Génesis 46 – Jacob sale de la tierra

Cuando Jacob se enteró de que su hijo José todavía vivía, naturalmente quiso ir a buscarlo inmediatamente.  Pero, en el camino se dio cuenta de lo que esto implicaba.  Aunque Jacob quería ver a su hijo José, no quería salir de la Tierra que Dios le había prometido para su descendencia.

Salir de la tierra, especialmente a su edad, conllevaba el riesgo de ya regresar más.  Jacob se encontrara en un dilema: por un lado, el propósito de su vida estaba conectado con la tierra; por el otro lado, su hijo José lo esperaba en Egipto. Seguramente el corazón de Jacob estaba partido.  Por eso buscó dirección de Dios.

Génesis 46:1 – “Y partió Israel con todo lo que tenía y llegó a Beerseba, y ofreció sacrificios al Dios de su padre Isaac”

1-jacob-a-egipto1

La Torá dice que Jacob sacrificó al Dios de su padre Isaac. Jacob se conectó con el lugar de revelación, Beer-Sheva, donde había nacido su padre Isaac, y así el Eterno se le reveló de nuevo.

Jacob está en dudas si puede bajar a Egipto o no. El conoce bien la profecía dada a Abraham en – (Gén 15:13- 16).

En ese mismo lugar, Abraham e Isaac habían invocado el Nombre de Dios.

〉Abraham en Beerseba

Génesis 21:33 – “Y Abraham plantó un tamarisco en Beerseba, y allí invocó el nombre del SEÑOR, el Dios eterno”

〉Isaac en Beerseba

Génesis 26:23-25 – “De allí subió a Beerseba.  (24)  Y el SEÑOR se le apareció aquella misma noche, y le dijo: Yo soy el Dios de tu padre Abraham; no temas, porque yo estoy contigo. Y te bendeciré y multiplicaré tu descendencia, por amor de mi siervo Abraham.  (25)  Y él construyó allí un altar e invocó el nombre del SEÑOR y plantó allí su tienda; y allí abrieron los siervos de Isaac un pozo”

Beerseba es la ciudad más al sur de la Tierra Prometida; después de esta, comenzaba el camino a través del desierto que lleva a Egipto.  En el pasado, Dios le había dicho a Isaac que no descendiera a Egipto, y él nunca dejó la Tierra Prometida.  La pregunta es si esto mismo aplicaría a Jacob. Seguramente Jacob se preguntaba si Dios estaba de acuerdo con que él descendiera a Egipto.  [Nótese que la Biblia siempre usa la palabra “descender” en relación con Egipto, el cual es un símbolo del mundo.]

Si Jacob salía de la Tierra Prometida… ¿Seguiría vigente la promesa de Dios de heredarla a sus hijos?


  • Visión nocturna:

Ante este dilema, Jacob buscó a Dios.  Lo buscó, y lo halló.  Dios le respondió a través de una visión nocturna.

Génesis 46:2-4 – “Y Dios habló a Israel en una visión nocturna, y dijo: Jacob, Jacob. Y él respondió: Heme aquí.  (3)  Y El dijo: Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas descender a Egipto, porque allí te haré una gran nación.  (4)  Yo descenderé contigo a Egipto, y ciertamente, yo también te haré volver; y José cerrará tus ojos”

Más de 40 años antes, cuando Jacob estaba a punto de salir de la tierra prometida, Dios le habló en un sueño – (Génesis 28:12-17). Ahora, cuando está a punto de abandonar la tierra de nuevo, Dios de nuevo le trae consuelo a través de un sueño.

Hay siete ocasiones en las Escrituras cuando el Eterno está llamando a una persona por su nombre dos veces. Esta forma de hablar es para momentos cruciales en las vidas de las personas.

Ver:

  1. Génesis 22:11.
  2. Génesis 46:2.
  3. Éxodo 3:4.
  4. 1 Samuel 3:10.
  5. Lucas 10:41.
  6. Lucas 22:31.
  7. Hechos 9:4.

Esta respuesta calmó la preocupación de Jacob.  El Señor le aclaró que era Su voluntad que Jacob y toda su familia fueran a Egipto.

Cuán importante es buscar en todo tiempo la voluntad de Dios para nuestras vidas.  No podemos tomar lo que Dios le habla a otro y hacerlo propio.  Dios tiene planes para cada persona, y debemos buscar esa revelación.

Jacob sabía que Dios le dijo a Abraham que sus descendientes serían extraños en una tierra que no es suya que serian esclavos allí y serian oprimidos cuatrocientos años – (Génesis 15:13). Cuando Jacob llevó a su familia en esta tierra extranjera, no sabía lo que le deparaba el futuro pero al mismo tiempo, sabía que el futuro estaba en manos de Dios.

Teniendo la aprobación y la dirección de Dios, Jacob ya marchó con la seguridad de estar en la voluntad divina.  Ahora tenía la libertad de gozarse plenamente en el encuentro con su hijo José.

Israel se convirtió en una gran nación en tierra gentil. Así será también en los últimos tiempos, los gentiles convertidos entrarán en Israel para ser una gran nación, mil veces mayor que cuando salió de Egipto por primera vez.

