7. Evidencias de sus Profecías Cumplidas

Otra de las evidencias más grandes de la inspiración divina de la Biblia son sus profecías cumplidas, pues si Dios realmente conoce el futuro, solo Él lo podía poner delante de nuestros ojos el orden en que lo hizo:

Isaías 44:6-7, 46:9-10 – “Yo soy el primero y yo soy el postrero y fuera de mí no hay Dios. ¿Y quién proclamará lo venidero, lo declarará y lo pondrá en orden delante de mí, como hago yo desde que establecí el pueblo antiguo?… porque yo soy Dios y no hay otro Dios y nada hay semejante a mí, que anunció lo por venir desde el principio y desde la antigüedad lo que aún no era hecho, que digo: Mi consejo permanecerá y haré todo lo que quiero”

En la Biblia existen más de un mil profecías, de las cuales 500 ya se han cumplido, pues lunallena.jpgsolo en el ministerio de Jesucristo se cumplieron 110, por lo que estamos seguros que se cumplirán las que faltan al pie de la letra.

Esto también nos demuestra que todo lo que la Biblia menciona acerca del carácter de Dios, de la salvación, de la naturaleza pecaminosa del ser humano, del cielo y del infierno es absolutamente cierto.


1. Profecías cumplidas acerca de Jesucristo:

Jesucristo es el UNICO personaje de la historia del cual se escribió su vida, ministerio muerte y resurrección con cientos de años de anticipación con detalles asombrosos:

  1. Su nacimiento virginal:

Isaías 7:14 – 750 A.C. – “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo y llamará su nombre Emanuel”0506035.jpg

El nacimiento del Mesías-Salvador no sería como el de cualquier ser humano, pues tendría que nacer de una virgen para no poder contaminarse con el pecado humano.

El cromosoma Y que se necesita para que el género sea masculino, lo puso el Espíritu Santo, de otra manera, si María y José hubieran tenido relaciones normales, el Mesías hubiera nacido con pecado, …por cuanto todos pecamos y estamos destituidos de la gloria de Dios – (Romanos 3:23).

2. El lugar de Su nacimiento:

Miqueas 5:2 – 740 A.C. – “Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel, y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad”

¡Es increíble que la Biblia profetizara hasta el mismo lugar donde nacería el Mesías-Salvador!

asuca3.png

3. Su vida y ministerio:

Isaías 9:6 – 750 A.C – “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado y el principado sobre su hombro y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte Padre eterno, Príncipe de Paz”

Todos estos títulos, ¡solo le pueden pertenecer a Dios! Esta profecía señalaba claramente que el Mesías-Salvador tenía que ser El hijo de Dios.

Zacarías 9:9 – 450 A.C. – “Alégrate mucho, hija de Sion, da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna”

Esta profecía se cumplió cuando el Señor Jesús entró a Jerusalén cabalgando, no sobre un caballo blanco, sino sobre un burrito – (Mateo 21:1-5).

Isaías 53:3-5 – “Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto… fue menospreciado y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores…el castigo de nuestra paz fue sobre él y por sus llagas fuimos nosotros curados”

Esta profecía describe claramente también los sufrimientos que el Mesías tendría que experimentar en nuestro lugar.

Desde que Jesús nació, fue despreciado y desechado, pues su madre, la virgen María tuvo que parirlo en un pesebre, pues nadie le quiso dar alojamiento para su alumbramiento. Sus mismos hermanos en la carne le rechazaron y no creían en él, las multitudes que El sanó, aconsejó, cuidó y liberó de demonios, fueron las que más tarde gritarían:

¡Crucifícale, crucifícale!

De ningún otro líder en la historia se describió con tantos siglos de anticipación lo que se profetizó del Hijo de Dios.

4. Su crucifixión y muerte en el madero:200px-Arbor_Infelix.jpg

Mil años antes de que Jesús muriera crucificado, el rey David describió las palabras que pronunciaría desde la cruz y la forma como moriría:

Salmo 22:114-16,18 – “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?…mi corazón fue como la cera… como un tiesto se secó mi vigor y mi lengua se pegó a mi paladar… horadaron mis manos y mis pies… repartieron entre sí mis vestidos y sobre mi ropa echaron suertes”


2. La Era Nuclear:

El día 6 de Agosto de 1945, a las 8:15 am., los Estados Unidos lanzaron una bomba atómica desde una altura de 500 metros sobre la ciudad japonesa de Hiroshima.

explosion-nuclear.jpg

Tres días después, el día 9 de Agosto, soltaron otra bomba similar sobre el puerto imperial más importante del Japón:

Nagasaki.

