Génesis 44-45 – José se manifiesta a sus hermanos

  • Una ultima prueba:

En el capítulo anterior vimos que los hijos de Jacob se presentaron ante José acompañados de Benjamín.  Esa era una de las condiciones que el gobernador de Egipto había puesto para dejar libre al hermano que había quedado preso, Simeón. 

Al ver a su hermano menor, José se conmovió.  Él estaba casi listo para revelarles quién él era, pero antes quería ponerles una última prueba.  Seguramente él quería asegurarse de que ellos realmente hubieran cambiado y no harían lo mismo con Benjamín como lo habían hecho con él. 

Génesis 44:1-13 – “Entonces José ordenó al mayordomo de su casa, diciendo: Llena de alimento los costales de los hombres, todo lo que puedan llevar, y pon el dinero de cada uno de ellos en la boca de su costal.  (2)  Y mi copa, la copa de plata, ponla en la boca del costal del menor, con el dinero de su grano. Y él hizo conforme a lo que había dicho José.  (3)  Al rayar el alba, fueron despedidos los hombres con sus asnos.  (4)  Cuando habían salido ellos de la ciudad, y no estaban muy lejos, José dijo al mayordomo de su casa: Levántate, sigue a esos hombres; y cuando los alcances, diles: “¿Por qué habéis pagado mal por bien?  (5)  “¿No es esta la copa en que bebe mi señor, y que de hecho usa para adivinar? Obrasteis mal en lo que hicisteis.”  (6)  Así que los alcanzó, les dijo estas palabras.  (7)  Y ellos le dijeron: ¿Por qué habla mi señor de esta manera? Lejos esté de tus siervos hacer tal cosa.  (8)  He aquí, el dinero que encontramos en la boca de nuestros costales, te lo volvimos a traer de la tierra de Canaán. ¿Cómo, pues, habíamos de robar de la casa de tu señor plata u oro?  (9)  Aquel de tus siervos que sea hallado con ella, que muera, y también nosotros entonces seremos esclavos de mi señor.  (10)  Y él dijo: Sea ahora también conforme a vuestras palabras; aquel que sea hallado con ella será mi esclavo, y los demás de vosotros seréis inocentes.  (11)  Ellos se dieron prisa; cada uno bajó su costal a tierra, y cada cual abrió su costal.  (12)  Y él registró, comenzando con el mayor y acabando con el menor; y la copa fue hallada en el costal de Benjamín.  (13)  Entonces ellos rasgaron sus vestidos, y después de cargar cada uno su asno, regresaron a la ciudad”

Ellos eran inocentes, pero José provocó esa situación para probar el corazón de sus hermanos.

¿Por qué hizo esto José?Genesis-44-1.jpg

Algunos podrían pensar que es simplemente el uso de suposición de poder para atormentar a sus hermanos en venganza por su crueldad hacia él, pero conociendo el carácter de José, éste no es el caso. Él es guiado por la mano de Dios, poniendo a prueba los corazones de sus hermanos, y traerlos para completar el arrepentimiento.

¿Porqué José usa la taza para la adivinación?

Sabemos por otras fuentes que los antiguos usaban vasos sagrados como dispositivos de la adivinación. Es posible que José lo hiciera también, porque todavía no había revelación específica de Dios que esa práctica estaba prohibida. Sin embargo, no fue José quien dijo que usó el cáliz para la adivinación, pero su criado, que puedo haber pensado erróneamente que la visión espiritual y la sabiduría de José era más debido a esta copa que a su relación con el Dios vivo.

Estaban tan seguros de que no tenían la taza (y confiaban mucho entre sí), que declararon que el ladrón debía ser asesinado y todos los demás tomados como esclavos.

José no quería repetir la oferta de una sentencia de muerte porque él no quería derramamiento de sangre. Pero el tenia un plan y tomo la sugerencia de los hermanos para el que resultara culpable tomarlo como esclavo.

Cuando José fue llevado como esclavo a los hermanos no les importo y lo dejaron ir. Ahora ellos están dispuestos a defender a Benjamín cuando se enfrenta a la esclavitud o la muerte. Esto demuestra un cambio significativo en el corazón y la actitud de los hermanos de José.

Book_of_Genesis_Chapter_44-3_(Bible_Illustrations_by_Sweet_Media).jpg

José dando instrucción a su mayordomo


Génesis 44:14-15 – “Cuando Judá llegó con sus hermanos a casa de José, él estaba aún allí, y ellos cayeron a tierra delante de él.  (15)  Y José les dijo: ¿Qué acción es esta que habéis hecho? ¿No sabéis que un hombre como yo puede ciertamente adivinar?”

Una señal de madurez es el hecho que no se defendieron ni le echaron la culpa a alguien más, sino que asumieron su responsabilidad.

temporary_image.jpg


Génesis 44:16 – “Entonces dijo Judá: ¿Qué podemos decir a mi señor? ¿Qué podemos hablar y cómo nos justificaremos? Dios ha descubierto la iniquidad de tus siervos; he aquí, somos esclavos de mi señor, tanto nosotros como aquel en cuyo poder fue encontrada la copa”

Si José hubiera querido, él se hubiera podido vengar de sus hermanos en ese momento.  Pero su intención no era castigarlos sino probar su corazón.


