Éxodo 7 – Primera plaga

Éxodo 7:1-2 – “YHVH dijo a Moisés: Mira, yo te he constituido dios para Faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta. (2) Tú dirás todas las cosas que yo te mande, y Aarón tu hermano hablará a Faraón, para que deje ir de su tierra a los hijos de Israel”

Moisés estaba maldispuesto para presentarse por segunda vez delante de Faraón, queexo-5a era tan superior a él desde un punto de vista mundano, pero Dios le recordó que, como representante del Dios del cielo y de la tierra, él era superior a Faraón. El poder de Faraón no era sino humano; el suyo era divino. El iba a ser para Faraón como “dios“, con autoridad y poder para ordenar obediencia.

Faraón había rechazado el lidiar directamente con YHVH, como dijo en Éxodo 5:2: “¿Quién es Jehová, para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco a YHVH, ni tampoco dejaré ir a Israel”. Por lo tanto, Dios lidiaría con Faraón a través de Moisés.

“…y tu hermano Aarón será tu profeta…” – Así como un profeta es un portavoz de Dios, así Aarón había de hablar para Moisés, había de interpretar sus órdenes para Faraón y para los israelitas – (cap. 4:16).


Éxodo 7:3-6 – Y yo endureceré el corazón de Faraón, y multiplicaré en la tierra de Egipto mis señales y mis maravillas. (4) Y Faraón no os oirá; mas yo pondré mi mano sobre Egipto, y sacaré a mis ejércitos, mi pueblo, los hijos de Israel, de la tierra de Egipto, con grandes juicios. (5) Y sabrán los egipcios que yo soy YHVH, cuando extienda mi mano sobre Egipto, y saque a los hijos de Israel de en medio de ellos. (6) E hizo Moisés y Aarón como YHVH les mandó; así lo hicieron”

“…Y yo endureceré el corazón de Faraón…” – El endurecimiento del corazón de Faraón no es debido a una decisión predeterminada del Eterno, porque violaría el principio de la libertad para elegir. El Eterno le dio muchas oportunidades a Faraón para arrepentirse de su pecado.

farao.jpg

2 Pedro 3:9 – “El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con vosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento”

1 Timoteo 2:4 – “…el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad”

Dios le dice a Moisés que él va a endurecer el corazón de Faraón para multiplicar sus señales y prodigios. Sin embargo, vemos como el Eterno no endurece el corazón de Faraón hasta después de haber pasado cinco plagas. Durante las cinco primeras plagas, fue el mismo Faraón que fortaleció su corazón para no hacer caso a la palabra del Eterno.

En Éxodo 4:21 Dios dice que él va a fortalecer el corazón de Faraón. La palabra hebrea es “jazak”, que significa “hacerse/ser fuerte”, “tener valor”, “endurecerse”.

El Eterno prometió fortalecer el corazón de Faraón para que él siguiera en su decisión rebelde y no perdiera esa fuerza para resistir al Eterno. Si Dios no hubiera fortalecido su interior, no podría haber hecho los últimos grandes milagros ante todo el mundo. Así que YHVH se aprovechó de la obstinación de Faraón cuando él ya había tomado la decisión de ir por el camino rebelde.

En Éxodo 7:3 vemos como el Eterno dice que va a endurecer el corazón de Faraón. La palabra hebrea es “kashá” que significa “ser duro”, “difícil”. Es la única vez que la palabra endurecer aparece en relación con Faraón.

En las primero cinco plagas vemos como Faraón fortalece su propio corazón en su rebeldía. En Éxodo 7:13, 22; 8:19 (8:15 en el hebreo); 9:12, 35; 10:20, 27; 11:10; 14:4, 8, 17; se encuentra la palabra “jazak”, “fortalecer”. En Éxodo 7:14; 8:15 (8:11 heb.), 32 (28 heb.); 9:7, 34; 10:1 aparece la palabra “kavad”, que significa “ser pesado”, “pesar”, “ser una carga”; “recibir honores”.

