6. Desde la esclavitud del desierto

Continuamos con la parte 6 de – Los Judíos – Pueblo escogido, Pueblo perseguido.

En el cautiverio de Egipto Israel iba formándose en una nación, -Murieron José, todos sus hermanos y toda aquella generación. Pero los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, llegaron a ser numerosos y fuertes en extremo, y se llenó de ellos la tierra.

Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José, y dijo a su pueblo:

Éxodo 1:6-9. 11-14 – “«Mirad, el pueblo de los hijos de Israel es más numeroso y fuerte que nosotros.” Entonces pusieron sobre ellos comisarios de tributos para que los oprimieran con sus cargas. Así edificaron para el faraón las ciudades de almacenaje, Pitón y Ramesés. Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel. Los egipcios hicieron servir a los hijos de Israel con dureza, y amargaron su vida con dura servidumbre en la fabricación de barro y ladrillo, en toda labor del campo y en todo su servicio, al cual los obligaban con rigor”

Amram y Jocabed que eran de la tribu de Leví, tuvieron en Egipto a sus hijos María, Aarón y Moisés. Cerca del nacimiento de Moisés el faraón había dado una orden de que todos los hijos varones de los israelitas tenían que ser asesinados y tirados al Nilo, porque temía que el pueblo de Israel iba a ser demasiado fuerte.

parteras

La hija del faraón rescató al niño Moisés que estaba flotando en una canasta entre los río. y lo recogió como hijo suyo. La hermana mayor de Moisés hizo un arreglo para que la propia madre pudiese amamantar al hermanito.

Éxodo 2:9-10 – a la cual dijo la hija de Faraón: Lleva a este niño y críamelo, y yo te lo pagaré. Y la mujer tomó al niño y lo crió. (10) Y cuando el niño creció, ella lo trajo a la hija de Faraón, la cual lo prohijó, y le puso por nombre Moisés, diciendo: Porque de las aguas lo saqué”

La hija de faraón crió a Moisés en la sabiduría egipcia.imagen-3

Éxodo 2:11,12,15 – “En aquellos días sucedió que, crecido ya Moisés, salió a visitar a sus hermanos. Los vio en sus duras tareas, y observó a un egipcio que golpeaba a uno de sus hermanos hebreos. Entonces miró a todas partes, y viendo que no había nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena. Cuando el faraón oyó acerca de este hecho, procuró matar a Moisés; pero Moisés huyó de la presencia del faraón y habitó en la tierra de Madián. Allí se sentó junto a un pozo”

Moisés tomó por esposa a la hija de un sacerdote madianita, Raid, que se llamaba Séfora. Moisés y Séfora tuvieron dos hijos, Gersón y Eliecer.

Éxodo 2:23-25 – “Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto. Los hijos de Israel, que gemían a causa de la servidumbre, clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos desde lo profundo de su servidumbre. Dios oyó el gemido de ellos y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Y miró Dios a los hijos de Israel, y conoció su condición”

Dios se apareció a Moisés en el Monte Horeb en una zarza ardiente y lo envió a faraón para que solicitase la liberación de su pueblo. Aarón y María apoyaron a Moisés actuando Aarón de portavoz de su hermano.zarzardia

Éxodo 3:5,7,8,10 – “Dios le dijo: —No te acerques; quita el calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. Dijo luego YHVH: —Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto he oído su clamor a causa de sus opresores, pues he conocido sus angustias. Por eso he descendido para librarlos de manos de los egipcios y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha a una tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo. Ven, por tanto, ahora, y te enviaré al faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los hijos de Israel”

Dios doblegó el corazón del faraón para que dejase ir a los israelitas de la esclavitud de Egipto, a través de las diez plagas, que fueron la conversión del agua del Nilo en sangre, la plaga de ranas, piojos y moscas, la plaga en el ganado, úlceras, granizo, langostas, la plaga de las tinieblas y la muerte de los primogénitos.

12977038_872467106195739_7484602245558769960_o.jpg

El éxodo, o sea, la salida de Egipto, aconteció, según distintas estimaciones, sobre el año 1450 ó 1280 antes de nuestra era. Lo hebreos, unos 600 000 hombres, mas mujeres y niños, salieron de Egipto bajo el liderazgo de Moisés después de 430 años de esclavitud. Con ellos salieron también personas ajenas a la comunidad.