Génesis 44:17 – “Mas él respondió: Lejos esté de mí hacer eso. El hombre en cuyo poder ha sido encontrada la copa será mi esclavo; pero vosotros, subid en paz a vuestro padre”

Todavía en ese momento, José se preguntaba si sacrificarían a su hermano Benjamín y lo abandonarían, tal como lo habían hecho con él en el pozo.

Pero los hermanos probaron que habían cambiado…

genesis-44-12-josheph-c2b4s-cup-found-in-benjamins-bag-scheem-from-josheph

Judá había quedado como responsable de Benjamín ante su padre.  Por eso, él tomó el liderazgo, y habló con completa sinceridad…

Con estas palabras, Judá,reveló la obra de Dios entre los hermanos. En la mente de Judá ahora estaban destinados a vivir el resto de sus vidas como esclavos en Egipto, ya que vendieron a José como esclavo hacia 20 años atrás.

Los hermanos eran inocentes del pecado de robar la copa, pero eran culpables de pecados mucho mayores. De la misma manera, podemos sentirnos orgullosos porque somos inocentes de algún pecado o de otro, sin embargo, somos culpables de algo mucho mayor. No puedes esconderte de tu pecado. El tiempo no borra la culpa de tu pecado. Sólo la sangre de Jesús puede.


Génesis 44:18-31 – “Entonces Judá se le acercó, y dijo: Oh señor mío, permite a tu siervo hablar una palabra a los oídos de mi señor, y que no se encienda tu ira contra tu siervo, pues tú eres como Faraón mismo.  (19)  Mi señor preguntó a sus siervos, diciendo: “¿Tenéis padre o hermano?”  (20)  Y respondimos a mi señor: “Tenemos un padre ya anciano y un hermano pequeño, hijo de su vejez. Y su hermano ha muerto, así que sólo queda él de los hijos de su madre, y su padre lo ama.”  (21)  Entonces tú dijiste a tus siervos: “Traédmelo para que yo lo vea.”  (22)  Y nosotros respondimos a mi señor: “El muchacho no puede dejar a su padre, pues si dejara a su padre, éste moriría.”  (23)  Tú, sin embargo, dijiste a tus siervos: “Si vuestro hermano menor no desciende con vosotros, no volveréis a ver mi rostro.”  (24)  Aconteció, pues, que cuando subimos a mi padre, tu siervo, le contamos las palabras de mi señor.  (25)  Y nuestro padre dijo: “Regresad, compradnos un poco de alimento.”  (26)  Mas nosotros respondimos: “No podemos ir. Si nuestro hermano menor va con nosotros, entonces iremos; porque no podemos ver el rostro del hombre si nuestro hermano no está con nosotros.”  (27)  Y mi padre, tu siervo, nos dijo: “Vosotros sabéis que mi mujer me dio a luz dos hijos;  (28)  el uno salió de mi lado, y dije: ‘Seguro que ha sido despedazado’, y no lo he visto desde entonces.  (29)  “Y si también os lleváis a éste de mi presencia, y algo malo le sucede, haréis descender mis canas con dolor al Seol.”  (30)  Ahora pues, cuando yo vuelva a mi padre, tu siervo, y el muchacho no esté con nosotros, como su vida está ligada a la vida del muchacho,  (31)  sucederá que cuando él vea que el muchacho no está con nosotros, morirá. Así pues, tus siervos harán descender las canas de nuestro padre, tu siervo, con dolor al Seol”

En ese momento José se enteró de lo que le habían contado a su padre.  Se dio cuenta que su padre no lo había abandonado, sino que lo tenía por muerto y por eso no salió a buscarlo. Esa fue una gran revelación para José. 

Judá siguió hablando, y lo que dijo fue prueba suficiente de que había cambiado, pues ahora estaba dispuesto a dar su vida por Benjamín.

20 años atrás, los hermanos de José mostraron una total indiferencia a su padre cuando se le informa de la “muerte” de José – (Génesis37:31-33). Judá,muestra que ahora estaban muy preocupados por los sentimientos y el bienestar de su padre. Esto es más una gran evidencia de un cambio de corazón.

“…Tú eres como Faraón mismo….” – El enviado es como el que le envió. El que ha visto al enviado, ha visto al que le envió, como está escrito en Juan 14:9:

“Jesús le dice: ¿Tanto tiempo he estado con vosotros, y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”?”

Judá se acercó a José poco antes de que se diera a conocer. De la misma manera sucederá en los últimos tiempos poco antes de que el hijo de Yosef se dé a conocer al pueblo judío.

Estamos viviendo en este tiempo ahora cuando el pueblo judío está acercándose más y más a Jesús para saber de él como un personaje histórico, no como el mundo cristiano le ha pintado, sino como un judío practicante de la Torá. Judá se está acercando a ben Yosef sin haberle reconocido como el Mesías.

“Entonces tú dijiste a tus siervos: “Traédmelo para que yo lo vea” –  La palabra hebrea que ha sido traducida como “traédmelo” viene de la raíz “yarad” que significa “bajar”.