La explosión destruyó edificios situados dentro de un área de 15 kilómetros cuadrados del epicentro de la detonación, muriendo inmediatamente en las dos explosiones más de 200 mil personas.

Los daños físicos que estas bombas causaron son exactamente como las describió el profeta Zacarías, hace 2,400 años:

Zacarías 14:12 – “Y esta será la plaga con que YHVH herirá a todos los pueblos que pelearon contra Jerusalén: la carne de ellos se corromperá estando ellos sobre sus pies y se consumirán en las cuencas sus ojos y la lengua se les deshará en su boca”

Esta profecía está relacionada con la batalla del Armagedón – (la Tercera Guerra Mundial), cuando todas las naciones se reúnan para tratar de destruir a Israel, pero describe claramente los efectos de la radiación nuclear, tal como se experimentó en Japón en el año 1945:

  1. Los cuerpos se deshicieron estando sobre sus pies.
  2. Se consumieron las cuencas de sus ojos.
  3. La lengua se les deshizo en la boca.

Esto fue debido a que cada partícula de la bomba atómica estaba impregnada con ¡más de 200 substancias radioactivas!. Además, produjeron tres tipos de rayos: infrarrojos, ultravioleta y gamma, produciendo quemaduras de 2do. y 3er. grado hasta una distancia de 30 kilómetros del punto cero.


3. Los Satélites Modernos de Comunicación:

En el libro del Apocalipsis, donde podemos encontrar las profecías para el final de la historia humana, tenemos una verdaderamente asombrosa y que se cumplió a finales del siglo XX:

Apocalipsis 11:9-10 – “Y los de los pueblos, tribus, lenguas y naciones verán sus cadáveres por tres días y medio y no permitirán que sean sepultados. Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán y se enviarán regalos unos a otros, porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra”

Este pasaje está describiendo la muerte de los últimos dos testigos que Dios tendrá en los últimos tiempos de la Gran Tribulación.

El Anticristo estará controlando la mayoría de las naciones en estos tiempos finales y desatando la mayor persecución de la historia contra judíos y cristianos. Pero lo que nos interesa resaltar de esta asombrosa profecía, es que se está profetizando con más de dos mil años de anticipación los satélites de comunicación que fueron inventados ¡hasta finales del siglo XX!

Observemos que desde hace dos mil años se está profetizando que llegaría un día cuando todos los habitantes del mundo (tribus, lenguas y naciones) VERIAN un mismo evento ¡al mismo tiempo!

¿Cómo podría esto haber sido posible si no se hubieran inventado los satélites modernos mediante los cuales podemos observar lo que está sucediendo al otro lado del mundo en el mismo instante en que está sucediendo?

  • Historia de los satélites:

El primer concepto de un satélite fue expuesto en el año 1945, por el norteamericano, Arthur Clark, que consistió en enviar una señal al espacio donde fue recibida, amplificada y enviada de regreso a la tierra para ser captada por una estación receptora.

En el año 1965, la empresa de Telecomunicaciones Satélite, lanzó en órbita el primer satélite llamado, el Pájaro Madrugador, sobre el océano Atlántico. Ese mismo año, Rusia lanzó el satélite llamado, Molniya (el iluminado); y en 1970, los Estados Unidos y Canadá empezaron a usar la transmisión vía satélite para efectos de comunicación internacional, con los satélites Domsat y Anik. En 1974- 75, Francia e Inglaterra se unieron a la comunicación vía satelital poniendo en órbita los satélites Simphony.

tiros.jpg


4. El Regreso de Israel a su Tierra:

0611TL9.jpg

Cuando el último de los zares de Rusia le preguntó a un misionero cristiano judío que le diera una prueba de la existencia de Dios, el misionero le contestó: ¡El pueblo judío!

