastrarnos al pecado

Si eso es cierto, ¿En qué lugar de las Escrituras se encuentra el cumplimiento de Lev. 16:21?

Leamos:

Levítico 16:21 – “…y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto

El sumo sacerdote, que no es el tradicional (es decir, Jesucristo) habrá de imponer sus manos sobre la cabeza de Satán y confesarle los pecados de Israel. Sin embargo, eso no es lo que nos dicen las Escrituras.

El-macho-cabrio

Podemos decir que el ángel que se menciona en Apoc. 20:1 representa al “hombre encargado” para enviar al macho cabrío (a Satán) al desierto (que representa el “pozo sin fondo”) pero sin el cumplimiento de la actual imposición de manos o ninguna otra referencia a Satán, como el que hace expiación a nuestro favor, se convierte en una suposición, es decir en una mera teoría.

Puede que algunos intenten sugerir que el ángel es, de hecho, Jesucristo. Apoc. 19:11-14 nos ofrece un retrato de Jesucristo descendiendo del cielo a la tierra para golpear a las naciones, a la bestia y al falso profeta. Después, el ángel de Apoc. 20:1 desciende del cielo para atar a Satán. Ese ángel es el único que habrá de poner sus manos sobre Satán y no para confesar pecados sobre su cabeza, sino para echarle en el pozo sin fondo.

Por otro lado, las Escrituras nos presentan una preciosa imagen del cumplimiento de Jesucristo, como el gran macho cabrío, enviado para llevar los pecados de Israel. Pero antes leamos lo que dice en Lev. 16:22:

“Aquel macho cabrío llevará sobre sí, a una tierra inhabitada, todas las iniquidades de ellos. El hombre encargado dejará ir al macho cabrío por el desierto”

Tengamos en cuenta lo siguiente:

Isaías 53:6c – “Pero YHVH cargó en Él el pecado de todos nosotros”

Jesucristo llevó los pecados de Israel, que fueron colocados sobre Él y nada más que sobre Él.

Isaías 53:11c – “Y cargará con los pecados de ellos”

Isaías 53:12d – “Habiendo él (Jesucristo) llevado el pecado de muchos…”Muerte-de-Cruz

Jesucristo es el que llevó nuestros pecados. Los llevó y los eliminó, cargando con ellos sobre su propia cabeza, que es lo que quiere decir la palabra hebrea ‘cabal’ (llevar).

Isaías 53:4a – “Ciertamente él llevó nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores”

Jesucristo es el que lleva los pecados, no Satán.

Hebreos 9:28a –  “Así también el Mesías fue ofrecido una sola vez para quitar los pecados de muchos

1ª Pedro 2:24a – El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero”

No hay ningún otro que lleve los pecados.El hecho de imponer las manos (vs. 21; también; Lev.1:4; 3:2; 4:4,15,29,33) simboliza la transferencia de los pecados de los que son culpables (es decir, los hijos de Israel) al inocente (azazel).

El inocente se convierte entonces en el que lleva los pecados. Sin duda alguna, Cristo es la figura representativa – (Isa. 53:4, 6, 11, 12). Sin embargo, Satán no puede ocupar el de esa figura porque no fue nunca inocente y no puede satisfacer la justicia de YHVH, en cuanto a que no se pueden transferir los pecados de los culpables a otro que también es culpable.

Si tenemos en cuenta que se echaron suertes con el propósito de decidir qué macho cabrío habría de ser “para YHVH” eso quiere decir que ambos machos cabríos tenían que ser sin contaminación. El antitipo de un macho cabrío sin contaminación era el Mesías que no tenía pecado.

¿Podemos decir que Satán no tiene pecado y debía ser representado por un macho cabrío sin contaminación?

Azazel” debía llevar las iniquidades del pueblo de Israel a la tierra “sin habitar”. Acabamos de leer como enseñan las Escrituras, de manera innegable, que el Mesías es el único que lleva los pecados. Por lo tanto, es la única persona que es idonea para representar el papel de “azazel”, pero…

¿De qué manera es Cristo enviado a una tierra sin habitar y de qué modo se le envía al desierto?

Las Escrituras hacen varias afirmaciones muy claras acerca del hecho de llevar el pecado.

Juan 1:29 – “Al día siguiente, Juan vio a Jesús que venía hacia él y dijo: –¿He aquí el Cordero de YHVH, que quita el pecado del mundo!”