Los hebreos llevaron consigo los huesos de José, que serían sepultados posteriormente en Siquem, y llevaron también oveja cabras y ganado. El pueblo tuvo tanta prisa por salir que la masa del pan no tuvo tiempo para leudarse. Los israelitas deben quedar en vigilia esa santa noche de pascua de generación en generación.

Éxodo 12:42 – “Es noche de guardar para YHVH, por haberlos sacado en ella de la tierra de Egipto. Esta noche deben guardarla para YHVH todos los hijos de Israel a lo largo de sus generaciones”

Dios estableció consagrar a los primogénitos para Él, como símbolo del hecho de que los primogénitos habían sido salvados de la última plaga a través de la sangre del cordero puesta en los dos postes de la casa, sobre lo que Dios había hablado a Moisés de la siguiente manera:tem123_pascua3

Éxodo 12:7,13 – “Tomarán de la sangre (del cordero) y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. La sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; veré la sangre y pasaré de largo ante vosotros, y no habrá entre vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto”

Dios guiaba en el camino a los israelitas que habían huido del cautiverio, en una columna de nube de día y en una columna de fuego de noche. Sin embargo, el faraón salió con su ejército en pos de ellos para detenerles, pero el ángel del Señor iba protegiendo a los israelitas. El mar rojo se abrió para los israelitas, pero fue la destrucción para el ejército del faraón.

Éxodo 14:22,28 – “Entonces los hijos de Israel entraron en medio del mar, en seco, y las aguas eran como un muro a su derecha y a su izquierda. Pues al volver las aguas, cubrieron los carros, la caballería y todo el ejército del faraón que había entrado tras ellos en el mar; no quedó ni uno de ellos”

13064531_890687191040397_3723269165737117584_o (1).jpg

Los israelitas dieron gracias a Dios por su salvación pero hambrientos, empezaron a murmurar contra Moisés en el desierto y deseaban volver a las ollas de carne de Egipto.

Durante la caminata en el desierto Dios dio a su pueblo agua para beber y codornices y maná para comer. Los israelitas podían recoger por las mañanas el maná caído del cielo, pero sólo tenían permiso de recoger la cantidad necesaria para un día. La sexta mañana había que recoger una doble porción para el Sabbat. El maná se derretía durante el día por el calor del sol. Blanco crujiente y fino, el maná sabia a hojuelas con miel y eran como semillas de culantro.

Mana del cielo.jpeg

Para Moisés el liderazgo y la enseñanza del pueblo eran como una carga pesada sobre sus hombros. Siguiendo el consejo su suegro Reuel, escogió hombres virtuosos para ayudarle, para no agotarse demasiado a sí mismo ni agotar al pueblo. Aquellos actuaban como jefes y jueces del pueblo. En asuntos complicados el pueblo seguía dirigiéndose a Moisés.

Moisés era un hombre humilde con quien Dios habló cara a cara.

Éxodo 19:1-6 – En el mes tercero de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en el mismo día llegaron al desierto de Sinaí. (2) Habían salido de Refidim, y llegaron al desierto de Sinaí, y acamparon en el desierto; y acampó allí Israel delante del monte. (3) Y Moisés subió a Dios; y Jehová lo llamó desde el monte, diciendo: Así dirás a la casa de Jacob, y anunciarás a los hijos de Israel: (4) Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí. (5) Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. (6) Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel

Dios apareció y habló con Moisés diciendo al pueblo que se consagrara y se preparara porque Él iba a descender al Monte Sinaí. El tercer día después de eso empezó a haber sinai.jpgtruenos y relámpagos. Se vio una nube espesa sobre el Monte Sinaí, desde dónde se escuchó un sonido fuerte de trompeta. El monte echaba humo y estaba temblando y ardiendo con fuego. Dios pidió que Moisés subiera al monte, y se quedó allí durante 40 días y noches.

Dios escribió en tablas de piedra los siguientes mandamientos:

Éxodo 20:2-17, Deuteronomio 5 – “Yo soy YHVH, tu Dios. No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen ni te inclinarás a ellas ni las honrarás. No tomarás el nombre de YHVH, tu Dios, en vano. Acuérdate del sábado para santificarlo. Honra a tu padre y a tu madre. No matarás. No cometerás adulterio. No hurtarás. No dirás contra tu prójimo falso testimonio. No codiciarás la casa de tu prójimo: no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni cosa alguna de tu prójimo”

monte-sinai

Los diez mandamientos de Dios y los demás estatutos y ordenanzas fueron establecidos para el bienestar del pueblo. Dios dio órdenes también sobre los sacrificios. El animal sacrificado, que tenía que ser sin defecto, actuaba de sustituto del culpable. Dios estableció la sangre corno instrumento de expiación – (Levítico 17:11). El hombre no puede permanecer con su propia justicia ante Dios santo, y por lo tanto necesita un sacrificio de expiación.

