Éxodo 8:16-32 – Tercera y Cuarta plaga

  • Tercera plaga: Piojos:

Éxodo 8:16-19 – Entonces YHVH dijo a Moisés: Di a Aarón: Extiende tu vara y golpea el polvo de la tierra, para que se vuelva piojos por todo el país de Egipto. (17) Y ellos lo hicieron así; y Aarón extendió su mano con su vara, y golpeó el polvo de la tierra, el cual se volvió piojos, así en los hombres como en las bestias; todo el polvo de la tierra se volvió piojos en todo el país de Egipto. (18) Y los hechiceros hicieron así también, para sacar piojos con sus encantamientos; pero no pudieron. Y hubo piojos tanto en los hombres como en las bestias. (19) Entonces los hechiceros dijeron a Faraón: Dedo de Dios es éste. Mas el corazón de Faraón se endureció, y no los escuchó, como YHVH lo había dicho”

En esta tercera plaga no hubo una advertencia previa a Faraón. Si se dividen las nueve primeras plagas en tres grupos, vemos como las dos primeras de cada grupo fueron anunciadas previamente ante Faraón, pero no la última de cada grupo.

“Nunca debemos de pensar de que Dios es injusto cuando Él no muestra misericordia. Si alguien fuera totalmente justo, ellos nunca mostrarían misericordia”

old-testament-stories-moses_1230360_inl.jpg“…para que se vuelva piojos…” – Kinnam, palabra probablemente derivada del egipcio jenemes ́ “jejenes” o “mosquitos“. La traducción “piojos” sigue la opinión del historiador
judío Josefo y de los escritores talmúdicos, pero no tiene base lingüística. Los jejenes egipcios eran tan pequeños que apenas los percibía el ojo humano, pero tenían un aguijón que -de acuerdo con Filón y Orígenes- causaba una irritación sumamente dolorosa de la piel.

Esta plaga golpeó en el corazón de la adoración de todos los Egipcios, especialmente a sus sacerdotes. Los sacerdotes Egipcios eran muy cuidadosos sobre la higiene y sobre los rituales de limpieza; una infestación de piojos no les permitió el adorar a sus dioses.

La plaga de piojos también cayó sobre cada bestia. Los dioses de Egipto no recibirían el sacrificio de animales infestados con piojos, así que esto detuvo su sistema de sacrificios.

PIOJOS Y MOSQUITOS.jpg

“…Y los hechiceros hicieron así también, para sacar piojos con sus encantamientos; pero no pudieron…” – Finalmente los magos tuvieron que reconocer que el poder de YHVH es mayor que el de ellos. Vemos como los poderes mágicos de Egipto llegaban a un nivel muy alto. La fuente de poder de los magos venía de Satanas, y la fuente de poder de Moisés venía de YHVH.

Toda manifestación sobrenatural que no está conectada con el Eterno tiene su origen en los malos espíritus. El ocultismo, la magia, la astrología y las religiones de los gentiles tienen origen demoníaco. Los siervos del Eterno necesitan el poder sobrenatural para poder resistir los poderes del mal y manifestar que el Eterno es mayor – (Ver Lucas 10:17-20).

“…Dedo de Dios es éste…” – Cuando los hechiceros dijeron esto a Faraón, mostró que ellos sabían que había un poder más grande que el que poseían, y era un poder que no honraban ni servían.

“…Mas el corazón de Faraón se endureció, y no los escuchó…” – El endurecimiento del corazón de Faraón se muestra cuando él ni siquiera escucharía el análisis de sus propios consejeros. No había ninguna razón lógica por la cual él insistía en resistir y rechazar a YHVH Dios.


  • La cuarta plaga: moscas:

Éxodo 8:20-24 – “YHVH dijo a Moisés: Levántate de mañana y ponte delante de Faraón, he aquí él sale al río; y dile: YHVH ha dicho así: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva. (21) Porque si no dejas ir a mi pueblo, he aquí yo enviaré sobre ti, sobre tus siervos, sobre tu pueblo y sobre tus casas toda clase de moscas; y las casas de los egipcios se llenarán de toda clase de moscas, y asimismo la tierra donde ellos estén. (22) Y aquel día yo apartaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, para que ninguna clase de moscas haya en ella, a fin de que sepas que yo soy YHVH en medio de la tierra. (23) Y yo pondré redención entre mi pueblo y el tuyo. Mañana será esta señal. (24) Y YHVH lo hizo así, y vino toda clase de moscas molestísimas sobre la casa de Faraón, sobre las casas de sus siervos, y sobre todo el país de Egipto; y la tierra fue corrompida a causa de ellas”

De “arob”, una palabra de significado dudoso. Puede relacionarse con la palabra asiria plagas-egipto-portada.jpg
urubatu: “insectos misceláneos, nocivos“. Los traductores de la LXX, que vivían ellos mismos en Egipto, la interpretaron como tábano. Este insecto, grande y venenoso, es descrito por autores antiguos y modernos como una plaga terrible, pues cuando se enfurece con frecuencia se prende del cuerpo humano, particularmente de los bordes de los párpados. Esto explica, parcialmente, por qué son tan comunes las enfermedades oculares en Egipto (ver también com. vers. 24).