Hebreos 9:26b – “Pero ahora, él se ha presentado una vez para siempre en la consumación de los siglos para quitar el pecado del mundo, mediante el sacrificio de sí mismo”

1ª Juan 3:5 – “Y sabéis que él fue manifestado para quitar los pecados y que en él no hay pecado”

Cristo es el macho cabrío que llevó los pecados de Israel. Los tomó sobre sí mismo y “fue hecho pecado por nosotros” – (2ª Cor. 5:21) Por lo tanto, él representa a la figura no tradicional de “azazel”. No hay necesidad de que Satán lleve los pecados de nadie, puesto que él tiene sus propios pecados que llevar y resultarán insoportables.

El término hebreo “sin habitar” es “gezerah” y quiere decir “un desierto (como separado)” y procede de la palabra raíz “gazar” que quiere decir “alejado o separado de”. No cabe duda de que el Mesías se vio alejado y separado no solo de la tierra de los vivientes, sino también de Su Padre YHVH.

Cuando Jesús clamó “Mi El, mi El, ¿por qué me has abandonado?” fue porque en ese momento se encontraba separado de YHVH, por haber llevado sobre sí los pecados del mundo. Está claro que el pecado causa separación de YHVH, como dijo Isaías:

Isaias 59:2 – “Vuestras iniquidades son las que hacen separación entre vosotros y vuestro Dios. Vuestros pecados han hecho que su rostro se oculte de vosotros para no escuchar”

jesus76

Los discípulos de Jesucristo también se separaron de él abandonándole y negándole. Cristo se vio hasta separado por “tener que sufrir fuera de la puerta” y del campamento – (Heb. 13:11-13). Fue enviado al desierto de la absoluta separación al llevar sobre sí nuestros pecados.

¿Y qué sucede con el “encargado” que acompañó al macho cabrío donde empezaba el desierto?

Si el ángel de Apoc. 20:1 no es la figura representativa ¿entonces quién es? ¿Es preciso que haya una figura que sirva y que ocupe el lugar del encargado?

Puesto que, en ninguno de los dos casos, se menciona a una figura representativa de este hombre en el versículo 28 que queme los cadáveres del buey y del macho cabrío de YHVH, no tiene tampoco por qué haber una figura representativa de este encargado. Ofrecemos lo siguiente como posible antitipo del encargado.

El encargado” tiene su origen en el significado hebreo “oportuno, adecuado, a mano100 Algunas traducciones dicen “hombre oportuno”, “el hombre de la oportunidad” o “un hombre que ha sido nombrado”.

Las Escrituras revelan que hubo un hombre que estuvo en el lugar en el momento oportuno, nombrado por YHVH para guiar a Jesús durante su separación, en el desierto. Ese hombre fue Judas. Hechos 1:16 dice que Judas fue “guía de los que le prendieron (a Jesús)” También dice en Mat. 26:24:

A la verdad el Hijo del Hombre va, tal como está escrito de él. Pero ¡ay de aquel hombre por quien es entregado el Hijo del Hombre! Bueno le fuera a aquel hombre no haber nacido

Jesús “iba” al desierto, llevando sobre sí los pecados y Judas fue el hombre designado para conducir y guiar a Jesús en ese viaje al desierto, a la absoluta separación.Algunos podrán objetar que Jesús representó a “azazel” basándose en el hecho de que el Día de la Expiación cae en el séptimo mes entre dos fiestas, que aun no se han cumplido.

Por lo tanto, el Mesías no puede celebrar el Día de la Expiación en su totalidad. Razonan, por lo tanto, que su futuro cumplimiento deberá realizarlo Satán.Aunque Jesús ha representado a los dos machos cabríos, queda un aspecto importante del Día de la Expiación que aún no se ha hecho realidad. La trompeta del Jubileo, que es atipica, y que marca el comienzo del año del Jubileo (que normalmente se tocaba el Día de la Expiación) no ha sonado aún.

Cuando vuelva Cristo, después de que suene esa trompeta, para liberar a los cautivos de la muerte, tendrá su pleno cumplimiento el Día de la Expiación.Es la opinión equivocada de que Cristo volverá el Día de las Trompetas lo que ha hecho que se crea que Satán representa el papel de azazel. Se alega que si el Día de las Trompetas representa el regreso del Mesías y si los Tabernáculos representan el Milenio, solo puede quedar un acontecimiento entre medias que represente al macho cabrío que es enviado al desierto y es cuando Satán será echado en el pozo sin fondo.

La verdad del asunto es que, cuando regrese Cristo, solo sonará una trompeta, mientras que el Día de las Trompetas (en plural) representa más de una trompeta.