Aprendemos que cuando una persona se empeña en rebelarse contra la voluntad del Eterno llegará a un punto donde la gracia del Eterno se retira y ya no habrá más posibilidad de arrepentimiento.

Ya pasó la raya y es juzgada para ser un vaso de ira preparado para la Destrucción.

Romanos 9:22 – “¿Y qué, si Dios, aunque dispuesto a demostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia a los vasos de ira preparados para destrucción?”

El Eterno fortalece la persona en su rebeldía con un triple propósito:

  1. Para fortalecer la decisión de la persona y así darle el derecho de vivir según su propia decisión libre. Escogió ese camino y por ese camino tendrá que caminar y sufrir las consecuencias de su decisión.
  2. Para mostrar a todo el mundo que el aparente arrepentimiento que la persona pueda mostrar hacia fuera no era sincera – (9:27), para que cuando venga el castigo, nadie diga que Elohim castigó a los arrepentidos. Su rebeldía es obvia a todos y por lo tanto nadie se equivoca a pensar que el castigo divino vino por una injusticia del Eterno.
  3. Para así mostrar su poder mediante los fuertes castigos que son manifestados de modo que el pueblo de Israel y las demás naciones conozcan su tremendo poderío – (Éxodo 7:3-5; 9:15-16).

“…Multiplicaré … mis señales…” – El propósito de Dios de revelar su poder tanto a Israel como a los egipcios, mediante una larga serie de milagros, se presenta aquí claramente por primera vez. Previamente se habían dado tres señales – (cap 4:3-9) y se había mencionado una de las plagas – (cap 4:23). Ahora iban a multiplicarse las señales y maravillas, excediendo grandemente cualquier cosa que Moisés mismo pudiera haber esperado – (caps 3:20; 6:6).

“…Pondré mi mano sobre Egipto…” – Dios previó la obstinación de Faraón, quien estaba en libertad para oponer su voluntad a la de Dios, si elegía hacerlo. Habría, pues, un gran despliegue de poder divino, de tal manera que llamaría la atención de todo Egipto y también de las naciones circunvecinas. Como resultado, se respetarían el poder y la majestad del verdadero Dios y las naciones tendrían miedo de molestar a su pueblo – (Exo. 15: 14-16; Deut. 2: 25; 11: 25; etc.).

Dios planeó e hizo Su trabajo para mostrar a los Egipcios que Él era el Señor. Él hace lo mismo en obrando en Su iglesia, mostrando Su sabiduría a seres angelicales, a fieles e infieles – (Efesios 3:10-11). Él hace lo mismo en vidas individuales, mostrando Su bondad y poder a un mundo que esta en la búsqueda.

“Los creyentes son las Biblias del mundo, al estudiarlos los hombres pueden llegar al conocimiento del Señor mismo” – (Meyer)

“Estos milagros también serían una invitación para los Egipcios para creer personalmente en el Señor. Así la invitación fue impresa repetidamente … y algunos aparentemente sí creyeron, puesto que había una ‘multitud mixta’ (Éxodo 12:38) que dejó a Egipto con Israel.” – (Kaiser)

“…Hizo Moisés y Aarón…” – La obediencia de Moisés y Aarón a Dios de aquí en adelante fue constante e incondicional, hasta que Aarón presidió en la adoración del becerro de oro – (cap 32: 21-24) y Moisés hirió la roca, cuando se le había ordenado que le hablara – (Núm. 20:8-11).


