Éxodo 36 – Artesanos & Materiales del Santuario

Éxodo 36:1-3 – “…Así pues, Bezaleel y Oholiab, y todo aquel artesano hábil, a quienes YHVH había dotado de habilidad e inteligencia para saber hacer toda obra para el servicio del Santuario, hicieron según todo lo que YHVH había ordenado. (2) Y Moisés llamó a Bezaleel, a Oholiab y a todo artesano hábil, en cuyo corazón YHVH había puesto sabiduría, a todo aquel cuyo corazón le impulsaba a acercarse a la obra para hacerla, (3) y en presencia de Moisés recogieron toda la ofrenda que los hijos de Israel habían llevado para la obra del servicio del Santuario, a fin de realizarla. Y siguieron llevando la ofrenda voluntaria mañana tras mañana…”

Moisés tuvo que impedir que la gente siguiera dando para el templo, generalmente en las congregaciones a la gente se le presiona, de le manipula y se le insiste mucho para que dé y estadísticamente se ha comprobado que solo el 10 % de la gente da, cuando aquí vemos que la gente fue súper generosa; en Nehemías 8 dice que después de que Esdras leyó el capítulo de la ley, dice que todos comenzaron a ser generosos, que se daban unos a otros, que había mucha generosidad, esto nos dice que cuando la gente no da, es por falta de instrucción, porque una vez que tu comprendes el perdón de Dios y cuanto te amo, por fruto obvio vas a convertirte en una persona generosa que ha entendido que has recibido el perdón y una segunda oportunidad de vida eterna, entendiendo eso, te conviertes en esclavo por amor, entiendes que todos tus bienes son para glorificarle y le pertenecen a Él, pero mientras no lo entiendas simplemente no lo vas a hacer.

v.1 – “…a quienes YHVH había dotado de habilidad e inteligencia para saber hacer toda obra para el servicio del Santuario, hicieron según todo lo que YHVH había ordenado…” – La unción del Espíritu nunca se separa de la Torá, sino es dada a las personas precisamente para cumplir con todo lo que el Eterno ha mandado, como está escrito en Hechos 5:32:

“…Y nosotros somos testigos de estas cosas; y también el Espíritu de santidad, el cual Dios ha dado a los que le obedecen…” 

 

“…De acuerdo con Ramban, todas las ofrendas fueron traídas a Mosheh en un solo día y los artesanos las retiraron en ese mismo día y al día siguiente por la madrugada. Al día siguiente el pueblo siguió trayendo ofrendas a Mosheh y él instruyó al pueblo para que las llevaran a los artesanos hasta que estos últimos le dijeron: “Se excede la gente al traer más de lo necesario para el trabajo -para la obra que ha prescripto Adonai, para hacerla.” (Versículo 5). Esto nos enseña dos cosas: primero, la generosidad irrestricta del pueblo; y segundo, la honestidad de los artesanos que como hombres sabios no quisieron aprovecharse del excedente y pidieron suspender la llegada de ofrendas…”

v.3 – “…Toda la ofrenda…” La liberalidad del pueblo fue verdaderamente notable. Trajo tanto que el excedente de “materiales” estorbaba el progreso de la obra. Hubo una respuesta similar de parte del pueblo ante el pedido del rey Ezequías – (2 Crón. 31: 4-10).


Éxodo 36:4-7 – “…Tanto así, que todos los peritos que hacían toda la obra del Santuario, dejando cada uno la obra que hacía, (5) fueron a Moisés, y dijeron: El pueblo trae mucho más de lo que es necesario para el servicio de la obra que YHVH ha ordenado que se haga. (6) Entonces Moisés dio orden, y pregonaron por el campamento, diciendo: ¡Ni hombre ni mujer prepare más material para las ofrendas del Santuario! Y así se impidió al pueblo ofrecer más, (7) pues había material suficiente para hacer toda la obra, y aún sobraba…”