Deuteronomio 1:10-11 – “YHVH vuestro Dios os ha multiplicado, y he aquí hoy vosotros sois como las estrellas del cielo en multitud. (11) ¡YHVH Dios de vuestros padres os haga mil veces más de lo que ahora sois, y os bendiga, como os ha prometido!”

Más de dos millones de israelitas salieron de Egipto la primera vez.

¡En la redención final habrá mil veces más!

La presencia del Eterno fue con Jacob a Egipto. También hay una promesa de subir otra vez.

Esta promesa implica tres cosas:

  1. Jacob no iba a ser enterrado en Egipto sino en la tierra de Israel.
  2. Los descendientes de Jacob subirían de Egipto a la tierra de Israel.
  3. El cuerpo de Jacob y sus descendientes van a ser resucitados.

La palabra que ha sido traducida como “volver” es “alá” que significa subir.


Génesis 46:5-7 – “Entonces Jacob partió de Beerseba; y los hijos de Israel llevaron a su padre Jacob, y a sus pequeños y a sus mujeres, en las carretas que Faraón había enviado para llevarlo.  (6)  Y tomaron sus ganados y los bienes que habían acumulado en la tierra de Canaán y vinieron a Egipto, Jacob y toda su descendencia con él: (7)  sus hijos y sus nietos con él, sus hijas y sus nietas; a toda su descendencia trajo consigo a Egipto”

Aquí habla de las nietas de Jacob. Pero al revisar los nombres sólo se encuentra una nieta, Será, verso 17. Además si se cuentan los nombres que son mencionados en este capítulo, sólo se llegan a 69 almas.

genesis_46-161102749_std


  • Los hijos de Israel en Egipto:

La Biblia menciona que TODOS los Hijos de Israel fueron a Egipto. Los menciona por nombre, y al final dice cuántos eran en total:

Génesis 46:8-27 – “Estos son los nombres de los hijos de Israel, Jacob y sus hijos, que fueron a Egipto: Rubén, primogénito de Jacob.  (9)  Los hijos de Rubén: Hanoc, Falú, Hezrón y Carmi.  (10)  Los hijos de Simeón: Jemuel, Jamín, Ohad, Jaquín, Zohar y Saúl, hijo de la cananea.  (11)  Los hijos de Leví: Gersón, Coat y Merari.  (12)  Los hijos de Judá: Er, Onán, Sela, Fares y Zara (pero Er y Onán murieron en la tierra de Canaán). Y los hijos de Fares fueron Hezrón y Hamul.  (13)  Los hijos de Isacar: Tola, Fúa, Job y Simrón.  (14)  Los hijos de Zabulón: Sered, Elón y Jahleel.  (15)  Estos son los hijos de Lea, los que le dio a luz a Jacob en Padán-aram, y además su hija Dina; todos sus hijos y sus hijas eran treinta y tres.  (16)  Los hijos de Gad: Zifión, Hagui, Suni, Ezbón, Eri, Arodi y Areli.  (17)  Los hijos de Aser: Imna, Isúa, Isúi, Bería y Sera, hermana de ellos. Y los hijos de Bería: Heber y Malquiel.  (18)  Estos son los hijos de Zilpa, a quien Labán dio a su hija Lea, y que le dio a luz a Jacob estas dieciséis personas.  (19)  Los hijos de Raquel, mujer de Jacob: José y Benjamín.  (20)  Y a José, en la tierra de Egipto le nacieron Manasés y Efraín, los cuales le dio a luz Asenat, hija de Potifera, sacerdote de On.  (21)  Los hijos de Benjamín: Bela, Bequer, Asbel, Gera, Naamán, Ehi, Ros, Mupim, Hupim y Ard.  (22)  Estos son los hijos de Raquel, que le nacieron a Jacob; catorce personas en total.  (23)  Los hijos de Dan: Husim.  (24)  Los hijos de Neftalí: Jahzeel, Guni, Jezer y Silem.  (25)  Estos son los hijos de Bilha, a quien Labán dio a su hija Raquel, y que ella le dio a luz a Jacob; en total siete personas.  (26)  Todas las personas de la familia de Jacob, que vinieron a Egipto, descendientes directos suyos, no incluyendo las mujeres de los hijos de Jacob, eran en total sesenta y seis personas.  (27)  Y los hijos de José, que le nacieron en Egipto, eran dos: todas las personas de la casa de Jacob que vinieron a Egipto, eran setenta”

Pero en todos estos sólo hay 32 nombres. Esto nos enseña que una nieta nació durante el viaje.

Sólo 69 salieron de la tierra de Canaan, pero 70 llegaron a Egipto – (verso 27).

En total eran setenta descendientes de Jacob que llegaron a Egipto.

[Nota: Con esta misma referencia comienza el libro de Exodo – (Exo. 1:1-5).]

La Septuaginta menciona 75 personas pero el texto masorético dice 70 – (Éxodo 1:5). La diferencia se encuentra en el Génesis 46:20 donde la Septuaginta también menciona cuatro nietos y un bisnieto de José.