Éxodo 7:7-13 – “Era Moisés de edad de ochenta años, y Aarón de edad de ochenta y tres, cuando hablaron a Faraón. (8) Habló YHVH a Moisés y a Aarón, diciendo: (9) Si Faraón os respondiere diciendo: Mostrad milagro; dirás a Aarón: Toma tu vara, y échala delante de Faraón, para que se haga culebra. (10) Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron como YHVH lo había mandado. Y echó Aarón su vara delante de Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra. (11) Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos; (12) pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos. (13) Y el corazón de Faraón se endureció, y no los escuchó, como YHVH lo había dicho”

“…De edad de ochenta años…” – La edad de Moisés es confirmada por la declaración de que tenía 120 años cuando murió – (Deut. 31:2; 34:7), lo que ocurrió 40 años después del 540 éxodo – (Deut. 29:5). Se nos dice que Aarón tenía 123 años cuando murió – (Núm 33:38, 39).

“…Mostrad milagro…” – Era obvio que si Faraón les concedía otra audiencia, requeriría de ellos una presentación de credenciales que probara su pretensión de ser mensajeros del Dios altísimo. Mientras no se les hiciera tal pedido, no había necesidad de realizar milagros delante de él. Por esa razón no habían efectuado ningún milagro en su entrevista anterior. Sin embargo, ahora había llegado el tiempo cuando se les demandarían sus credenciales, y les fue dada la orden expresa de exhibir la primera señal – (ver cap 4:3, 4).

las10plagas.jpg

“…Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros…” – Los “sabios” eran educados en la ciencia y el arte de escribir. Los “hechiceros” eran encantadores que pretendían poder producir hechizos mágicos. La palabra traducida “magos” es el equivalente egipcio de la palabra hebrea traducida “hechiceros“.

La magia era objeto de mucha atención y mucho estudio en Egipto, como lo demuestran los textos que existen sobre magia. Consistía en gran medida en encantamientos que, se pensaba, tenían poder sobre hombres y bestias, especialmente sobre reptiles. Que esos hombres deben haber logrado resultados reales en su práctica de la magia es obvio, ya que se los ha tenido en alta estima a través de los siglos. Por lo tanto, debe suponerse que realizaban por lo menos algunas de esas maravillas por el poder de malos espíritus, aunque muchas fueran sin duda meras tretas.

“…pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos… – Se vio a la vara de Moisés convertirse en una culebra, pero una palabra Hebrea diferente es usada aquí, la expresión no es la misma usada normal29-210x390.jpgpreviamente para serpiente, heb. najásh (cap. 4: 3), pero es improbable que se refiera a una especie diferente. Sin duda las dos palabras se usan como sinónimos.– tambien algo como un cocodrilo, lo cual era un símbolo Egipcio en si mismo.

“Cuando fue arrojado se convirtió en un tannin (‘gran culebra,’ ‘dragón,’ o ‘cocodrilo’)….La conexión del nombre tannin con el símbolo Egipcio es más claro en Salmos 74:13 y Ezequiel 29:3” (Kaiser)

Aparentemente esto no era mera magia; los encantamientos de los hechiceros Egipcios eran ejemplos de un poder demoniaco y oscuro el cual mostraba en si mismo lo que parecía ser milagros

Milagros – o al parecer milagros aparentes – son parte del arsenal de Satanás. Pablo escribió después de este tema: inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos – (2 Tesalonicenses 2:9-10).

Esto significa que los milagros pueden probar que algo es sobrenatural, pero no pueden probar que algo sea verdad.

Estos hechiceros Egipcios eran inteligentes, hombres de letras; pero les faltaba la sabiduría de Dios, como Pablo observó de ellos en 2 Timoteo 3:7-9:

“Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos”

Un dato interesantes es que el texto no dice que fue la serpiente de Aarón que devoró las serpientes de ellos. Después de haberse convertido otra vez en vara, devoró las varas de los demás. Esto muestra la superioridad del poder del Eterno sobre el poder mágico que viene de los demonios.

Charles Spurgeon predicó un maravilloso mensaje titulado El poder de la vara de Aarón, en el cual él usa este como un ejemplo de la verdad de que el poder de Dios es más grande que cualquier cosa, la cual puede “devorar” nuestros ídolos y pecados.