El Día de las Trompetas representa el comienzo del “Día de YHVH” cuando comenzarán a sonar las trompetas de Apoc. 8. Cristo volverá cuando suene la séptima y última trompeta, que es la trompeta del Jubileo, que marca la resurrección de los muertos – (Apoc. 11:15-18; 1ª Cor. 15:52; 1ª Tes. 4:16).

siete trompetas-del-apocalipsis

Otra posible objeción podría ser la de que Cristo, como azazel, no representa todos los aspectos de la figura como tal y que nadie, de hecho, puso sus manos sobre la cabeza de Cristo con el fin de confesar los pecados sobre El.Cristo murió mientras que el macho cabrío enviado al desierto sigue viviendo allí, etc. etc.

Y como sucede en el caso de otras figuras, Cristo no representó exactamente cada uno de los aspectos.

Por ejemplo:

  • No pudo representar el papel del Sumo Sacerdote que mata al macho cabrío de YHVH y, al mismo tiempo, ser el macho cabrío o de lo contrario tendría que matarse a sí mismo – (v. 15).
  • No tuvo que presentar una ofrenda por el pecado por sí mismo como Sumo Sacerdote – (v. 11).
  • Cristo no confesó los pecados de Israel sobre su propia cabeza – (v. 21);
  • No necesito lavar su carne – (v. 24).
  • Su cuerpo no fue quemado fuera del campamento – (v. 27).
  • Murió como sacrificio expiatorio en Pascua, no en el Día de la Expiación. Su cuerpo no fue quemado como sacrificio de la Pascua; Cristo murió a la hora del sacrificio de la tarde y del sacrificio de la Pascua, pero no en el momento del sacrificio de la mañana, etc. etc.

La verdad fundamental es que las Escrituras declaran que Cristo fue el ÚNICO que llevó los pecados, que no solo murió por la remisión de los pecados, sino que fue además el único que quitó esos pecados.

Cuando vemos al macho cabrío y al azazel de YHVH como una ofrenda expiatoria, en lugar de dos ofrendas separadas por miles de años, entendemos y apreciamos con más facilidad el cumplimiento simbólico.

Cristo es el cumplimiento perfecto del sacrificio expiatorio atipico. Como el macho cabrío de YHVH su sangre limpió el santuario celestial (Heb. 9:23) y el Israel de YHVH – (Lev. 16:17). Como “azazel” llevó nuestros pecados y los eliminó para siempre. ¡Aleluya!


  • Nota final:

Acuérdense que el macho caido, no es azazel, sino va a azazel……y el primer macho cabrio va a YHVH…..y el segundo a azazel, es decir que el Mesías fue a Dios y también a Azazel, acuerdense que el Mesías fue a mostrar su triunfo y gloria a los que estaban caidos……….pero no que el Mesías sea azazel sino que fue azazel, al lugar de tormento y muerte…….

1ª Pedro 3:18-19 declara, “Porque también el Mesias padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados”

Se dan cuenta amados que el Mesías nos llevo al Santo bendito, y visito a azazel, ……que es lugar de muerte, donde se encuentran los ángeles caidos.

Uno limpia y el otro carga con lo sucio del santuario hasta su destrucción final, esto es reconciliación con su pueblo. No confundan el sacrificio del cordero en la pascua, es perdón individual, Cristo cargo con los pecados del pecador para morir con todos ellos en la cruz.


Una vez habiendo estudiado sobre que representan estos machos cabrios (para expiación) y sobre todo Azazel, veamos lo que podemos aun sacar de otras fuentes y historia sobre el origen de este nombre y todo lo que le rodea.

  • Azazel como un ángel caído en la literatura antigua y Apócrifa:

La fuente extrabíblica judía más antigua que se posee para estudiar el término Azazel, es un libro etíope en donde el vocablo aparece en décimo lugar, de una lista de ángeles caídos Azazel_(DI)allí mencionados, y representa la fuente de todo mal y corrupción. Se ha encontrado también el resto de un comentario sobre Azazel y los ángeles entre los manuscritos de Qumran (Cueva 4), y que se parece a la leyenda de Enoc.

Según el relato apócrifo, fue quien enseñó a los hijos de los hombres a fabricar armas y ornamentos – (Esto lo estudiamos con mas detalle en Génesis 6 – La tierra se corrompió).