Cuando el pueblo hebreo habla de salir de la Tierra de Israel, usa la expresión “bajar”, y cuando habla de entrar en la tierra de Israel, usa la expresión “subir”. Lo mismo se
ve en los versículos 23 “desciende” y 24 “subimos”.

Esto nos enseña que cuando una persona sale de la Tierra de Israel, desciende espiritualmente y cuando entra en la Tierra de Israel, sube espiritualmente. Dios llama la
Tierra de Israel “mi tierra” – (Isaías 14:25; Jeremías 2:7; 16:18; Ezequiel 36:5; 38:16; Joel 1:6; 3:2).

Deuteronomio 11:12 – “…tierra de la cual YHVH tu Dios cuida; siempre están sobre ella los ojos de YHVH tu Dios, desde el principio del año hasta el fin”


Génesis 44:32-33 – “Porque yo, tu siervo, me hice responsable del muchacho con mi padre, diciendo: “Si no te lo traigo, que lleve yo la culpa delante de mi padre para siempre.” (33) Ahora pues, te ruego que quede este tu siervo como esclavo de mi señor, en lugar del muchacho, y que el muchacho suba con sus hermanos.  (34)  Pues, ¿cómo subiré a mi padre no estando el muchacho conmigo, sin que yo vea el mal que sobrevendrá a mi padre?”

Los hermanos de José pasaron la prueba. Defendieron a su hermano en lugar de abandonarlo.

Judá se puso como fiador, en hebreo “arav”. Esto significa que estaba dispuesto a sufrir en lugar del hermano. Otra vez vemos como Judá, como ancestro del Mesías, de una manera profética expresa con su actitud lo que el Mesías iba a hacer en su primera venida. Estaba dispuesto a llevar la culpa para siempre para salvar a su hermano.santo-tomas_apostol01

Juan 20:25-28 – “Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré. (26) Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. (27) Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. (28) Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!”

Cuando Juan vio el Cordero en el cielo, lo vio “como inmolado” – (Apocalipsis 5:6).

Sin embargo, la novia del Mesías estará “in mancha, ni arruga ni cosa semejante” – (Efesios 5:27).

El Mesías se ha hecho responsable de los hombres y Él todavía lleva, en su cuerpo, las marcas de las consecuencias del pecado de la humanidad.

Ser fiador implica llevar la responsabilidad hasta la Última consecuencia. Judá fue fiel a su promesa a su padre. Ahora ha mostrado, no solamente arrepentimiento, sino que está dispuesto a hacer rectificación, por lo que hizo con su hermano José.

En lugar de entregar al hijo de Raquel, que su padre amaba, se puso en su lugar. Así José supo que se había arrepentido. Si no hay una disposición de rectificar los errores cometidos y, en el caso de ser posible, restituir el daño, no ha habido arrepentimiento en la persona. Si hay arrepentimiento verdadero también hay un deseo de rectificación.

Lucas 19:8-9 – “Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.(9) Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham”

La salvación había venido a la casa de Zaqueo. Hubo evidencias claras del arrepentimiento de sus pecados. Lo mismo vemos en la vida de Judá. Ya no volverá a defraudar a su padre. Ya no dejará que su hermano sea esclavo en Egipto.zaqueo.jpg

Lo hizo una vez, pero esta vez no, porque hay arrepentimiento en su corazón. Cuando Juda muestre arrepentimiento por haber vendido a su hermano, el hermano se dará a conocer.

En esto vemos como al igual que Judá Moisés estaba dispuesto a entregarse por la salvación de Israel – (Éxodo 32:31-32), y así fue Pablo – (Romanos 9:1-4). El amor sacrificado es evidencia de nuestra transformación – (Juan 13:34).

A través de este capítulo hay evidencia notable de los corazones cambiados de los hermanos de José.

  • No se resienten cuando Benjamín se le dio la parte favorecida – (Génesis 43:34).
  • Confían entre sí, nose acusan mutuamente de la injusticia cuando se les acusa de haber robado la copa – (Génesis 44:9).
  • Se mantuvieron juntos cuando la copa de plata fue encontrada. No abandonaron al hijo favorito ni permiten que sea llevado de vuelta a Egipto por sí solo – (Génesis 44:13).
  • Ellos completamente se humillan por el bien del hijo favorito – (Génesis 44:14).
  • Ellos sabían que su situación fue el resultado de su pecado en contra de José – (Génesis 44:16).
  • Se ofrecieron como esclavos a Egipto, no abandonaron a su hermano Benjamín, el hijo favorito – (Génesis 44:16).
  • Mostraron preocupación debido a cómo esto podría afectara su padre – (Génesis 44:29-31).