“…Y aquel día yo apartaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, para que ninguna clase de moscas haya en ella, a fin de que sepas que yo soy YHVH en medio de la tierra…” – El pueblo
escogido es guardado en medio de los grandes juicios del Eterno. Así será también en los últimos tiempos. Ya han empezado los dolores de parto para el nacimiento del siglo venidero con falsos predicadores “ungidos”, guerras, terrorismo, hambre, plagas, señales en los cielos, terremotos y grandes olas del mar.

Mateo 24:5-8 – “Porque muchos vendrán en mi nombre, diciendo: “Yo soy el ungido”, y engañarán a muchos. Y habréis de oír de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado! No os alarméis, porque es necesario que todo esto suceda; pero todavía no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino, y en diferentes lugares habrá hambre y terremotos. Pero todo esto es sólo el comienzo de dolores de parto”

Pero en medio de todo esto hay un pueblo que ha aprendido a confiar en el Eterno, y no sufrirá de la misma manera como los que no son pueblo del Eterno. Hay una diferencia entre los hijos de las tinieblas y los hijos de luz, y esta diferencia se manifestará cada vez más en medio de estas plagas que vendrán sobre el mundo.

Apocalipsis 7:3-4; 9:4 – “No hagáis daño, ni a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta que hayamos puesto un sello en la frente a los siervos de nuestro Dios. Y oí el número de los que fueron sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel… Se les dijo que no dañaran la hierba de la tierra, ni ninguna cosa verde, ni ningún  árbol, sino sólo a los hombres que no tienen el sello de Dios en la frente”


Éxodo 8:25-32 – “Entonces Faraón llamó a Moisés y a Aarón, y les dijo: Andad, ofreced sacrificio a vuestro Dios en la tierra. (26) Y Moisés respondió: No conviene que hagamos así, porque ofreceríamos a YHVH nuestro Dios la abominación de los egipcios. He aquí, si sacrificáramos la abominación de los egipcios delante de ellos, ¿no nos apedrearían? (27) Camino de tres días iremos por el desierto, y ofreceremos sacrificios a YHVH nuestro Dios, como él nos dirá. (28) Dijo Faraón: Yo os dejaré ir para que ofrezcáis sacrificios a YHVH vuestro Dios en el desierto, con tal que no vayáis más lejos; orad por mí. (29) Y respondió Moisés: He aquí, al salir yo de tu presencia, rogaré a YHVH que las diversas clases de moscas se vayan de Faraón, y de sus siervos, y de su pueblo mañana; con tal que Faraón no falte más, no dejando ir al pueblo a dar sacrificio a YHVH. (30) Entonces Moisés salió de la presencia de Faraón, y oró a YHVH. (31) Y YHVH hizo conforme a la palabra de Moisés, y quitó todas aquellas moscas de Faraón, de sus siervos y de su pueblo, sin que quedara una. (32) Mas Faraón endureció aun esta vez su corazón, y no dejó ir al pueblo”

“Esa es la verdadera actitud de un hombre de fe. La maldad siempre presentará algún compromiso. El escucharla significa el permanecer esclavo. La única manera hacia la libertad es el dejar la tierra malvada; el ir acompañado de las mujeres y los niños; y el llevarse todas las pertenencias también. Aquí es donde esa actitud se asume, que los hombres dejen la servidumbre, y encuentren la libertad la cual es el propósito de Dios para ellos”

“Moisés se rehuso en los términos de que sacrificar en Egipto sería como matar un cerdo en una mezquita Musulmana, o matar a una vaca en un templo Hindú … En el sentido de que los Egipcios considerarían al sacrificio o al animal sagrado como blasfemia”

“…Yo os dejaré ir para que ofrezcáis sacrificios a YHVH vuestro Dios en el desierto…” – Esta era una promesa muy clara, y una de la cual Faraón no mantuvo. No podemos decir si Faraón deliberadamente mintió a Moisés o simplemente cambió de parecer una vez que la plaga de moscas se había ido.

exodo8.png

Muchas personas se vuelven a Dios en un tiempo de calamidad, y cuando las cosas se ponen mejor, ellos casi inmediatamente cambian su corazón de nuevo endureciéndolo hacia Dios. Faraón no fue un ejemplo inusual de la humanidad; él fue como mucho o la mayoría de nosotros, modernos o antiguos.

 Yo os dejaré ir lleva el tono de que Faraón creía de que él controlaba a Israel o que le pertenecía.

“Ellos no eran el pueblo de Faraón; Faraón nunca los eligió, él nunca los llevó a donde estaban. El no luchó con ellos y los venció. No eran reos de guerra, ni tampoco vivían en una tierra la cual estuviera en conflicto de intereses” – (Spurgeon)

“…quitó todas aquellas moscas de Faraón, de sus siervos y de su pueblo, sin que quedara una…”  La mano de Dios se mostró en la eliminación de las plagas así como se había mostrado en provocarlas. La desaparición completa de las moscas fue tan sobrenatural como había sido su súbita venida.


(Fuentes: Comentario de Éxodo – Ellen G. White, Dr. Kblad – regresandoalasraices.org)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s