La Mishná sigue el texto de la Biblia hebrea, dos cabras se adquirieron, similar en lo referente al diseño, la altura, el costo y el tiempo de selección. Tener uno de estos a su derecha y el otro a su izquierda, el sumo sacerdote, que fue asistido en este rito por dos subordinados, puso ambas manos en una caja de madera y sacó dos etiquetas, una inscripción “para YHVH” y el otro “para la eliminación absoluta“.

El sumo sacerdote ponía sus manos con las etiquetas sobre los dos machos cabríos y dijo: “A expiación a YHVH“, y los dos hombres que le acompañaban le respondió:

“¡Bendito sea el nombre de su reino glorioso por los siglos de los siglos

A continuación, fijar un hilo de lana de grana a la cabeza del macho cabrío “para Azazel“, y puso las manos sobre ella otra vez, recitó la siguiente confesión del pecado y la oración por el perdón:

Oh Señor, he actuado inicuamente, traspasado, pecado ante Ti:. yo, mi familia, y los hijos de Aarón tu santos, oh Señor, perdono los pecados, transgresiones y pecados que yo, mi familia, y los hijos de Aarón, tu santo pueblo, comprometido delante de ti, como está escrito en el la ley de Moisés, tu siervo, ‘porque en este día para que os perdone, para limpiarte de todos tus pecados ante el Señor;. seréis limpiados

Esta oración fue respondida por la congregación presente. Un hombre fue seleccionada, preferentemente un sacerdote, para tomar la cabra al precipicio en el desierto, y lo acompañó parte del camino por los hombres más eminentes de Jerusalén. Diez puestos habían sido construidos a intervalos a lo largo de la carretera que conduce de Jerusalén a la montaña escarpada. En cada uno de estos alimentos y bebidas el hombre que lleva la cabra se le ofreció formalmente, a la que, sin embargo, se negó. Cuando llegó al décimo puesto de los que le acompañaban no continuó, pero vieron la ceremonia desde la distancia.

Cuando llegó al precipicio que divide el hilo escarlata en dos partes, una de las cuales atado illustration-azazel-437x600a la roca y el otro a los cuernos de la cabra, y luego empujó la cabra hacia abajo. El acantilado era tan alto y robusto que antes de la cabra había recorrido la mitad de la distancia a la llanura, sus miembros se hicieron añicos por completo.Los hombres estaban apostados a intervalos a lo largo del camino, y tan pronto como la cabra fue arrojado al precipicio, que se produjo entre sí por medio de pañuelos y banderas, hasta que la información llega al sumo sacerdote, A lo cual se procedió con las otras partes de la ritual.

El hilo escarlata se hace referencia simbólica en Isaías 1.18 y el Talmud que durante los cuarenta años que Simón el Justo era el sumo sacerdote, el hilo en realidad se puso blanco, tan pronto como la cabra fue arrojado al precipicio: una señal de que los pecados de los personas fueron perdonados.

En los últimos tiempos el cambio a blanco no era invariable: una prueba de deterioro moral y espiritual de la gente, que poco a poco fue en aumento, hasta cuarenta años atrás ya no cuando el cambio de color se observa la destrucción del Segundo Templo.

¿Qué tiene que ver Azael con todo esto?, se preguntarán.

Muy fácil: Azael no fue un testigo pasivo de todos estos hechos, sino que se rebeló contra el despotismo del falso Dios, desencadenando una segunda fase de la Guerra Celestial tan miguel2importante como la primera, al oponerse al aprisionamiento de Adán y Eva en cuerpos imperfectos (esto también lo recogen varios textos cabalísticos, no sólo los gnósticos). Por atreverse a protestar, Azael y los suyos fueron desterrados por Satán al mundo inferior, donde no tardaron en mezclarse con los hijos de Caín… Pero el verdadero crimen de Azael, aquel que le condujo a la ruina, se dio una vez en tierra, al revelarle a los primeros hombres los secretos del cielo, es decir, al instruirles sobre la inmortalidad del alma, recordándoles su origen celestial con el fin de liberarles del yugo de Satán. Fue por esta condición de maestro de la humanidad que ilumina a sus pupilos, por lo que Azael se ganó su popular apelativo de Lucifer, que en latín significa el portador de luz. Si Lucifer se llama así es porque lucha contra las tinieblas, representadas por Satán, no porque sea el dichoso Príncipe de las Tinieblas.

Sólo los cristianos, en su ignorancia, se atreven a confundir a Lucifer con Satán, cuando en realidad son figuras antagónicas.La idea dominante de la literatura midráshica que va desde el período post-bíblico primitivo hasta los últimos midrashims, es que Azazel era un ángel caído o demonio. En los últimos midrashims, Azazel es identificado con Azael, con Satanás o aun con “el demonio” y relacionado con el día del juicio en el Día de la Expiación.