Realmente los judíos han sido la única civilización en la historia que después de haber sido expulsados de su tierra desde hace casi dos mil años y habiendo corrido el peligro de haber sido absorbidos por las demás naciones donde fueron exiliados, permanecieron durante todos estos siglos con la esperanza de regresar algún día a su tierra natal, Israel.

Pero, podríamos preguntarnos: ¿por qué escogió Dios a Israel? ¿Acaso tiene algo especial en contraste con las demás civilizaciones o naciones de la historia? ¿Hace Dios acepción de personas? Todas estas preguntas son muy válidas si queremos comprender la sabiduría del Dios Creador.

Veamos algunas razones por las cuales Dios escogió desde el inicio de la historia a una nación como la de Israel:

  1. Para que a través de los judíos viniera el Mesías-Redentor:

El Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, tenía que venir a este mundo a través de una semilla (esperma) prometida a Eva y después a Abraham:

Génesis 3:15 – “Y pondré enemistad entre ti y la mujer y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza y tú le herirás en el calcañar”

Esta promesa fue dada inmediatamente después de que el pecado entró en el mundo y donde Dios manifiesta inmediatamente su gracia y misericordia para con la humanidad prometiendo un Salvador que vendría de la simiente de la mujer. La semilla de la mujer ¡sería el Señor Jesucristo! Y cuando Dios llama a Abraham para iniciar la formación de la nación de Israel, mediante sus hijos y nietos, le da la siguiente promesa:

Génesis 12:3 – “Bendeciré a los que te bendijeren y a los que te maldijeren maldeciré, y serán benditas en ti todas las familias de la tierra”

El nacimiento del Mesías-Jesucristo bendijo a todas las naciones de la tierra trayéndonos el perdón y la gracia de Dios para la salvación para todo aquel que en El crea – (Juan 3:16).

La virgen María tenía que provenir de la línea hereditaria de Abraham y David, para que el Mesías pudiera trazar y demostrar su genealogía como el verdadero Hijo del Altísimo.

2. Para que a través de los Israel viniera la Biblia:

Dios tenía que imprimir sus leyes y estatutos morales para que nosotros supiéramos lo que es el pecado delante de sus ojos, ya que mediante la ley es el conocimiento del pecado (Romanos 3:20). Estas leyes morales fueron resumidas en los Diez Mandamientos y entregadas a Moisés en el monte Sinaí (Éxodo 20).

Lo judíos pues, serían la civilización escogida por la gracia de Dios para transmitir las leyes divinas a las demás naciones:

Deuteronomio 7:6-7 – “YHVH tu Dios te ha escogido para serle un pueblo santo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos, sino van-gogh_biblia-abierta1885por cuanto YHVH os amó…”

El apóstol Pablo, escribiendo a los romanos, les confirma este llamamiento a los judíos y la razón por la cual Dios les escogió:

Romanos 9:4-5 – “…que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas…y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas”

3. Para que a través de ellos se cumplieran las principales profecías:

Como hemos visto anteriormente, la mayoría de las profecías bíblicas fueron escritas por los profetas hebreos y apóstoles de Jesucristo.

Jesucristo mismo, siendo judío, declaró la mayoría de las profecías para los últimos tiempos de la humanidad, sobre los futuros juicios de Dios, el cielo y el infierno. Todo el libro del Apocalipsis fue declarado por Jesucristo al apóstol Juan:

Apocalipsis 1;1,3 – “La revelación de Jesucristo que Dios le dio para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan…..bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de esta profecía y guardan las cosas en ella escritas, porque el tiempo está cerca”

¿Qué fue lo que ocasionó el milagro de que los judíos regresaran a Israel en el siglo XX?

¡El holocausto de los nazis!

Holocausto.jpg

Durante la Segunda Guerra Mundial, Adolfo Hitler desató la persecución más sangrienta de la historia en contra de los judíos de Europa, pues llevó a los hornos crematorios a más de seis millones de judíos (ancianos, varones, mujeres y niños).Hitler1a.jpg

Después de esta terrible guerra, la Liga de las Naciones (hoy la ONU), votaron para que los judíos regresaran a su tierra, después de haber sido testigos de los terribles sufrimientos que atravesaron y de la increíble masacre de los nazis en contra de ellos.

