Shvat

Hoy es inicio de mes de Shvat 1 de Shvat 5778 según el calendario hebreo.

Shevat o Shvat (שְׁבָט; del acadio Šabātu “la lluvia que golpea”, por la fuerza de las lluvias de este mes, las últimas del periodo invernal boreal), es el undécimo mes según el ordenamiento de los meses en la Biblia, que comienza por Nisán, en conmemoración de la salida de los hebreos de la esclavitud en Egipto.

El nombre otorgado al mes de Shevat en la Biblia es simplemente “el undécimo mes”, siguiendo la numeración ordinal, al igual que el resto de los meses del año hebreo en la Torá:

Deut 1:3 – “El año cuarenta, el día uno del undécimo mes, habló Moisés a los israelitas exponiendo todo cuanto YHVH la había mandado respecto a ellos”

Su nombre actual, Shevat, tiene sus orígenes en los nombres de los meses de la antigua Babilonia, provenientes del idioma acadio, y de aquí fueron adoptados por los judíos allí desterrados entre 586 a. C. y 536 a. C., luego de haber sido llevados al exilio por el rey Nabucodonosor II.

Shevat figura ya con su nuevo nombre babilónico en la Biblia, tan solo una vez: “el mes undécimo, que es el mes de Shevat” – (Zac 1:7).

Tu Bishvat, “El año nuevo de los árboles” – el 15 de

depositphotos_106433074-stock-illustration-blooming-tree-tu-bi-shvat

Shevat, fecha en que el calendario hebreo establece una de las cuatro “cabezas de año” con que cuenta dicho calendario: la que señala y se regocija con el revivir primaveral de árboles y plantas, luego del letargo invernal.

Adjuntamos el Salmo 81 que se lee en inicio de este mes:


“¡Oh, si me hubiera oído mi pueblo!”

Sal 81:1-16 –  “¡Cantad con gozo a ‘Elohim, fortaleza nuestra! ¡Aclamad con júbilo al Dios de Jacob! (2) Entonad el salmo y batid el pandero, La dulce cítara con el salterio. (3) Soplad el shofar en el novilunio, en la luna llena, En el día de nuestra solemnidad. (4) Porque estatuto es para Israel, Ordenanza del Dios de Jacob. (5) Lo estableció como testimonio en José, Cuando salió de la tierra de Egipto. Voz que no había conocido, oí que decía:° (6) He quitado su hombro de debajo de la carga, Sus manos se libraron del peso de los cestos. (7) En la angustia clamaste, y Yo te rescaté, Te respondí en lo secreto del trueno, Te puse a prueba junto a las aguas de Meriba. Selah (8) ¡Oye, pueblo mío, y te amonestaré! Oh Israel, si me oyes, (9) No habrá junto a ti dioses ajenos, Ni te postrarás ante dios extraño. (10) Yo soy YHVH, tu Dios, El que te hizo subir de la tierra de Egipto; ¡Ensancha tu boca, y Yo la llenaré! (11) Pero mi pueblo no escuchó mi voz, Y nada quiso conmigo Israel. (12) Los entregué, por tanto, a la obstinación de su corazón, Para que anduvieran en sus propios designios. (13) ¡Oh, si mi pueblo me hubiera escuchado! Si Israel hubiera andado en mis caminos, (14) En un momento Yo habría subyugado a sus enemigos, Y vuelto mi mano contra sus adversarios. (15) Los que aborrecen a YHVH le dirían lisonjas serviles, Pero su sometimiento hubiera sido para siempre. (16) Habríalos sustentado con la grosura del trigo, Y saciado con miel de la peña”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s