El demonio seductor que engañó a la humanidad, aparece claramente identificado con el Azazel de Lv 16. Es él quien acusó una vez en lo pasado a Israel delante de Dios, en el Día de la Expiación, debido a que los israelitas encontraban misericordia aún después de haber provocado a Dios.

El Talmud de Babilonia lo considera como a alguien que obtiene la expiación de Uza y Azel. Estos dos personajes son, según Rashi, dos ángeles demoníacos que descendieron a la tierra antes del diluvio, y codiciaron las hijas de los hombres. Azazel, según Rashi, expía también el pecado de incesto.

Según la leyenda, cuando Azael enseñó a los hijos de Caín los secretos del cielo, su Nephilim_angel_caidocompañera más querida fue la hermosa Noema (o Naamah), con la que tuvo un hijo, Aza (el Fuerte), el jefe de los Nefilim. Por cierto que Noema era la hermana del famoso Noé, y desde luego, no hubo sitio para ella en el Arca… pero curiosamente sobrevivió al Diluvio, convirtiéndose en “el ángel de la prostitución” (apelativo cariñoso que le dieron los inquisidores de épocas posteriores).

Aza, por su parte, también tuvo sus encontronazos con YHVH, pues también sobrevivió al Diluvio. Conoció al rey Salomón y le reveló los arcanos celestiales, convirtiéndole en el hombre más sabio de la tierra y ayudándole a levantar su famoso templo con la ayuda de sus demonios… Curiosamente, ciertos textos cabalistas también relacionan a Salomón con Noema y Lilith, a las que habría recibido en su corte disfrazadas de rameras.

En la Literatura Apócrifa encontramos: Al tiempo que hombres y naciones son simbolizados por animales, los ángeles buenos son por hombres y los ángeles caídos por estrellas. Este uso posterior se funda principalmente en 1 Enoc 85–90, donde éste, en una visión, ve una estrella, representando a Azazel el príncipe de los ángeles caídos, cayendo de los cielos seguido por muchas otras estrellas representando sus huestes.

Uno de los Jefes de los doscientos ángeles caídos, según el primer libro de Enoc. En el libro, el Apocalipsis de Abraham, se describe a Azazel como un demonio terrible con 7 cabezas de serpiente, catorce caras y doce alas. Antes de sus caídas, pertenecía al Coro de los Ángeles. El término Azazel se encuentra también en el Apocalipsis de Abraham, en donde toma la forma de un ángel caído.

“Y Azazel enseñó a los hombres a hacer espadas y cuchillos y escudos y corazas, y dado a conocer a ellos los metales y el arte de ellos trabajando, y pulseras y adornos, y el uso de antimonio y el embellecimiento de los párpados, y todo tipo de costosos piedras y todas las tinturas colorantes. Y se levantó mucho la impiedad y ellos cometieron fornicación, y se dejaron llevar por mal camino y se corrompieron en todos sus caminos. El daño provocado por Azazel y Grigori se degrada a la raza humana, y los cuatro arcángeles “vio mucha sangre se ha derramado sobre la tierra, y toda iniquidad está causado a la tierra Las almas de los hombres su traje, diciendo:

” Trae a nuestra causa ante el Altísimo. Ya ves lo que ha hecho Azazel, que ha enseñado toda injusticia sobre la tierra y revelado los secretos eternos que están en el cielo, que los hombres se esforzaban por aprender” [23]

“Y el ave inmunda me habló y me dijo: “¿Qué estás haciendo, Abraham, en las alturas santo, donde nadie come o bebe, ni hay en ellos alimentos para los hombres? Pero todos éstos serán consumidos por el fuego y ascienden a la altura, van a destruir. ” Y aconteció que cuando vi el pájaro que habla le dije al ángel: “¿Qué es esto, señor mío” Y él dijo: “Esta es la desgracia – es Azazel” Y él le dijo:

“¡Qué vergüenza, Azazel! Porque la porción de Abraham está en el cielo, y el tuyo está en la tierra, porque has elegido aquí, se enamoran de la morada de su imperfección. Por lo tanto la regla eterna, el Poderoso , se ha dado una morada en la tierra a través de que el espíritu que todo el mal mentiroso, ya través de ti la ira y los juicios sobre las generaciones de los hombres que viven impíamente -.. Abr 13:4-9.

