Posición de los padres en el Hogar

  • POSICION DEL PADRE:

Significado oriental unido a la palabra “Padre”. La idea oriental de la familia es un pequeño reino en sí mismo, sobre el que el padre es el jefe supremo. Cada compañía de viajeros, cada tribu, cada comunidad, cada familia, debe tener “un padre” como cabeza del grupo. Se dice que un hombre es “el padre” de lo que el inventa. Jubal “fue padre de todos los que manejan arpa y Órgano”. Jabal fue el “padre” de todos los que habitan en tiendas y crían ganado. (Gen. 4:20, 21).

Porque Él era el preservador y protector, José dijo que Dios lo hizo “padre de Faraón” (Gen. 45:8). La mente oriental no puede concebir que ningún grupo o cuadrilla deje de tener alguien que sea el “padre” de ellos. Supremacía del padre bajo el sistema patriarcal. Bajo la administración patriarcal el mando del padre es supremo. La autoridad del padre se extiende a su mujer, sus hijos, sus nietas, sus siervos y a toda la familia, y si Èl es el jefe, su autoridad se extiende a la tribu.

Muchos de los árabes beduinos de este tiempo no tienen otro gobierno más que el patriarcal. Cuando Abraham, Isaac y Jacob vivían en tiendas en la Tierra Prometida, se gobernaban por el mismo sistema. Y cuando la ley de Moisés fue dada a Israel, la autoridad de los padres y específicamente la del padre, aún se reconocía. Uno de Diez Mandamientos es “honra a tu padre y a tu madre”. (Ex. 12). En muchos casos el padre era la corte suprema de apelación asuntos domésticos. Sucesión de Autoridad. En la mayoría de los casos la gran autoridad que el padre tenía, la pasaba a su hijo mayor, quien tomaba el puesto de jefe a la muerte de su padre.

Así Isaac vino a ser jefe de la familia de su padre a la muerte de Este. El y Rebeca habían vivido en la familia bajo la autoridad de su padre; pero la sucesión de la autoridad paso a Él como hijo. Ismael, que era el de la sierva, no recibió herencia (Gen. 25). En algunos casos el padre delegaba la sucesión de autoridad en otro que no fuera el mayor, como cuando Isaac la delega en Jacob en lugar de Esa˙. (Gen. 27). Reverencia de los niños para el padre. La reverencia de los niños para sus padres, y especialmente para el padre, está casi universal nivel en el Oriente, aún en la actualidad. Entre los árabes, muy raramente se oye decir que un hijo sea desobligado.

Es costumbre que Él salude a su padre por la mañana, besándole la mano y luego continua de pie delante de Él en actitud de humildad, listo para recibir sus Órdenes o esperando el permiso para retirarse. Enseguida el padre recibe al hijo en su seno. La obediencia a los padres se requería en la ley mosaica, un hijo rebelde y desobediente podía ser castigado hasta con la muerte. (Deut. 21:18-21). El Apóstol Pablo reiteró el mandamiento de los hijos deben obedecer a sus padres (Efe.. 6:1; Col. 3:20).

  • LA POSICION DE LA MADRE:

La posición de la esposa en relación con el esposo. La mujer tiene una posición subordinada a la del esposo, al menos en las labores hogareñas, sino en naturaleza. La mujer hebrea antigua no gozaba de una libertad ilimitada como las mujeres modernas de Occidente la tienen. En el Oriente el intercambio social entre los sexos está marcado con un grado de reserva no conocida

en ninguna parte. El Dr. Thornpson dice, “Las mujeres orientales nunca son estimadas o tratadas como iguales a los hombres”. Nunca comen con ellos, sino que al esposo y los hermanos se les sirve primero, y la esposa, la madre y hermanas esperan para tomar lo que queda. En un paseo la mujer nunca va del brazo de los hombres, sino que sigue a una respetuosa distancia; la mujer es, por regla, estrechamente vigilada y observada con celo; cuando sale, va con velo de la cabeza a los pies.

Esta actitud hacia las mujeres puede ilustrarse en la Biblia. Notad como a las esposas de Jacob cuando viajaban se les daba lugares aparte y no con Él (Gen. 32). No se dice que la madre del hijo pródigo estuviera presente en la fiesta que el padre ofreció a su hijo (Luc. 15:11.32). Esto está de acuerdo con la costumbre oriental. Pero a pesar de estas cosas, debe entenderse que el Antiguo Testamento no califica a la mujer como mera esclava del marido. Ella tiene gran influencia para bien o para mal sobre su marido. Y Él muestra gran respeto para ella en la mayoría de los casos. Sara fue tratada por Abraham como una reina, y en asuntos de familia ella gobernaba de muchas maneras.

Abraham le dijo acerca de Agar, la madre de Ismael, “He ahí tu sierva en tu mano, haz con ella lo que bien te pareciere” (Gen. 16:6). El tributo a una esposa madre hebrea en el libro de los Proverbios indica que ella era una persona de gran influencia sobre su marido: “El corazón de su marido está en ella confiado” (Prov. 31:11). “Abrió su boca con sabiduría” (Prov. 31:26). “Sus hijos llamaronla bienaventurada; y su marido también la alabó” (Prov. 31:28).

Posición de la madre en relación con los hijos. Los niños de Oriente muestran casi el mismo respeto hacia su madre que hacia su Padre. Se cree que la madre tiene derecho a ser honrada y tener la autoridad de Dios. En realidad, al padre y a la madre se les mira como teniendo la representación de Dios en asuntos de autoridad. Se les considera en esta posición a pesar de lo malo que cumplen sus obligaciones.

Los niños hebreos tienen por lo general un gran respeto para sus madres, aun cuando lleguen a ser adultos. Esto puede ilustrarse por la gran influencia que ejercían por las reinas-madres sobre los reyes de Judá e Israel (1 Reyes 2:19; 2 Reyes 11:24:12; etc.). Posición superior de la mujer judía respecto a las mujeres paganas. La degradación de las mujeres del Oriente es asunto de conocimiento común. En muchos casos ella es muy semejante a una moza, esclava, o pasatiempo de los hombres, más que la compañera del hombre como lo es en el Occidente.

Esta situación ha existido por siglos. Pero la posición de la mujer hebrea era siempre muy superior a la de las mujeres paganas, mucho antes de que la cristiandad tuviera su origen entre ellas. Acerca de esta superioridad en relación a los árabes, el Dr. Thompson testifica: ìLa posición de las mujeres entre los hebreos, era más alta entre los árabes, y el carácter de la mujer hebrea debe haber sido, realmente, tal como podría demandar respeto y sostener esta alta posición.

Los árabes no pueden mostrar una lista de mujeres piadosas, ilustres como la que adorna la historia de los hebreos. Ninguna madre beduina enseñó, o pudo enseñar tal ´profecía como el rey Lemuel aprendió de la suya; ni podría el cuadro de la mujer virtuosa que se nos da en el último capítulo de Proverbios, ser copiado por un árabe. Que Él así conceptuara el carácter de una mujer árabe, sería una imposibilidad moral”.


(Para ver las demas partes haz click aquí)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s