Sobre la Parashat Vayetzé

En esta semana estamos estudiando la Parashat 07 Vayetzé se encuentran en: Génesis 28:10 – 32:2(3) — (Vayetzé) significa: “y salio”.

Leemos en la Parasha:

Génesis 28:10–12 (BTX):

10 Jacob, pues, salió de Beer-seba y se dirigió a Harán,
11 y llegado a cierto lugar, pasó allí la noche porque ya el sol se había puesto. Tomó una piedra del lugar y la puso por su cabecera y se tendió en aquel sitio.
12 Y tuvo un sueño: He aquí una escalera apoyada en la tierra, cuya parte superior alcanzaba los cielos. He aquí los ángeles de Dios subían y bajaban por ella.

El solitario viaje de Jacob, desde el hogar que tanto amaba, ya le había llevado a 90 km al norte de Beerseba. Caía la noche y se dispuso a dormir bajo las estrellas, con la intención de proseguir viaje al alba del día siguiente. Fue en este momento, con su ánimo tan bajo, en el que Jacob carecía de ayuda humana y era más consciente de su necesidad de protección y guía, cuando el Señor se reveló a aquel hombre que tan poco lo merecía.

La Torá nos dice que llego a “cierto lugar” (vs.11) respecto a este lugar leemos la en hebreo la palabra hamakom הַמָּק֔וֹם. La expresión “Hamakom”, se registra tres veces en esta lectura (en los versos 16,17 y 19).

Rashi, R ‘Shlomo Yitzhaki (1040CE – 1105CE) comenta sobre esta expresión:

“…Y encontró el lugar (28:11)…”

“El lugar” es el monte Moriah, el “monte del templo” en Jerusalén, donde Abraham había atado a Isaac sobre el altar y donde el rey Salomón erigiría el templo sagrado “.

Esto es algo contrario a la intuición porque la ubicación geográfica parece ser Beit-El, anteriormente llamada Luz (Mas al norte de Jerusalén).

En específico, según Rashí, habla de lo que ha de ser el Beit Hamikdash (El santuario). Esto nos quiere decir que Jacob se encuentra en lo que será Jerusalem, tierra de santidad en donde también Abraham había rezado delante del Eterno y ofrecido en holocausto a Isaac. A este lugar le llamó (Beth El). Está orientado directamente frente a lo que sería el Santuario, el cual constituye la “puerta” directa para que de ahí se eleven las plegarias a El Eterno.

El Midrash Rabbah explica:

“…R”, dijo Eleazer en nombre de R. Jose b. Zimra: Esta escalera estaba en Beersheba y [la parte superior de] su pendiente estaba sobre el Templo. Cual es la prueba? Y Jacob salió de Beerseba, etc. – Y TENÍA MIEDO, Y DIJO: CUÁN LLENO DE PREOCUPACIÓN ES ESTE LUGAR. R. Judah b. R. Simon dijo: Esta escalera estaba en el sitio del Templo, mientras que [la parte superior de] su pendiente estaba sobre Beth El …”


(Génesis Rabá 69: 7, Edición de prensa de Soncino)

El término Makom mismo también es uno de los nombres de HaShem:

“Y llegó al lugar. ¿Por qué Dios se llama Makom? Porque Él es el lugar del mundo y el mundo no es Su lugar “.


(Yalqut Shimoni Vayetze, Remez 117, citado en Aish.com).

Esto ilustra algo importante. HaShem no está contenido ni localizado dentro del universo. El universo está contenido dentro de Él. El debate sobre la ubicación exacta es irrelevante en este pasaje, porque Jacob en este pasaje está experimentando algo más allá del tiempo y el espacio. Los sabios en el Talmud comentan que toda la tierra de Israel se contrajo debajo de Jacob:

“La tierra en que te acostas [a ti ya tu descendencia se la daré]” (Gen 28:12).
¿Cuál es la grandeza de esto? “Dijo R. Isaac: ‘Esto nos enseña que el Santo, bendito sea, enrolló toda la tierra de Israel y la puso bajo nuestro padre Jacob, [para indicarle] que sería muy fácilmente conquistada por sus descendientes “.


(Chullin 91b, Edición de prensa de Soncino)

Desde el sitio del Monte del Templo, o tal vez toda la tierra de Israel, Jacob ve a través de una ventana al mundo espiritual.

“…Y soñó, y he aquí una escalera que estaba en la tierra, y la parte superior de ella llegaba al cielo, y he aquí los ángeles de Dios que subían y bajaban por ella…” – Génesis 28:12

En esa ventana al mundo espiritual pudo tener una revelación del Dios de sus padres en lo alto de la escalera, confirmándole a Jacob el pacto que hizo con sus padres y mostrándole como Dios tiene el control de cada situación, en el sueño, se le manifiesta a Jacob la cercanía entre el cielo y la tierra, los ángeles que suben y bajan, y un Dios que conversa con hombres; la distancia no es infranqueable.

Dios ha tomado la iniciativa de “bajar”, de tender una escala para que el hombre pueda “subir” y le ha jurado una tierra como posesión por sus generaciones, en esa escalera hay acceso a ese “lugar” un lugar tanto físico como espiritual el lugar que esperamos que descienda en forma poética como si fuera una escalera.

Ese lugar “makon” descenderá y trascenderá todo lo físico, porque como esta escrito:

“…Para una herencia incorruptible, y que no puede contaminarse, ni marchitarse, reservada en los cielos…” – 1 Pedro 1:4


(Para mas reflexiones de las Parashot semanales haz click aqui)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s