Texto de Canon también se asocia Azazel con la serpiente y el infierno. En el capítulo 23, versículo 7, se describe como teniendo siete cabezas, 14 caras, “manos y pies como es en el suyo detrás seis alas a la derecha y seis a la izquierda un hombre.” Abraham dice que los impíos “pudrirse en el vientre de la Azazel gusano astuto, y ser quemado por el fuego de la lengua de Azazel”, y anterior dice a Azazel sí mismo, “Que seas la tea de la caldera de la tierra! Vaya, Azazel, en las partes más inexploradas de la tierra” [24]

“Nuevamente hablo el Señor a Rafael y le dijo:

“Encadena a Azazel de manos y pies y arrójalo a las tinieblas; abre una hoya, que está en Dudael, y lánzalo dentro. Coloca sobre él rocas quebradas y melladas, cúbrelo con la oscuridad, déjalo vivir allí para siempre y cubre su rostro para que no pueda ver la luz. El día del gran juicio será arrojado al fuego. Cura la tierra que los ángeles han corrompido y proclama la salvación de esta, de forma que puedan recobrarse de la plaga, para que todos los hijos de los hombres no perezcan por culpa de todas las cosas secretas que los Custodios les han desvelado y han enseñado a sus hijos. Toda la tierra ha sido corrompida por culpa de las obras que Azazel ha enseñado: impútale a él todo el pecado” [25]


  • Azazel en la Patrística y Edad Media: (En el cristianismo y en Islam):

Orígenes identifica Azazel con Satanás. Entre los padres de la iglesia, Ireneo lo identificó también con Satanás. Algo más tarde, Orígenes lo emplea no sólo como figura del ángel caído, sino también como el pecador que se vuelve impuro, o el ladrón que blasfema y que es precipitado al desierto.

El desierto es, según él, el infierno mismo a donde Jesús lleva los partidarios de Azazel. En Azazelel estilo típicamente alegórico de los padres alejandrinos, Orígenes también ve en Azazel a Barrabás liberado, viviendo en el desierto, y llevando los pecados del pueblo. Ireneo y Orígenes son, tal vez, los únicos representantes cristianos de los primeros siglos que identificaron explícitamente a Azazel con un ser opuesto a Dios, más precisamente, Satanás.

Los adventistas enseñan que el chivo expiatorio, o Azazel, es un símbolo de Satanás. Se ha interpretado como una prefigura de la sentencia definitiva por la que el pecado es eliminado para siempre del universo. A través del sacrificio de Jesús, los pecados de los creyentes les son perdonados, pero el hecho de que los pecados fueron cometidos siguen existiendo constancia en los “Libros” del cielo. Después del juicio final, la responsabilidad de todos los pecados perdonados están acreditados para el originador del pecado, Satanás. Después de lo cual, Satanás es destruido en el lago de fuego. El pecado ya no existirá en cualquier lugar.

Ellos creen que Satanás finalmente tendrá que asumir la responsabilidad por los pecados de los creyentes de todas las edades, y que esto se anunciaba en el Día de la Expiación, cuando el sumo sacerdote confesaba los pecados de Israel sobre la cabeza del chivo expiatorio.

Algunos críticos han acusado a los adventistas de dar a Satanás el estado de portador del pecado junto con Jesucristo. Los adventistas han respondido al insistir en que Satanás no es un salvador, ni se proporcionan expiación por el pecado, sólo Cristo es el sacrificio expiatorio por el pecado, pero no se hace responsable por ello. En el juicio final, la responsabilidad por el pecado se pasa de nuevo a Satanás que provocó primero la humanidad del pecado. Como la parte responsable, Satanás recibe la paga de su pecado y los pecados de todos los salvos – es decir, la muerte.

Por lo tanto, los no salvos son responsables por su propio pecado, mientras que los salvos ya no son responsables por los suyos.

Los Najmánides místicos medievales identificaron el texto hebreo se refiere a un demonio, y se identificaron este “Azazel” con Samael. Sin embargo, él no vio el envío de la cabra como honrar Azazel como una deidad, sino como una expresión simbólica de la idea de que los pecados del pueblo y sus malas consecuencias iban a ser enviados de vuelta al espíritu de desolación y ruina, la fuente de toda impureza. El hecho de que los dos machos cabríos se presentaron delante de Dios, delante de uno era sacrificado y el otro enviado al desierto, era prueba de que Azazel no se clasificó junto a Dios, sino que considera simplemente como la personificación de la maldad en contraste con el justo gobierno de Dios.