  • Primera plaga: 

Éxodo 7:14-18 – “Entonces YHVH dijo a Moisés: El corazón de Faraón está endurecido, y no quiere dejar ir al pueblo. (15) Ve por la mañana a Faraón, he aquí que él sale al río; y tú ponte a la ribera delante de él, y toma en tu mano la vara que se volvió culebra, (16) y dile: YHVH el Dios de los hebreos me ha enviado a ti, diciendo: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva en el desierto; y he aquí que hasta ahora no has querido oír. (17) Así ha dicho YHVH: En esto conocerás que yo soy YHVH: he aquí, yo golpearé con la vara que tengo en mi mano el agua que está en el río, y se convertirá en sangre. (18) Y los peces que hay en el río morirán, y hederá el río, y los egipcios tendrán asco de beber el agua del río”

Aquí Dios le imparte a Moisés las instrucciones finales para que anunciara a Faraón el primero de una serie de castigos divinos que caerían sobre la tierra de Egipto. Tebas era la capital del país durante el período de los faraones de la decimoctava dinastía, pero es difícilmente concebible que Moisés realizara esos milagros allí, a centenares de kilómetros al sur del delta, donde estaba situada la tierra de Gosén. El pasaje del Sal. 78: 43 se refiere a las plagas como que se efectuaron “en el campo de Zoán“.

Puesto que la Zoán bíblica es la antigua Tanis, en la parte oriental del delta -una ciudad construida siete años después que Hebrón en Palestina – (Núm. 13: 22)-, debe ser que el rey estaba residiendo por un tiempo en Tanis, o cerca de ella, durante el 541 tiempo de las plagas. Se sabe que había palacios reales en varias partes del país.

Lo primero que Moisés atacó fueron los poderes mágicos de Egipto. Luego sigue atacando uno por uno de los dioses de los egipcios. En la primera plaga fue atacado el mismo Faraón que se dijo ser un dios, y Moisés le descubrió en su humanidad de tener que ir al río para hacer sus necesidades como cualquier hombre.

Faraón solía salir muy temprano por la mañana para evacuar sus órganos en el río para que la gente no se diera cuenta de que era un hombre normal. Él decía que era un dios y por eso no necesitaba hacer sus necesidades.

Dios usó a Moisés para juzgar todos los dioses de Egipto, según está escrito en Éxodo 12:12:

“Porque esa noche pasaré por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, tanto de hombre como de animal; y ejecutaré juicios contra todos los dioses de Egipto. Yo soy YHVH”

“…y dile: YHVH el Dios de los hebreos me ha enviado a ti…” – Hay tres términos que son utilizados en las Escrituras para hablar del pueblo escogido:

  1. Hebreos.
  2. Hijos de Israel.
  3. Judíos.
  1. Abraham fue el primer hebreo, según Génesis 14:13. Desde entonces todos sus descendientes por vía de Isaac y Jacob también son llamados hebreos.
  2. Los hijos de Israel son los descendientes de Jacob que recibió el nombre de Israel.
  3. El término “judíos” fue usado inicialmente sobre los integrantes del reino del sur que comprendía las dos tribus Judá y Benjamín y también gran parte de los levitas – (2 Reyes 16:6; Jeremías 32:12; Daniel 3:8).

“…En esto conocerás…” – En una visita previa, Faraón había declarado: “No conozco a YHVH” – (cap. 5: 2). Moisés ahora advierte al imprudente monarca que pronto le será dada una oportunidad de saber algo del poder de Dios – (cap. 9:14). El dios Nilo, la fuente de fertilidad y bendiciones, habría de convertirse en un instrumento de muerte.

Las plagas que caerían sobre los egipcios no sólo tenían el propósito de hacer que Faraón y su pueblo reconocieran al verdadero Dios sino también de destruir la confianza en el poder y en la protección de sus falsos dioses – (cap. 12: 12).

