Adán

Adán – del hebreo: אָדָם: El primer hombre creado a imagen y semejanza de Dios.

Proviene del hebreo אָדָם (ʼĀḏām), y significa “hombre“, “rojizo“, “sangre“, o bien “hecho de tierra“; Hombre de la tierra. De tierra roja.image006

Gen. 1:26, a 5:5. – El pecado de Adán y Eva en Gen. 3 fue el origen del pecado y de la muerte, según Ro. 5:12-21. De él heredamos todos los hombre y mujeres el “pecado original”.

Se conocen mitos sumerios y babilónicos sobre la creación del hombre, pero comparados con la historia bíblica de la creación resultan burdos; además son politeístas.

  • Etimología:

El nombre Adán, además de ser nombre propio, tiene la connotación de “género humano”, sentido con el cual se lo emplea en el AT alrededor de 500 veces, de modo que cuando aparece con el artículo definido debe traducirse como nombre sustantivo y no como el nombre. La palabra también existe en ugarítico y tiene el sentido de “género humano“.

En el relato de la creación en Gn. 1 y 2 se usa el artículo con en todos los casos excepto tres: 1.26, en el que evidentemente se refiere al “hombre” en general; 2.5, en el que “un hombre” (o “ningún hombre”) es claramente el sentido más natural; y 2.20, el primero uso admisible del nombre propio según el texto.

Se ha proyectado este uso sobre el versículo anterior (2.19) a pesar del artículo, mientras que otros versículos, al observar que en este caso, y en realidad en todos aquellos (3.17, 21) que no tienen el artículo hasta Gn. 4.25, el nombre que lleva antepuesta la preposición que podría entenderse en el sentido de incluir el artículo sin alteración del texto consonántico, prefieren suponer que los masoretas han puntuado incorrectamente el texto y que el nombre propio no aparece hasta Gn. 4.25.

  • La condición inicial de Adán:

Adán se distinguía de los animales, pero no porque los epíteros se aplicaran a él (porque estos adan-nombra-animales600términos también se empleaban a veces para los animales), sino porque fue hecho a imagen de Dios, le fue dado señorío sobre todos los animales, y quizás también porque Dios personalmente sopló aliento de vida en su nariz. Dios hizo un huerto para Adán en Edén (Gn. 2.8–14), y lo puso en él para que lo labrara y lo guardara.

La voz “labrarlo” es la que comúnmente se utiliza para el trabajo (por ejemplo Ex. 20.9), de modo que Adán no iba a quedar ocioso. Su alimento, aparentemente, iba a consistir en el fruto de los árboles (Gn. 2.9–16), en fresas y nueces de los arbustos ah\, ‘planta’) y en cereales de las hierbas, Gn. 2.5). Luego Dios trajo todos los animales y las aves a Adán para que les pusiera nombres y presumiblemente para que se familiarizara con sus características y posibilidades (Gn. 2.19–20).

Es probable que algún leve reflejo de esto se encuentre en un texto sumerio de carácter literario que describe la forma en que el dios Enki puso el mundo en orden, y entre otras cosas colocó los animales bajo el control de dos deidades menores.

  • La caída:

Dios dijo, “no es bueno que el hombre esté solo” (Gn. 2.18), de modo que hizo una mujer (2.22) para que lo ayudara (Eva). Después de ser persuadida por la serpiente, la mujer convenció a Adán a que comiera de la fruta del árbol que Dios le había mandado no tocar (Gn. 3.1–7), y como resultado él y su mujer fueron echados del huerto (Gn. 3.23–24).

Es evidente que hasta ese momento Adán tenía comunión directa con Dios. Cuando él y su mujer reconocieron su desnudez tomaron hojas de higuera y las cosieron para hacerse delantales (Gn. 3.7), indicación quizás de la práctica de artes tan simples como la costura en esas épocas remotas. Como castigo, Adán fue expulsado del huerto y tuvo que ganarse el sustento con el trabajo duro y con el sudor de su rostro, ya que la tierra, a la cual volvería a su muerte, fue maldita y produciría espinos y cardos.

Seguiría siendo granjero, pero sus labores serían ahora más arduas (Gn. 3.17–19, 23). Se han hecho paralelos entre estos episodios y el mito acádico de Adapa, que por error rehusó el pan y el agua de vida, perdiendo así la inmortalidad para la humanidad; pero las conexiones son remotas. Dios dio a Adán y Eva túnicas de pieles (Gn. 3.21), indicando con ello que en adelante necesitarían protección contra la vegetación incontrolada o el frío.