Maimónides dice que a medida que los pecados no se puede sacar la cabeza y los transferidos en otro lugar, el ritual es un símbolo, lo que permite al penitente para desechar sus pecados:

“Estas ceremonias tienen un carácter simbólico y sirven para impresionar a hombre con una cierta idea y conducir que se arrepienta, como diciendo, nos hemos liberado de nuestras obras anteriores, las echó a la espalda y los quitó de nosotros en la medida de lo posible”

Durante la Edad Media se encuentra un renacimiento de esta idea entre algunos escritores judíos. Se destacan entre ellos dos autores en especial: el “racionalista” Ibn-Ezra (1092-1167) Y el “místico” Rambán (1195-1270).

Ibn Ezra hizo un enlace entre Lv 16:9 y 17:7, y consideró que este último texto poseía la clave para revelar el secreto de la palabra Azazel. Azazel, en relación con el desierto, es un demonio, y el macho cabrío determinado para este demonio no era un sacrificio, puesto que era soltado libre con los pecados del pueblo. Rambán cree, contrariamente, que el animal suelto era un “presente/soborno” para Satanás, a quien la Torah prohibió totalmente adorar.

chivo-expiatorio1

En el Islam, el término Azazel no aparece en el Corán, pero se dice que es el nombre original de Iblis, o Satanás. Iblis era la Jinn que adoraban a Dios, de entre las filas de los ángeles. Él negó la orden de Allah de postrarse ante Adán y luego tentó a Adán a comer del árbol prohibido. Él hizo una promesa a tentar a la humanidad en el pecado y llevar a todos ellos por mal camino – los que están haciendo caso omiso de los signos de Allah. La palabra Iblis significa “la desesperación” y Azazil desesperó de la Misericordia de Dios, lo que les valió el título.

Ibn Abbas e Ibn Masoud y algunos compañeros, dijo: que Iblis era el jefe principal entre los ángeles en el cielo, primero cerca de la tierra y de Ibn Abbas dijo: nombre Iblis era Azazel? entonces Dios lo cambió a Satanás como la historia se menciona en el Corán.

El Corán menciona la historia de dos ángeles Harut y Marut, que estaban arrestados en la the-truth-about-harut-and-marut.jpgprovincia de Babilonia, la enseñanza de conocimiento prohibido la magia y la otra para los que buscan ese conocimiento. En una solicitud de dispensación de dicha información, fueron obligados a declarar que estaban allí sólo por el juicio de los hombres que preguntaron por el conocimiento de la magia, todo lo que han enseñado sólo puede hacer daño y que no beneficiará al estudiante en absoluto. El Corán también menciona cierta correlación subyacente con el rey Sulaiman sin entrar en detalles, además. No hay ninguna mención de la sanción por las acciones de los dos ángeles, a pesar de la pena señalada para la magia es la misma que la de ser un creyente en Dios: es decir, el fuego del infierno eterno.

Azazil se hace referencia como otro nombre de Iblis del Tawasin, la colección del siglo X escritor y mártir sufí, Al-Mansur Hallaj. Capítulo Seis de que la escritura se dedica a la defensa de Iblis, y en una sección Hallaj explica cómo cada una de las letras del nombre de Azazil se relacionan con su personalidad.

kitab_al-bulhan_-_iblees


  • Según la tradición rabínica:

Acerca del proceso llevado a cabo con el macho cabrío que se enviaba al desierto por la suerte de Azazel en Yom Kippur, es ello explicado en la Mishná, más precisamente en el tratado de Yomá, y este es el resumen de lo allí mencionado:

“El Kohen Gadol (sumo sacerdote) durante el servicio en el Templo Sagrado, en el día de Yom Kipur, se confesaba (tanto por sus posibles pecados, como por los pecados del pueblo) sobre el chivo que estaba preparado para ser enviado a Azazel. Luego de confesarse, se lo entregaba a quién lo llevaría a Azazel. A este hombre que llevaba el chivo a Azazel, le hicieron una rampa por causa de los babilonios quienes le arrancaban los cabellos, y le decían: !Toma y vete, toma y vete! ¡Toma rápidamente el chivo y vete, y no dejes con nosotros nuestros pecados! Por eso, para que no lo puedan tocar, le hacían esta rampa”

scapegoat2a

En el Talmud dijeron, que los que le arrancaban el cabello no eran los babilonios, sino los de Alejandría, y por cuanto que eran enemigos de los babilonios, los llamaban a ellos (a los que arrancaban los cabellos del que llevaba el chivo) por el nombre de los babilonios (ya que el nombre “babilonios” se hizo para los hijos de Israel un apodo para todos los faltos de reflexión y aquellos que hacen alguna cosa por la que el espíritu de las personas no se complace con ellos).