“Las ‘plagas’ son descritas por palabras Hebreas afines, todas con el significado de ‘golpear’ o ‘atacar’.– (Cole)

Cada plaga es como si Dios golpeara o diera una paliza a la deidad que los Egipcios adoraban.

El dios Egipcio Khnum se decía que era el guardián del Nilo, y esto mostró que él era incapaz de proteger su territorio. El dios Hapi (ver nuestro articulo sobre: el dios Hapi) se decía que era el espíritu del Nilo, y se le humilló con esta plaga. El gran dios Osiris se decía que tenía al Nilo como su torrente sanguíneo; durante esta plaga él en realidad sangró. El mismo Nilo era adorado como un dios, y hay papiros que registran himnos cantados en alabanza al río.

hapi.jpg

dios Hapi

Hay una significante mención de algo como esto en un papiro de este periodo en general conocido como el papiro Ipuwer. De hecho dice (Ipuwer 2.10) que el Nilo era sangre y no se podía beber. El mismo papiro repetidamente menciona que los siervos dejaron a sus amos.

220px-Khnum.svg.png

dios Khnum

Cada una de las diez plagas fue dolorosamente literal, y sin embargo al mismo tiempo estaba dirigida contra alguna fase de la religión falsa. En la misericordiosa providencia de Dios, los sufrimientos físicos ocasionados por cada plaga debían inducir al rey y a sus consejeros a reconsiderar sus caminos para que pudieran entender la necedad de servir a ídolos y la sabiduría de cooperar con el Dios del cielo.

En el antiguo Egipto, los intereses del rey y del sacerdote estaban íntimamente relacionados: el rey mismo siempre era iniciado en la casta sacerdotal. Faraón y los sacerdotes acertadamente supusieron que estaba en juego tanto la estabilidad del sistema religioso egipcio como del Estado.

El pueblo y los consejeros del rey, por consideraciones más prácticas, estuvieron listos para someterse mucho antes que el rey y los sacerdotes – (cap 10:7). Fue tan sólo después de la décima plaga -como resultado de la cual murió la siguiente generación de la realeza y del sacerdocio – cuando estos últimos por el momento estuvieron listos para someterse. En las plagas que cayeron sobre Egipto contemplamos un anticipo de los juicios de Dios, más terribles y extensos, que pronto caerán sobre la tierra.

“…En esto conocerás que yo soy YHVH: he aquí, yo golpearé con la vara que tengo en mi mano el agua que está en el río, y se convertirá en sangre…” – Esta es la primera plaga. Hay nueve en total (la décima es la muerte de los primogénitos, la cual posee su propia clase), y están agrupadas de tres en tres. En esta estructura de tres, las primeras dos plagas cayeron después de una advertencia y llamada al arrepentimiento; la tercera plaga de cada trío cayo sin advertencia.

El río también fue considerado un dios y por esto fue juzgado por el Dios de los hebreos. YHVH dice que él va a golpear las aguas del río, no Moisés. La vara de Moisés estaba también en la mano del Eterno. Vemos que hubo una colaboración íntima entre lo que estaba haciendo Moisés y lo que estaba haciendo el Eterno. El Eterno estaba golpeando las aguas del río por medio de su shaliaj, emisario, Moisés.

Estas palabras no implican que las aguas del Nilo meramente tomarían el color de la sangre, como han interpretado este pasaje algunos comentadores, sino que más bien en todo sentido y propósito se convertirían realmente en sangre. Está fuera de lugar preguntar si esto se hubiera podido comprobar por las diversas pruebas modernas, microscópicas y de otra naturaleza, por las cuales se analiza la sangre.

Algunos dicen que cada plaga tiene una explicación natural. En el caso de la primera plaga, en algún punto el Nilo alcanza un máximo de flujo de corriente, la cual recolecta partículas finas de polvo rojo de la tierra, y esta tierra roja arrastra organismos las cuales tiñen el color del agua y matan a los pescados.