  • José revela su identidad:

En ese instante, José ya no pudo contenerse más y reveló quién era…

Génesis 45:1-3 – “José no pudo ya contenerse delante de todos los que estaban junto a él, y exclamó: Haced salir a todos de mi lado. Y no había nadie con él cuando José se dio a conocer a sus hermanos.  (2)  Y lloró tan fuerte que lo oyeron los egipcios, y la casa de Faraón se enteró de ello.  (3)  José dijo a sus hermanos: Yo soy José. ¿Vive todavía mi padre? Pero sus hermanos no podían contestarle porque estaban atónitos delante de él”

Allí mismo José se desahogó por todos los años de dolor, pero también por la emoción al ver que todo lo que había pasado no había sido en vano. 

Hechos 10:40-41 – “A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; (41) no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos”

Ya se había visto el arrepentimiento en Judá. Ya se había logrado el propósito del trato duro contra él. En ese momento José ya no necesita tratarle más con dureza. Ahora se da a conocer, pero no a los egipcios, sino a sus hermanos. De la misma manera el
Mesías no fue manifestado al mundo después de su resurrección, sino a los que antes habían caminado con Él.

Efesios 3:17b-19 – “…que, arraigados y cimentados en amor, (18) seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, (19) y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios”

José no se dio a conocer hasta que los doce hermanos estuvieran juntos. Como hemos dicho antes, esto alude a que el Mesías no se va a dar a conocer en los últimos tiempos hasta que las doce tribus estén involucradas.

También aprendemos de esto que tiene que haber unidad entre hermanos para poder tener la revelación plena del Hijo de Yosef (José).

Como los hermanos de José no le reconocieron en su primer encuentro, sino en el segundo, así el Mesías no fue reconocido por la mayoría de los judíos en su primera venida, pero lo será en relación con con su segunda venida. Ahora él se está dando a conocer como el que verdaderamente es, aquél Mesías del cual hablan todas las Escrituras.

 “…Y no había nadie con él cuando José se dio a conocer a sus hermanos…” –  Esto significa que probablemente cuando José dijo que era El, les mostro a sus hermanos que estaba circuncidado. La leyenda judía dice que los hermanos no podían creer que este alto funcionario egipcio fuera José a menos que él demostrara que había sido circuncidado.

Había una intimidad con los hermanos. De la misma manera ahora el Mesías se está dando a conocer de una manera muy íntima a los que son descendientes de las doce tribus de Israel, llamándolos de vuelta a sus raíces hebreas y dándoles a entender su relación con él no sólo de manera espiritual, sino también física.

Son del mismo pueblo y ahora es el tiempo de ser restaurado como israelita o judío. Las
personas que reciben este tipo de revelación ya no son las mismas. Su concepto de sí mismos cambia radicalmente y el concepto de quién es Yeshúa (Jesús) cambia radicalmente. Ya no le ven en el contorno gentil, sino en el contorno hebreo. Ya no le ven como el salvador de los gentiles, sino como el salvador de Israel, en primer lugar.

1 jose hermanos Egipto.jpg

“…Pero sus hermanos no podían contestarle porque estaban atónitos delante de él…” – La antigua palabra hebrea para atónitos (Bahal) significa en realidad, “asombrado” o “miedo” o incluso “aterrorizado”.

Acercaos a mí en el Génesis45:4 implica que los hermanos se encogieron de terror. Leyendas judías dicen que los hermanos estaban tan sorprendidos que sus almas dejaron sus cuerpos y sólo por un milagro de Dios sus almas regresaron.

Su disgusto es una sombra de lo que sucederá cuando los Judios vean a Jesús de nuevo:

Zacarías 12:10 – “Y derramaré sobre la casa de David y sobre losmoradores de Jerusalén,el Espíritu de gracia y de oración; y me mirarán a mí, a quien traspasaron. Sí, van llorar por élcomo se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito”

“…Y lloró tan fuerte que lo oyeron los egipcios…” – Los habitantes de Jerusalem llorarán cuando él se dé a conocer mostrando sus heridas, las señales del pacto renovado.

6d690ae666acb4ebd7f29b2dd5dea3ae.jpg

Zacarías 12:10-14 – Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito. (11) En aquel día habrá gran llanto en Jerusalén, como el llanto de Hadadrimón en el valle de Seguido. (12) Y la tierra lamentará, cada linaje aparte; los descendientes de la casa de David por sí, y sus mujeres por sí; los descendientes de la casa de Natán por sí, y sus mujeres por sí; (13) los descendientes de la casa de Leví por sí, y sus mujeres por sí; los descendientes de Simei por sí, y sus mujeres por sí; (14) todos los otros linajes, cada uno por sí, y sus mujeres por sí”

En estos momentos estamos viviendo el tiempo cuando Dios está poniendo su ciudad como una “copa de vértigo para todos los pueblos de alrededor”, y pronto habrá una guerra.

Esta guerra será ganada por el pueblo judío y la ciudad será habitada de nuevo en su lugar.

Después de esa guerra, habrá un derramamiento del Espíritu de gracia y de oración sobre los habitantes de la ciudad y les será revelado lo que antes no veían, que ese Yeshua (Jesús) que fue clavado en el madero hace casi dos mil años, es el Mesías ben Yosef prometido.