Hechos 7:14 – Y enviando José, hizo venir a su padre Jacob, y a toda su parentela, en número de setenta y cinco personas

Según Génesis 10, las naciones gentiles fueron originalmente 70. Esto concuerda con el número de los hijos de Israel que bajaron a Egipto, como está escrito en Deuteronomio 32:8:

Cuando el Altísimo dio a las naciones su herencia, cuando separó los hijos del hombre, fijó los límites de los pueblos según el número de los hijos de Israel”.

Es probable que durante el reino mesiánico las 70 naciones sean restablecidas, como está escrito en el Salmo 87:4-6.

Los hijos de Judá son de especial interés en estos versos porque este es el linaje mesiánico. La línea de descendencia hasta el momento es la siguiente: Abraham-Isaac-Jacob-Judá -Farez-Hezrón – (Lucas3:33-34).

La palabra hebrea que ha sido traducida como “camino a Goshen” es “goshna”. Comprende cuatro letras hebreas, guimel (G), shin (Sh), nun (N) y hey (H). Es la única palabra en toda la Escritura que contiene estas cuatro letras.

Anuncian un gran milagro en hebreo: “Nes Gadol Hayá Sham”, “Un milagro grande sucedió allí”. La suma del número de las cuatro letras es 358.

Nun = 50 – nun
Guimel = 3 – guimel-biblico
Hey = 5 – Hey.png
Shin = 300 – shin.png

50 + 3 + 5 + 300 = 358.

Es la misma suma que de las cuatro letras hebreas de Mashiaj, Mem (40) + Shin (300) + Yud (10) + Jet (8) = 358.

Al igual que muchasgrandes obras de Dios, Israel tuvo un comienzo lento.

  • Desde eltiempo que Dios llamó a Abraham, le tomó por lo menos 25 años para agregar un hijo – Isaac.
  • Se llevó a Isaac de 60 años a añadir otro hijo de Israel – Jacob.
  • Le tomó 50 o 60 años a Jacob para añadir 12hijos y una hija.
  • Sin embargo, en 430 años, Israel salió de Egipto con 600.000 hombres.
  • Le llevó a esta familia, 215 años para crecer de uno a 70, pero en otros 430 años ellos crecieron a dos millones.

 


  • Encuentro de Jacob y José:

Jacob no se dirigió a la capital de Egipto, donde José se encontraba. Más bien, se quedó en Gosén, una tierra adecuada para todo el ganado que llevaban.  Desde allí, Jacob mandó a informar a José que ya habían llegado.

Génesis 46:28 – “Y Jacob envió a Judá delante de sí a José, para indicar delante de él el camino a Gosén; y llegaron a la tierra de Gosén”

José no iba a esperar más, y fue de inmediato a encontrar a su padre…

Esta reunión de Israel con José es más de lo que nunca soñó antes. Este es un cambio dramático de: “…todas las cosas están en mi contra…” – (Génesis 42:36).

1 jose jacob2.jpg


Génesis 46:29-30 – “Y José unció su carro y subió a Gosén para ir al encuentro de su padre Israel; y apenas lo vio, se echó sobre su cuello y lloró largamente sobre su cuello.  (30)  Entonces Israel dijo a José: Ahora ya puedo morir, después que he visto tu rostro y sé que todavía vives”

Fue un encuentro muy emocional, sin lugar a dudas.  Jacob no sólo vio a su hijo que tanto amaba, sino que vio cómo el Señor había cumplido todos sus sueños.  Pudo ver la mano de Dios al llevarlos allí para preservarles la vida; pero también, como Él le reveló, los llevó allí para hacer de ellos una gran nación.


  • En la tierra de Gosén:

Jacob y José se reunieron en Gosén.  Ese será el territorio que el Faraón le cederá a la familia de Jacob para mantener su ganado.

Génesis 46:31-34 – “Y José dijo a sus hermanos y a la familia de su padre: Subiré y lo haré saber a Faraón, y le diré: “Mis hermanos y la familia de mi padre, que estaban en la tierra de Canaán, han venido a mí;  (32)  y los hombres son pastores de ovejas, pues son hombres de ganado; y han traído sus ovejas y sus vacas, y todo lo que tienen.”  (33)  Y sucederá que cuando Faraón os llame y os diga: “¿Cuál es vuestra ocupación?”,  (34)  vosotros responderéis: “Tus siervos han sido hombres de ganado desde su juventud hasta ahora, tanto nosotros como nuestros padres”, a fin de que habitéis en la tierra de Gosén; porque para los egipcios todo pastor de ovejas es una abominación”

Los egipcios fueron agricultores, en el sentido de los cultivos agrícolas. A su juicio,las ovejas eran sucias y por lo tanto detestaban a los pastores.

En Egipto no era bien visto el oficio de pastor. Dios lo sabía, y era parte de su estrategia; por eso llevó a los Hijos de Israel a Egipto para que no se mezclaran con otros pueblos sino que formaran una nación apartada. Jacob y sus hijos iban a vivir en Egipto, pero no se iban a mezclar con los egipcios – (Gen. 43:32).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s