El agua se veía como sangre y la gente pensaba que era sangre. No se trataba de agua teñida por la tierra roja de Abisinia.

Algunos han sugerido como causa probable una concentración elevada de “plantas e infusorios criptógamos“, algo similar a la “marea roja” de microorganismos, que mata a millones de peces y que hace apestar las playas y las torna inhabitables a causa de un gas irritante que despide. Sería muy dudoso el hecho de que el agua alterada de este modo pudiera satisfacer todas las especificaciones de esta plaga bíblica. Pero si este fuera el caso, entonces es difícil el explicar el porque Faraón estaría impresionado.

Por cierto que el momento de su aparición no podía ser controlado por los seres humanos. Dios pudo haber o no haber usado mecanismos naturales para llevar a cabo dichas plagas; y si Él lo hizo así, entonces el tiempo y el carácter de las plagas vino de la mano de Dios solamente.

Es importante el entender que estas plagas eran todas literales; no había nada simbólico acerca de ellas. Cada plaga apuntaba a un mayor significado que al mismo evento, pero en realidad pasaron. Esto guía nuestro entendimiento sobre las plagas en el Libro de Apocalipsis; no hay razón para verlas como cosas simbólicas.

La plaga que Dios trajo sobre Egipto tenía una estrategia y propósito definitivo. Cada uno de ellos se confronta y ataca a un preciado dios Egipcio. No solamente trajeron castigo en contra de Egipto, las plagas también contestaron a la pregunta original de Faraón: ¿Quién es YHVH, para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? – (Éxodo 5:2) Las plagas muestran que YHVH Dios es más grande que cualquier deidad Egipcia.

12977038_872467106195739_7484602245558769960_o.jpg


 Éxodo 7:19-25 – “Y YHVH dijo a Moisés: Di a Aarón: Toma tu vara, y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus arroyos y sobre sus estanques, y sobre todos sus depósitos de aguas, para que se conviertan en sangre, y haya sangre por toda la región de Egipto, así en los vasos de madera como en los de piedra. (20) Y Moisés y Aarón hicieron como YHVH lo mandó; y alzando la vara golpeó las aguas que había en el río, en presencia de Faraón y de sus siervos; y todas las aguas que había en el río se convirtieron en sangre. (21) Asimismo los peces que había en el río murieron; y el río se corrompió, tanto que los egipcios no podían beber de él. Y hubo sangre por toda la tierra de Egipto. (22) Y los hechiceros de Egipto hicieron lo mismo con sus encantamientos; y el corazón de Faraón se endureció, y no los escuchó; como YHVH lo había dicho. (23) Y Faraón se volvió y fue a su casa, y no dio atención tampoco a esto. (24) Y en todo Egipto hicieron pozos alrededor del río para beber, porque no podían beber de las aguas del río. (25) Y se cumplieron siete días después que YHVH hirió el río”

La autoridad fue delegada a Aarón. Moisés había sido salvado por las aguas del río y por eso él no lo castigó sino dejó que lo hiciera Aarón. La redención de Egipto es un anuncio profético para la gran redención de Israel en los últimos tiempos en relación con la segunda venida del Mesías.

Isaías 44:23 – “Gritad de júbilo, cielos, porque YHVH lo ha hecho. Gritad de alegría, profundidades de la tierra. Prorrumpid, montes, en gritos de júbilo, y el bosque, y todo árbol que en él hay, porque YHVH ha redimido a Jacob y ha mostrado su gloria en Israel”

Isaías 52:9-10 – Cantad alabanzas, alegraos juntamente, soledades de Jerusalén; porque YHVH ha consolado a su pueblo, a Jerusalén ha redimido. (10) YHVH desnudó su santo brazo ante los ojos de todas las naciones, y todos los confines de la tierra verán la salvación del Dios nuestro