Este avivamiento mesiánico entre los ortodoxos en Jerusalem producirá una purificación del pecado y la impureza. Toda religión falsa será eliminada del país. El templo Bahai en Haifa será destruido, todas las mezquitas serán demolidas, todas las iglesias católicas serán asoladas. Las discotecas serán cerradas, los lugares de ocultismo y de kabalá desaparecerán, y el espíritu inmundo será quitado del país.

Entonces habrá una restauración del culto con sacrificios en el lugar del templo. Cuando esto suceda serán provocadas todas las naciones del mundo y se unirán de nuevo para batallar contra Jerusalém.

Daniel 9:26-27 – “Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. (27) Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador”

470723_10151161871882190_1679339661_o.jpg

Esta será la última guerra antes de la venida del Mesías ben David. En esta guerra el ejército del estado de Israel será totalmente eliminado y la santa ciudad será tomada.

Así que en esta guerra se va a terminar la destrucción del ejército del pueblo judío. Esto producirá un clamor grande en los habitantes de Jerusalém. Van a gritar pidiendo al Eterno que envíe al Mashiaj (Mesías). Entonces van a decir con todo su corazón y con toda su fuerza: “BARUJ HABA BESHEM YHWH” y entonces vendrá el Mesías de nuevo para poner sus pies en el monte de los olivos y matar, con la espada de su boca, a todos los ejércitos del mundo liderados por el antimesías (Anticristo).

Isaias 11:14 – “sino que volarán sobre los hombros de los filisteos al occidente, saquearán también a los de oriente; Edom y Moab les servirán, y los hijos de Amón los obedecerán”

Apocalipsis 19:15 – “De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso”

2ª Tesalonicenses 2:8 – “Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida”

“…lo oyeron los egipcios, y la casa de Faraón se enteró de ello…” – Los Egipcios, que simbolizan todos los gentiles, se darán cuenta de la revelación del Mesías de Israel y su gran lloro por sus hermanos judíos.

La casa de Faraón hace referencia a los gobiernos de la tierra en los últimos tiempos que serán informados cuando el Hijo de José se haya dado a conocer a sus hermanos israelitas.

“…José dijo a sus hermanos: Yo soy José. ¿Vive todavía mi padre? Pero sus hermanos no podían contestarle porque estaban atónitos delante de él…” – Ahora José habló en hebreo presentándose con su nombre hebreo. No dijo: “Yo soy Tsafnat- Paneaj”. De la misma manera, cuando el Hijo de José se presentó al rabino Shaúl ben Gamaliel (mas comúnmente conocido como Saulo de Tarso) en Hechos 9:5 dijo: “Yo soy Jesús”. Su nombre es Yeshúa. Cuando él habla con sus hermanos judíos les habla en hebreo, como está escrito en Hechos 26:14:

“Y después de que todos caímos al suelo, oí una voz que me decía (en el idioma hebreo): “Shaúl, Shaúl, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coces contra el aguijón”


Génesis 45:4-5 – “Y José dijo a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron, y él dijo: Yo soy vuestro hermano José, a quien vosotros vendisteis a Egipto.  (5)  Ahora pues, no os entristezcáis ni os pese el haberme vendido aquí; pues para preservar vidas me envió Dios delante de vosotros”

José pudo ver el propósito de Dios en todo lo que había acontecido.

Todos los dolores de José estaban con un propósito. Dios los usó para preservar a su familia y proporcionar las condiciones para que se convirtiera en una nación. José fue víctima de los hombres, pero Dios le dio la vuelta para su gloria. Nada de esto fue por una pérdida.

Si esta familia no va a Egipto, se asimilarían entre las tribus paganas de la tierra prometida y hubieran dejado de serun pueblo diferente. Dios tuvo que ponerlos en un lugar donde pudieran crecer y aun así, permanecer como una nación distintiva.

El rabino Harold Kushner escribió un libro muy vendido titulado “Cuando le suceden cosas malas a la gente buena”. Se vendieron más de medio millón de copias antes de ir a la edición de bolsillo y estuvo en el New York Times en la lista de best sellers durante todo un año.

El principal punto de su libro es decir que Dios es todo amor, pero no todo poderoso, que Dios es bueno, pero no soberano. Por lo tanto,cuando suceden cosas malas a personas buenas, es porque los acontecimientos están fuera de control de Dios. Kushner aconseja a sus lectores a “a prender a amar [a Dios] y perdonarlo a pesar de sus limitaciones”.

¡Esto ciertamente no es el Dios de la Biblia!

José se dio cuenta de que Dios regía su vida, no los hombres buenos, u hombres malos, las circunstancias o el destino. Dios estaba en control y porque Dios estaba en control de todas las cosas trabajaron juntos para siempre.

De todo esto vemos una sombra profética del Mesías y aprendemos que en los últimos tiempos el pueblo de Israel se acercará cada vez más a Yeshúa (Jesús).

El Mesías fue enviado a los gentiles para salvar vidas, según está escrito en Hechos 28:28:

“Sabed, por tanto, que esta salvación de Dios ha sido enviada a los gentiles. Ellos sí oirán”

Romanos 11:11 – “Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos”

Ese era el plan del Eterno: por causa del rechazo de los judíos, de la misma manera como José fue rechazado por sus hermanos, los gentiles podrán recibir al Hijo de José y ser salvos.