Los israelitas llevaron consigo el tabernáculo durante su camino en el desierto, o sea, un santuario transportable, y el arca del pacto, que contenía, además de las tablas de la ley, una vasija de maná y la vara de Aarón. El Señor estableció edificar el tabernáculo y poner el arca del pacto en el Santo de los santos.

Parecer-del-tabernaculo

La habitación exterior que se llamaba luagar Santo, contenía de incienso cubierto de oro, una mesa y un candelabro de siete lámparas (Menorah). El altar del holocausto se situaba en el atrio que rodeaba el tabernáculo. Acabados todos los preparativos relacionados con el tabernáculo, una nube cubrió al santuario y lo lleno de la gloria del Señor. Por la noche la nube se alumbraba con fuego. Los israelitas continuaban su camino siempre cuando la nube ascendía por encima del tabernáculo.

Tabernaculo-2

Aarón fue el primer sumo sacerdote de los israelitas siendo los varones de su tribu los sacerdotes. (hehr. kohanim) La responsabilidad de los sacerdotes era servir en el tabernáculo realizando los sacrificios, ofrendas y cultos. Tenían que bendecir al pueblo con la siguiente bendición:

Números 6:24-26 – »YHVH te bendiga, y te guarde; (25) YHVH haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; (26) YHVH alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz»

Se estableció a los levitas con 25-50 años como ayudantes de Aarón y sus hijos, para llevar a cabo los cultos en el tabernáculo y el mantenimiento de los utensilios del mismo.

levitas-coro-60percent

Los israelitas tenían que apartarse del mal y servir al Señor

Levítico 20:26 –Habéis, pues, de serme santos, porque yo YHVH soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos”

Levítico 22:32-33 – Y no profanéis mi santo nombre, para que yo sea santificado en medio de los hijos de Israel. Yo YHVH que os santifico, (33) que os saqué de la tierra de Egipto, para ser vuestro Dios. Yo YHVH”

Las tribulaciones probaban la fe del pueblo de Dios. Una parte del pueblo se rebeló contra el liderazgo de Moisés y Aarón. María y Aaron por su parte criticaron a Moisés por haberse casado con una mujer nubia. El camino de los israelitas en el desierto se alargó durando cerca de 40 años por su incredulidad y murmuración. La generación que había salido de Egipto no entró en la tierra prometida, excepto Josué y Caleb. Incluso Moisés sólo pudo ver la tierra prometida pero nunca lo pisó.

desierto.jpg

Números 27:12-13, 18, 20 – “YHVH dijo a Moisés: —Sube a este monte Abarim y verás la tierra que he dado a los hijos de Israel. Después que la hayas visto, tú también serás reunido con tu pueblo, como fue reunido tu hermano Aarón. YHVH dijo a Moisés: —Toma a Josué hijo de Nun, hombre en el cual hay espíritu, y pon tu mano sobre él. Pon parte de tu dignidad sobre él, para que toda la congregación de los hijos de Israel le obedezca”

Moisés exhortaba a su pueblo a amar al Señor y guardar sus mandamientos. Les recordaba de las bendiciones de Dios fruto de la obediencia, y les advertía de los castigos de la desobediencia.

Deuteronomio 30:20 – amando a YHVH tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró YHVH a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar”

Deuteronomio 6:1-3 Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que YHVH vuestro Dios mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla; (2) para que temas a muerte-de-Moises.jpgYHVH tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados. (3) Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho YHVH el Dios de tus padres

Moisés murió en la tierra de Moab, en el monte de Nebo enfrente de Jericó.

Deuteronomio 34:7-8 – Era Moisés de edad de ciento veinte años cuando murió; sus ojos nunca se oscurecieron, ni perdió su vigor. (8) Y lloraron los hijos de Israel a Moisés en los campos de Moab treinta días; y así se cumplieron los días del lloro y del luto de Moisés


(No te pierdas las próximas partes en: Pueblo escogido, Pueblo perseguido)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s