Jeremías 31:8-11 – He aquí yo los hago volver de la tierra del norte, y los reuniré de los fines de la tierra, y entre ellos ciegos y cojos, la mujer que está encinta y la que dio a luz juntamente; en gran compañía volverán acá. (9) Irán con lloro, mas con misericordia los haré volver, y los haré andar junto a arroyos de aguas, por camino derecho en el cual no tropezarán; porque soy a Israel por padre, y Efraín es mi primogénito. (10) Oíd palabra de YHVH, oh naciones, y hacedlo saber en las costas que están lejos, y decid: El que esparció a Israel lo reunirá y guardará, como el pastor a su rebaño. (11) Porque YHVH redimió a Jacob, lo redimió de mano del más fuerte que él

La redención final será muy parecida a la redención inicial. Como en la redención inicial pasaron por el mar, así será también durante la redención final.

Zacarías 10:8-12 – Yo los llamaré con un silbido, y los reuniré, porque los he redimido; y serán multiplicados tanto como fueron antes. (9) Bien que los esparciré entre los pueblos, aun en lejanos países se acordarán de mí; y vivirán con sus hijos, y volverán. (10) Porque yo los traeré de la tierra de Egipto, y los recogeré de Asiria; y los traeré a la tierra de Galaad y del Líbano, y no les bastará. (11) Y la tribulación pasará por el mar, y herirá en el mar las ondas, y se secarán todas las profundidades del río; y la soberbia de Asiria será derribada, y se perderá el cetro de Egipto. (12)Y yo los fortaleceré en YHVH, y caminarán en su nombre, dice YHVH

Isaías 11:11-16 – “Entonces acontecerá en aquel día que el Señor ha de recobrar de nuevo con su mano, por segunda vez (en los últimos tiempos), al remanente de su pueblo que haya quedado de Ashur (Asiria, Irak), de Egipto (Egipto), de Patrós (Sur de Egipto), de Cush (Etiopía y Yemen), de Eilam (Iran), de Shinar (Irak), de Jamat (Siria) y de las islas del mar (Las islas Baleares, los continentes y los países con costas). Alzará un estandarte (el Mesias) ante las naciones, reunirá a los desterrados de Israel (las 10 tribus), y juntará a los dispersos de Judá (los judíos) de los cuatro confines de la tierra. Entonces se disipará la envidia de Efraín (las 10 tribus), y los que hostigan a Judá serán exterminados; Efraín no envidiará a Judá, y Judá no hostigará a Efraín”

En la redención final habrá liberación hasta del pecado y de la muerte.

Salmo 130:7-8 – “Oh Israel, espera en YHVH, porque en YHVH hay misericordia, y en Él hay abundante redención; Él redimirá a Israel de todas sus iniquidades”

Salmo 49:15 – “Pero Dios redimirá mi alma del poder del Sheol, pues Él me recibirá. (Sela)”

Isaías 63:4 – “Porque el día de la venganza estaba en mi corazón, y el año de mi redención había llegado”

Lucas 21:28 – “Cuando estas cosas empiecen a suceder, erguíos y levantad la cabeza, porque se acerca vuestra redención”

Romanos 8:23 – “…y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo

Efesios 4:30 – “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención

Como la redención inicial es semejante a la redención final vemos una gran similitud entre las plagas que vinieron sobre Egipto y las plagas que vendrán sobre el mundo en los últimos tiempos. Vamos a ver una comparación entre las plagas que hubo en Egipto y las que son presentadas en el libro de Apocalipsis:

1. Agua convertida en sangre – Éxodo 7:14-25 –> En Apocalipsis 8:8:

“El segundo ángel tocó la trompeta, y algo como una gran montaña ardiendo en llamas fue arrojado al mar, y la tercera parte del mar se convirtió en sangre…El segundo ángel derramó su copa en el mar, y se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser viviente que había en el mar”