Génesis 45:6-15 – “Porque en estos dos años ha habido hambre en la tierra y todavía quedan otros cinco años en los cuales no habrá ni siembra ni siega.  (7)  Y Dios me envió delante de vosotros para preservaros un remanente en la tierra, y para guardaros con vida mediante una gran liberación.  (8)  Ahora pues, no fuisteis vosotros los que me enviasteis aquí, sino Dios; y El me ha puesto por padre de Faraón y señor de toda su casa y gobernador sobre toda la tierra de Egipto.  (9)  Daos prisa y subid adonde mi padre, y decidle: “Así dice tu hijo José: ‘Dios me ha hecho señor de todo Egipto; ven a mí, no te demores.  (10)  ‘Y habitarás en la tierra de Gosén, y estarás cerca de mí, tú y tus hijos y los hijos de tus hijos, tus ovejas y tus vacas y todo lo que tienes.  (11)  ‘Allí proveeré también para ti, pues aún quedan cinco años de hambre, para que no pases hambre tú, tu casa y todo lo que tienes.'”  (12)  Y he aquí, vuestros ojos y los ojos de mi hermano Benjamín ven que es mi boca la que os habla.  (13)  Notificad, pues, a mi padre toda mi gloria en Egipto y todo lo que habéis visto; daos prisa y traed aquí a mi padre. (14) Entonces se echó sobre el cuello de su hermano Benjamín, y lloró; y Benjamín también lloró sobre su cuello.  (15)  Y besó a todos sus hermanos, y lloró sobre ellos; y después sus hermanos hablaron con él”

¿Cuál fue la reacción de los hermanos? 

Al principio se quedaron mudos y atónitos. Les costó procesar no sólo que estaban viendo a José su hermano, sino también ver hasta donde había llegado. 

Pero después de la sorpresa, les entró miedo. Temieron que José aprovecharía la situación para vengarse de ellos por lo que le hicieron, a pesar de que José les aseguró que Dios lo había permitido por un buen propósito. Los hermanos debían aprender a recibir el perdón de José, pero también debían perdonarse a sí mismos por la falta que cometieron. 5jose-se-revela600

Como los hermanos de José le reconocieron en el segundo año de sequía es probable que el momento del derramamiento sobre los judíos del Espíritu de gracia y de oración sea durante el segundo año de los siete últimos años antes de la venida del Mesías.

“…quedan otros cinco años en los cuales no habrá ni siembra ni siega…” – José supo por los sueños del Faraón y el espíritu profético que quedaban cinco años de hambre.

Para los hijos de Israel sólo había dos años de hambre grave, puesto que José los sostuvo durante el resto del tiempo. De esto aprenderemos que los fieles, que no podrán ni comprar ni vender durante la gran tribulación, serán sustentados de manera sobrenatural por el Eterno, tal como pasó con Elias durante los años de sequía – (Apocalipsis 3:17; 1 Reyes 17:4, 14).

“…Y Dios me envió delante de vosotros para preservaros un remanente en la tierra, y para guardaros con vida mediante una gran liberación…” –  

genesis45-7 copia.jpg

Romanos 11:14 – “por si en alguna manera pueda provocar a celos a los de mi sangre, y hacer salvos a algunos de ellos”

Romanos 11:24-27 – “Porque si tú (gentil) fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo (Israel), ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo? (25) Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; (26) y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad. (27) Y este será mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus pecados”

“…Ahora pues, no fuisteis vosotros los que me enviasteis aquí, sino Dios; y El me ha puesto por padre de Faraón y señor de toda su casa y gobernador sobre toda la tierra de Egipto…” – José no echa la culpa de lo sucedido a sus hermanos. Estas palabras vienen de una persona espiritualmente madura. Los inmaduros no ven más allá de la nariz y echan la culpa a su alrededor por las cosas malas que los pasan. No entiende que detrás de los sucesos hay leyes espirituales y planes divinos. El que colabora con estos planes será prosperado, como José. José quitó la culpa de sus hermanos. De la misma manera el Hijo de José está quitando la culpa de los judíos que se arrepienten de haberle entregado a los gentiles. Dios tenía un plan con la venta de Mashiaj, fue la salvación del mundo y especialmente de Israel.

La palabra “padre”, en hebreo “av”, no solamente significa padre, sino también “consejero”, “amigo” y “patrón”. Como José fue puesto por padre de Faraón, sin superarle o igualarle en autoridad, así Cristo ha recibido de Dios el título de “av” sin superarle o igualarle.

Isaías 9:6 – “Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Poderoso, Padre (“av”), Eterno, Príncipe, Paz”

Los tres cargos que José recibió del Faraón corresponden a tres cargos del Mesías.

  • Le puso como “av”, amigo y patrón – (Isaías 9:6).
  • Le puso como señor de toda su casa – (Hebreos 3:6).
  • Le puso como gobernador sobre todo el mundo – (Mateo 28:18).