Por su parte, los importantes de Jerusalem –las personas distinguidas de la ciudad, lo solían acompañar– a quién llevaba el chivo, hasta la primera cabaña –ya que hicieron cabañas en el camino, y colocaron en ellas personas desde vísperas de Yom Kipur, quienes lo acompañaban a él. Un total de diez cabañas disponían desde Jerusalem hasta Tzuk– es el monte erguido desde el cual el enviado solía arrojar el chivo. Noventa “ris” (unos 12 kilómetros) – era la distancia entre Jerusalem y Tzuk.

Entre cada cabaña había 2000 codos, pues 2000 codos es el límite máximo permitido salir fuera de la ciudad durante el Shabat, y este mismo límite se aplica a Yom Kipur, por eso, dado que no se puede caminar más que 2000 codos fuera de la ciudad durante el día de Yom Kipur, desde Jerusalem hasta la primera cabaña había 2000 codos, pero desde la última cabaña hasta Tzuk había 4000 codos. Estos 4000 codos que separaban la última cabaña del monte de Tzuk era para que los acompañantes no lleguen con el enviado al monte donde el chivo sería arrojado.

De esta manera entendemos que los importantes de Jerusalem lo solían acompañar hasta la primera cabaña, y a continuación la gente de cada cabaña lo acompañaba hasta la cabaña cercana. El camino hacia “Tzuk”: En cada cabaña los habitantes solían decirle al que llevaba el chivo: ¡He aquí alimentos y he aquí agua! – el sabio llamado Maimónides explica: “que esto era por si quedaba sin fuerzas y necesitaba comer, en ese caso, comía”.

En tanto, el Talmud consta que: “jamás necesitó persona alguna de eso; solo que no se parece aquel que tiene pan en su canasta a aquel que no tiene pan en su canasta”, y lo acompañaban de cabaña en cabaña – ya que la distancia entre ellas era de solamente dos mil codos, como el límite de Shabat que está permitido transitar en Yom Kipur, excepto de la última del que habitaba en la última cabaña, que no llegaba con él hasta Tzuk – por cuanto que desde la última cabaña hasta Tzuk había 4000 codos, sino que se paraba a lo lejos – lo acompañaba a él 2000 codos, y se paraba al final del límite, y veía sus actos – de lejos.


  • El enviado arroja el chivo: ¿Qué es lo que solía hacer?:

Quién llevaba el chivo, cuando llegaba a Tzuk. Dividía (el enviado) un hilo rojo – que había 601590_434627636575237_1709252195_natado el Kohen Gadol (Sumo sacerdote) entre sus cuernos (antes de la partida), en dos partes, la mitad la ataba a la roca y la otra mitad ataba entre sus dos cuernos, y lo empujaba hacia atrás – con sus dos manos.

En el Talmud se explica que, por cuanto que el hilo rojo se emblanquecía como señal de que fueron perdonados los pecados de Israel, por eso solía atar la mitad a la roca, para que esté frente a sus ojos y pueda ver cuando se tornaba blanco, ya que si dejaría todo entre sus cuernos, es probable que encorve el chivo su cabeza debajo del cuerpo y no vea si se emblanqueció, y tendríamos que su corazón se abatiría.

¿Y por qué causa no ataba todo el hilo a la roca?

Por si se emblanquecía inmediatamente, antes de desplazar al chivo, y por causa de la tremenda alegría al habérseles perdonado los pecados, olvide desplazarlo, o le parezca que ya completó el precepto y no hay necesidad de desplazarlo, luego que ya se emblanqueció el hilo; por eso solía dividir el hilo en dos, la mitad ataba en principio a la roca por el motivo que explicamos antes, para que esté frente a sus ojos, y no había temor que se emblanquezca hasta que termine la totalidad de la tarea, y luego ataba la otra mitad entre sus cuernos, y por cuanto que se estaba ocupando con el chivo, lo desplaza desde el monte.

3 pensamientos en “Azazel – Chivo Expiatorio

  1. Pingback: Yom Kippur – Día de Expiación | A traves de las Escrituras

  2. Pingback: El Tabernáculo – Lugar Santo | A traves de las Escrituras

  3. Pingback: Éxodo 12a – La Pascua | A traves de las Escrituras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s