Uno de los más grandes misterios de la historia y que hasta este momento, ni los sociólogos ni historiadores han podido responder, es, ¿por qué Hitler, no teniendo de enemigos a los judíos, desvía su atención de sus verdaderos contrincantes (Estados Unidos, Inglaterra y Rusia) y se vuelve con un odio diabólico para tratar de destruirlos? Durante la Segunda Guerra Mundial, los judíos, ¡ni siquiera tenían una nación!

¿Cuál es la respuesta?, solo la Biblia nos la ofrece: por causa del odio de Satanás en contra del pueblo escogido por Dios porque a través de ellos vino el Mesías y las Sagradas Escrituras.

Recordemos también que ninguna otra civilización ha sido tan perseguida y odiada por la mayoría de las naciones, como los judíos.

El día que, finalmente, regresaron a su tierra para hacer de Israel un Estado soberano, libre e independiente, fue el 14 de Mayo de 1948. La Biblia había profetizado este regreso milagroso por el profeta Isaías:

 Isaías 66:8 – “¿Quién oyó cosa semejante? ¿Quién vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz a sus hijos?”

Veamos otra de las maravillosas profecías acerca del regreso de Israel, pero con más detalles:

Amos 9:14-15 – “Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel y edificarán ellos las ciudades asoladas y las habitarán; plantarán viñas y beberán el vino de ellas y harán huertos y comerán el fruto de ellos. Pues los plantaré sobre su tierra y NUNCA más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho YHVH Dios tuyo”

Analicemos esta profecía dada hace 2,760 años:

1. Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel.

Como hemos visto, su cautiverio se cumplió después de casi dos mil años de vivir fuera de su tierra, el 14 de Mayo de 1948.

2. …y edificarán las ciudades asoladas….plantarán viñas.

Cuando los judíos regresaron a su tierra, no había absolutamente un solo árbol plantado en Israel, ¡era un desierto árido! Pero en casi cuatro años (1952) realizaron uno de las obras de irrigación más portentosas de la ingeniería hidráulica, pues plantaron, ¡más de 6 millones de árboles! Actualmente (2014), ya han plantado más de 70 millones de árboles.

3. …pues los plantaré sobre su tierra y NUNCA MÁS serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho YHVH Dios tuyo.

Es increíble que el mismo día en que se proclamó el Estado de Israel fueron atacados por siete naciones árabes, muriendo 6,373 judíos. Desde su independencia, el Estado de Israel se ha visto involucrado en guerras continuas, pues volvieron a ser atacados en 1952, 1967 y 1973.

La más famosa y milagrosa de todas estas guerras, fue la Guerra de los Seis días – (Junio-1967). En ese tiempo, el presidente de Egipto, Gamal Nasser, reunió a varias naciones árabes diciéndoles:

¡Exterminemos a los judíos y arrojémoslos al Mediterráneo!

A este llamado se unieron Siria, Irak y Jordania con un total de 465 mil soldados, 2,800 tanques y 800 aviones de combate para rodear a Israel. Sin embargo, en los primeros dos días, Israel ¡destruyó a toda la flota de aviones de Egipto, Siria y Jordania!

Murieron 21 mil árabes y 779 judíos y Jerusalén fue reconquistada después de casi dos mil años de ocupación extranjera.

Los judíos fueron detenidos por la Liga de Naciones para que no siguieran avanzando, pues llegaron hasta la península de Egipto y a las Colinas del Golán – (frontera con Siria).

Tuvieron que devolver la mitad de la ciudad de Jerusalén por presión internacional para evitar otra guerra con los musulmanes.

Actualmente, Israel continua en un estado de guerra constante, pues los grupos terroristas Hezbolá (sostenido por Irán) y Hamas (Franja de Gaza) solo esperan el momento oportuno para volver a atacarlos, pues todas estas naciones y grupos terroristas están decididos a sacarlos de su tierra.

Irán ha prometido ¡borrarlos del mapa! Pero jamás lo podrán hacer, ¡porque no conocen las promesas de Dios!

¿Cuánto tiempo podrá durar esta tensión de guerras continuas en el Medio Oriente? ¿Estaremos cerca de una Tercera Guerra Mundial?


(No te pierdas las próximas partes en: Las evidencias de la Biblia)

Un pensamiento en “7. Evidencias de sus Profecías Cumplidas

  1. Pingback: Génesis 3 – La caída | A traves de las Escrituras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s