 “…Daos prisa y subid adonde mi padre, y decidle: “Así dice tu hijo José: ‘Dios me ha hecho señor de todo Egipto; ven a mí, no te demores…” – Las cosas sucederán rápidamente en los últimos tiempos. “subid adonde mi padre” – Esto alude a la cosecha, por medio del cual todos los que son del Mesías subirán a la tierra de Israel desde los cuatro ángulos de la tierra.

Isaías 11:12 – “Alzará un estandarte ante las naciones, reunirá a los desterrados de Israel, y juntará a los dispersos de Judá de los cuatro confines de la tierra”

Mateo 24:29-31 – “Pero inmediatamente después de la tribulación de esos dias…….enviará a sus ángeles con UNA GRAN SHOFAR y REUNIRAN a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta el otro”

 

   En Mateo 24 hay varios tiempos en los eventos finales que deben ser considerados:

  1. El principio de dolores de parto – (Mateo 24:5-8).
  2. Los dolores de parto – (Mateo 24:9-14).
  3. La gran tribulación – (Mateo 24:15-28).
  4. La venida del Hijo del Hombre y la ira de Dios – (Mateo 24:29-31).

La cosecha (arrebatamiento) vendrá después de la gran tribulación. Como en los tiempos de Elias, hubo sequía durante 3 1⁄2 años, parece ser que el tiempo de gran tribulación durará 3 1⁄2 años, que sería la última parte de la 70a semana de Daniel. Durante ese tiempo la persecución sobre los fieles será peor que antes – (Daniel 9:27).

No es lo mismo la gran tribulación que la ira de Dios. La gran tribulación será para Jacob.

Jeremías 30:7 – “¡Ay! porque grande es aquel día, no hay otro semejante a él; es tiempo de angustia para Jacob, mas de ella será librado”

Apocalipsis 12:17 – “Entonces el dragón se enfureció contra la mujer (Israel=Jacob), y salió para hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesús”

La gran tribulación será para los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Cristo. La gran tribulación es causada por un sistema mundial maligno, dirigido por el hombre de pecado, el anti-mesías.

2 Tesalonicenses 2:3-4 – “Que nadie os engañe en ninguna manera, porque (el día del Eterno) no vendrá sin que primero venga la apostasía y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se exalta sobre todo lo que se llama dios o es objeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios”

Daniel 9:27; 11:31 y 12:11 – “Y él hará un pacto firme con muchos por una semana, pero a la mitad de la semana pondrá fin al sacrificio y a la ofrenda de cereal. Sobre el ala de abominaciones vendrá el desolador, hasta que una destrucción completa, la que está decretada, sea derramada sobre el desolador… Y de su parte se levantarán tropas, profanarán el santuario fortaleza, abolirán el sacrificio perpetuo y establecerán la abominación de la desolación… Y desde el tiempo en que el sacrificio perpetuo sea abolido y puesta la abominación de la desolación, habrá mil doscientos noventa días”

La gran tribulación es iniciada en el momento cuando la abominación desoladora sea levantada en el templo en Jerusalén.

Mateo 24:15 – “Por tanto, cuando veáis la ABOMINACION DE LA DESOLACION, de que se habló por medio del profeta Daniel, colocada en el lugar santo (el que lea, que entienda)”.

La idea de que los gentiles que creen en el Mesías serán arrebatados al cielo para ser liberados de la gran tribulación y los judíos serán dejados para pasar la gran tribulación está basada en una teología de reemplazo y de antijudaismo.

Mateo 24:21-22 – “porque habrá entonces una gran tribulación, tal como no ha acontecido desde el principio del mundo hasta ahora, ni acontecerá jamás. Y si aquellos días no fueran acortados, nadie se salvaría; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados”

Mateo 24:27 – “Porque así como el relámpago sale del oriente y resplandece hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre”

El momento del levantamiento de la abominación de la desolación es el inicio de la gran tribulación. Según la eseñanza de nuestro Maestro, los escogidos pasarán la gran tribulación. No habrá ninguna venida escondida, secreta, del Mesías.

1 Tesalonicenses 4:15-17 – “Por lo cual os decimos esto por la palabra del Señor: que nosotros los que estemos vivos y que permanezcamos hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Pues el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con la trompeta de Dios, y los muertos en el Mesías se levantarán primero. Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre”

Cuando el Mesías venga a la tierra para ejecutar la ira del Eterno, estarán los santos con él.

Apocalipsis 19:11-15 – “Y vi el cielo abierto, y he aquí, un caballo blanco; el que lo montaba se llama Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y hace la guerra. Sus ojos son una llama de fuego, y sobre su cabeza hay muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino El. Y está vestido de un manto empapado en sangre, y su nombre es: El Verbo de Dios. Y los ejércitos que están en los cielos, vestidos de lino fino, blanco y limpio, le seguían sobre caballos blancos. De su boca sale una espada afilada para herir con ella a las naciones, y las regirá con vara de hierro…….”

“…Entonces se echó sobre el cuello de su hermano Benjamín, y lloró; y Benjamín también lloró hermano8.jpgsobre su cuello…” –  La palabra hebrea que ha sido traducida como “cuello” aparece en relación con Benjamín en forma plural, “cuellos”. Se hace alusión a los dos templos que estaban en el territorio de Benjamín.