2. Las ranas – Éxodo 8:1-15 (7:26-8:11 heb) –> En Apocalpsis 16:13-14:

“Y vi salir de la boca del dragón, de la boca de la bestia y de la boca del falso profeta, a tres espíritus inmundos semejantes a ranas; pues son espíritus de demonios que hacen señales, los cuales van a los reyes de todo el mundo, a reunirlos para la batalla del gran día del Dios Todopoderoso”

3. Los enjambres de piojos – Éxodo 8:16 (12 heb).

4. Las bestias salvajes – Éxodo 8:20-32 (16-28 heb) –> En Apocalpisis 6:8:

“Y miré, y he aquí, un caballo amarillento; y el que estaba montado en él se llamaba Muerte; y el Sheol lo seguía. Y se les dio autoridad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con pestilencia y con las fieras de la tierra”

5. La peste en el ganado, Éxodo 9:1-7 – En Apocalipsis 6:8b >está escrito:

“…con pestilencia…

6. Las úlceras – Éxodo 9:8-12 –> En Apocalipsis 16:2 :

“El primer ángel fue y derramó su copa en la tierra; y se produjo una llaga repugnante y maligna en los hombres que tenían la marca de la bestia y que adoraban su imagen”

7. El granizo – Éxodo 9:13-35 –> En Apocalipsis 16:21:

“Y enormes granizos, como de un talento cada uno, cayeron sobre los hombres; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo, porque su plaga fue sumamente grande”

8. Las langostas – Éxodo 10:1-20 –> En Apocalipsis 9:1-11:

“El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que había caído del cielo a la tierra, y se le dio la llave del pozo del abismo. Cuando abrió el pozo del abismo, subió humo del pozo como el humo de un gran horno, y el sol y el aire se oscurecieron por el humo del pozo. Y del humo salieron langostas sobre la tierra, y se les dio poder como tienen poder los escorpiones de la tierra. Se les dijo que no dañaran la hierba de la tierra, ni ninguna cosa verde, ni ningún árbol, sino sólo a los hombres que no tienen el sello de Dios en la frente…….”

9. Las tinieblas – Éxodo 10:21-29 –> En Apocalipsis 6:12; 8:12; 16:10:

“Vi cuando el Cordero abrió el sexto sello, y hubo un gran terremoto,
y el sol se puso negro como cilicio hecho de cerda, y toda la luna se volvió como sangre…El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, la tercera parte de la luna y la tercera parte de las estrellas, para que la tercera parte de ellos se oscureciera y el día no resplandeciera en su tercera parte, y asimismo la noche…El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se quedó en tinieblas, y se mordían la lengua de dolor”

“…Los hechiceros de Egipto hicieron lo mismo…” – Así como sucedió durante la visita previa de Moisés, también fueron consultados los magos. Una vez más falsificaron un milagro genuino dando la impresión de que transformaban en sangre cierta cantidad de agua. La pregunta en cuanto a la procedencia del agua que usaron los magos se responde en el vers. 24, el cual indica que pozos recién cavados proporcionaban agua que se podía beber. Que los magos realmente convirtieron agua en sangre no está implicado necesariamente en la vaga expresión “hicieron lo mismo“.

Tan sólo necesitaban convencer a Faraón de que eran capaces de hacer lo que habían hecho Moisés y Aarón. No se hizo ningún examen de su pretendido milagro, el que, a pesar de ser una treta, pasó por algo genuino. Si esos hombres hubieran tenido el poder que pretendían tener, habrían podido convertir en agua normal las sangrientas aguas del Nilo. Que el rey se satisficiera con la imitación de un milagro, muestra estupidez, en este caso probablemente como resultado de su corazón endurecido. Creyó lo que quiso creer.

“…Y el corazón de Faraón se endureció…” –  y no dio atención tampoco a esto.

De una manera o de otra, el resultado en el corazón de Faraón era el mismo. Faraón tomó otra oportunidad para rechazar y deshonrar a YHVH el Dios de los hebreos.


(Pulse aquí para ver mas comentarios del libro de Éxodo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s