Adán tuvo dos hijos, Caín y Abel, pero como Caín mató a Abel tuvo otro hijo, Set, para sustituir al segundo (Gn. 4.25) y para continuar la línea de descendencia fiel. Adán tenía 130 años de edad (LXX 230) cuando nació Set, y vivió 800 más (LXX 700) después de este acontecimiento, lo que hace un total de 930 años (Gn. 5.2–5 concuerda con LXX y el Pentateuco samaritano, el que a su vez concuerda con el TM en todas estas cifras). En comparación, cabe destacar que al primer rey anterior al diluvio, Alulim, se le asigna en la lista de reyes sumerios un reinado de 28.800 años (una variante del texto da 67.200), y al personaje equivalente, Aloros, en la Babyloµniaka de Beroso, 36.000 años. Es de suponer que Adán tuvo otros hijos además de los tres específicamente mencionados en Génesis. La fecha de la existencia de Adán y el lugar exacto en que vivió son objeto de controversia en la actualidad.

  • El Mesías y Adán:

Hay ciertas características del futuro mesiánico que muy claramente recuerdan el estado edénico. Por conveniencia las agruparemos bajo dos encabezamientos: prosperidad (Am. 9.13; Is. 4.2; 32.15, 20; 55.13; Sal. 72.16), y paz (la armonía del mundo de los seres vivientes: Is. 11.6–9; y la del mundo de las relaciones humanas: Is. 32.1–8). Si consideramos la caída puramente desde el punto de vista de sus efectos sobre este mundo, estas fueron las cosas que se perdieron cuando entró a actuar la maldición de Dios.

Cuando se invierte la maldición y el Hombre de Dios restaura todas las cosas, reaparece la escena edénica. Esto no es simplemente una expresión de deseos, sino una ampliación lógica y correcta de la doctrina de la creación por un Dios santo. Todos los pasajes anteriormente citados se refieren al rey mesiánico y la naturaleza de su reino y gobierno.

Aquí encontrarnos la verdadera recapitulación del primer hombre, que tenía “dominio” sobre el resto de lo creado (Gn. 1.28; 2.19–20), pero que cayó cuando permitió que su dominio fuese usurpado (Gn. 3.13). El dominio se restaurará con el Mesías. Puede admitirse francamente que la noción del Mesías como un nuevo Adán no se ha elaborado ni específicamente ni en extensión, “pero no es improbable que tengamos pruebas de que la ideología real se haya visto influida a veces por la concepción del rey del paraíso“. La doctrina neotestamentaria del “segundo Adán” tiene claramente su raíz en los pasajes veterotestamentarios citados.

  • Analogía de Adán y Cristo:

Nos dice:

Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante“- 1ª Corintios 15:45 15:45-49.

Analogía de Adán y Cristo. El primer hombre … llegó a ser un alma viviente, según Gén. 2:7, y el postrer Adán, Cristo, un espíritu vivificante (versículos 22, 23). Los descendientes de Adán comparten su naturaleza, mientras que aquellos que son del cielo comparten la de Cristo. Así como los creyentes comparten la semejanza de Adán, también tendrán la semejanza de Cristo. Porque el creyente tiene asegurada la continuidad de su existencia con la resurrección de su cuerpo y su transformación a la semejanza misma de Cristo (Fil. 3:21).

  • Concordancia Biblica:

Adan primer hombre – Genesis 1:26-5:5.

Romanos 5:14 – reino la muerte desde Adán hasta Moises

1 Corintios 15:22 – porque asi como en Adán todos mueren

1 Corintios 15:45 – fue hecho el primer .. Adán alma viviente

1 Timoteo 2:13 – Adán fue formado primero, despues Eva.

3 pensamientos en “Adán

  1. Pingback: Abel | A traves de las Escrituras

  2. cuando dicen que el pecado original se borra con el bautismo espiritual no es verdad, exactamente cual es el pecado original? el pecado original es”:la tendencia a desobedecer” , el pecado lo cometio adan y eva, yo no pero yo tengo en mi naturaleza esa tendencia y aunque me bautice 100 veces esa tendencia no desaparecera en el ser humano hasta la “redencion de nuestro cuerpo”.

    Me gusta

    • Cierto hermano eso esta mal escrito, en su día cuando lo puse no me percate de esto… disculpa por este error, el pecado original solo será vencido cuando resucitemos en un cuerpo incorruptible y la muerte, y el stanas sean arrojados al lago de fuego y azufre

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s