El lloro de José sería profético por también ver la destrucción de los dos templos futuros en el territorio de su hermano. El lloro de Benjamín también sería profético en relación al último lugar donde estuvo el tabernáculo, en Shiló, que pertenece al territorio de José, en la tierra de Efraím. El lloro de Benjamín corresponde también al momento cuando el pueblo judío reconozca a Jesús, según la profecía de Zacarías 12.


  • El favor del Rey:

La noticia de José y sus hermanos se hizo pública en todo Egipto.  Llegó también a oídos del Faraón.

Génesis 45:16-20 – “Cuando se oyó la noticia en la casa de Faraón, de que los hermanos de José habían venido, le agradó a Faraón y a sus siervos.  (17)  Entonces Faraón dijo a José: Di a tus hermanos: Haced esto: cargad vuestras bestias e id a la tierra de Canaán;  (18)  y tomad a vuestro padre y a vuestras familias y venid a mí y yo os daré lo mejor de la tierra de Egipto, y comeréis de la abundancia de la tierra.  (19)  Y a ti se te ordena decirles: Haced esto: tomad carretas de la tierra de Egipto para vuestros pequeños y para vuestras mujeres, y traed a vuestro padre y venid.  (20)  Y no os preocupéis por vuestras posesiones personales, pues lo mejor de toda la tierra de Egipto es vuestro”

El favor que José había alcanzado con el Faraón también se dejó sentir sobre toda su familia. José entendió bien que todo lo que pasó él fue para bien, y para preservar a su familia – (45:4-8).


Génesis 45:21-24 – “Y así lo hicieron los hijos de Israel; y José les dio carretas conforme a la orden de Faraón, y les dio provisiones para el camino.  (22)  A todos ellos les dio mudas de ropa, pero a Benjamín le dio trescientas piezas de plata y cinco mudas de ropa.  (23)  Y a su padre le envió lo siguiente: diez asnos cargados de lo mejor de Egipto, y diez asnas cargadas de grano, de pan y de alimentos para su padre en el camino.  (24)  Luego despidió a sus hermanos, y cuando se iban les dijo: No riñáis en el camino”

Jacob envió regalos al gobernador de Egipto para que sus hijos hallaran gracia delante de él.  Pero de regreso él recibió mucho más; y el mejor regalo de todos fue la noticia de que su José vivía.


Génesis 45:25-28 – “Y subieron de Egipto y vinieron a la tierra de Canaán, a su padre Jacob.  (26) Y le informaron, diciendo: José vive todavía, y es gobernante en toda la tierra de Egipto. Pero él se quedó atónito porque no les podía creer. (27) Pero cuando ellos le contaron todas las cosas que José les había dicho, y cuando vio las carretas que José había enviado para llevarlo, el espíritu de su padre Jacob revivió. (28) Entonces Israel dijo: Basta, mi hijo José vive todavía. Iré y lo veré antes que yo muera”

Aquí no se revela si sus hijos le contaron “toda” la verdad de lo que le había sucedido a José. Pero lo que se hace evidente es que a Jacob no le interesaba escuchar los detalles. 

Todo lo que quería oír era que su hijo amado vivía aún, y no podían retrasarse en su partida para ir a verlo.

“…Y le informaron, diciendo: José vive todavía…” – Jesús vive todavía y es gobernante entre muchos gentiles que le han recibido como su Salvador y Señor.

“…Pero cuando ellos le contaron todas las cosas que José les había dicho, y cuando vio las carretas que José había enviado para llevarlo, el espíritu de su padre Jacob revivió…”  – El texto bíblico dice que Jacob “revivió”.  Después que creyó que José había muerto, Jacob quedó como “muerto en vida” – (Gen. 37:34-35); pero él volvió a tener esperanza y ánimo luego de la buena nueva que su hijo vivía. 

De la misma manera está pasando con el pueblo judío hoy en día. Al principio no pueden creer que aquel que vino a ellos es el Mesías de Israel. Pero luego lo harán y entonces revivirá el espíritu de Israel. Mashiaj ben Yosef es el único que puede hacer revivir el espíritu de Israel. El lo hará mediante sus emisarios que vienen con evidencias claras. Así se dará a conocer a Israel. Será mediante los israelitas.

 “…Entonces Israel dijo: Basta, mi hijo José vive todavía. Iré y lo veré antes que yo muera…” –  La Torá cambia el nombre de Jacob de un versículo a otro. Cuando el espíritu de Jacob revive es llamado Israel. Pronto llegará el momento histórico cuando Israel como nación reconozca que Jesús aún vive.

Sabiendo que el hijo favorito estaba vivo de entre los muertos, por así decirlo -cambió el testimonio de Israel de “…todas estas cosas estánen mi contra…” – (Génesis 42:36) a “..Con eso me basta…”

Este testimonio de fe viene de Israel, no de Jacob. Cuando Jacob estaba a cargo, vimos lloriqueo, autocompasión, queja, es decir el tipo de hombre no creyente. Sin embargo, Israel, el hombre que Dios venció, tenía un testimonio de fe.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s