– v.3-6 – “…Tomaron de ante Moshé. Las con­ tribuciones para ei Tabernáculo habían sido llevadas a la tienda de Moshé en grandes cantidades el primer día de su convocatoria a las mismas. Ahora les dijo a Betzalel y a otros que las transportasen al área donde se llevarían a cabo los trabajos. Mas en su celo de participar en tal evento, la gente siguió llevando donativos a donde estaba Moshé a pesar de que todo ya había sido trasladado de esa área. Por ello, luego de unos días los artesanos le informaron a Moshé que ya había más que suficiente, lo que instó a Moshé a poner fin a los donativos. En tal sentido, cabe señalar que esta secuencia de acontecimientos es un tributo a todos los participantes de los mismos, pues la generosidad de la gente no tenía límites. Los artesanos eran escrupulosamente ho­nestos, rehusándose a tomar más de lo que necesitaban y Moshé, por su parte, a diferencia de gobernantes típicos, no estaba interesado en vanagloriarse mediante la acumulación de grandes fortunas que estuviesen luego a su disposición – (Rambán)…”

v.7 – “…pues había material suficiente para hacer toda la obra, y aún sobraba…”

∇ – “…¿Que se hizo con el material sobrante? Además, hay una aparente contradicción en el versiculo pues si había habido suficiente, ¿como es que hubo sobras? He aquí varias de las respuestas ofrecidas:

– Sólo hubo una pequeña e insignificante cantidad de material extra, y lo sobrante se guardó para reparaciones futuras o fue empleado para hacer utensilios adicionales para el servicio del Templo (Rambán).

– Puesto que había un poco de sobras, los artesanos podían hacer su trabajo sin escatimar su uso de materiales (Sforno).

– Para que se emplease lo donado por cada contribuyente y no se avergonzara a nadie por medio de la devolución de su donativo, sucedió un milagro y todo lo “extra” de alguna manera terminó por ser incorporado en el Tabernáculo o sus componentes sin que ello provocara que ninguna de sus partes fuese más grandes de lo que debia ser (Or HaJaím)…”


Éxodo 36:8-9 – “…Todos los sabios de corazón de entre los que hacían la obra, hicieron el tabernáculo de diez cortinas de lino torcido, azul, púrpura y carmesí; las hicieron con querubines de obra primorosa. (9) La longitud de una cortina era de veintiocho codos, y la anchura de cuatro codos; todas las cortinas eran de igual medida.…”

∇ – v.8 “…He hicieron todos los sabios de corazón…” – “…Ramban, en un extenso comentario, resalta el hecho de que la descripción de los trabajos del Mishcan es relatada por la Torah en cinco oportunidades. Su comentario concluye con estas palabras, que transcribimos textualmente:

“Por lo general todo esto es una manifestación de afecto y de importancia, queriendo decir que D’s desea esta obra y la menciona en Su Torah parias peces para incrementar la recompensa de aquellos que la habían hecho”

Éxodo 36:10-38 – “…Cinco de las cortinas las unió entre sí, y asimismo unió las otras cinco cortinas entre sí. (11) E hizo lazadas de azul en la orilla de la cortina que estaba al extremo de la primera serie; e hizo lo mismo en la orilla de la cortina final de la segunda serie. (12) Cincuenta lazadas hizo en la primera cortina, y otras cincuenta en la orilla de la cortina de la segunda serie; las lazadas de la una correspondían a las de la otra. (13) Hizo también cincuenta corchetes de oro, con los cuales enlazó las cortinas una con otra, y así quedó formado un tabernáculo. (14) Hizo asimismo cortinas de pelo de cabra para una tienda sobre el tabernáculo; once cortinas hizo. (15) La longitud de una cortina era de treinta codos, y la anchura de cuatro codos; las once cortinas tenían una misma medida. (16) Y unió cinco de las cortinas aparte, y las otras seis cortinas aparte. (17) Hizo además cincuenta lazadas en la orilla de la cortina que estaba al extremo de la primera serie, y otras cincuenta lazadas en la orilla de la cortina final de la segunda serie. (18) Hizo también cincuenta corchetes de bronce para enlazar la tienda, de modo que fuese una. (19) E hizo para la tienda una cubierta de pieles de carneros teñidas de rojo, y otra cubierta de pieles de tejones encima. (20) Además hizo para el tabernáculo las tablas de madera de acacia, derechas. (21) La longitud de cada tabla era de diez codos, y de codo y medio la anchura. (22) Cada tabla tenía dos espigas, para unirlas una con otra; así hizo todas las tablas del tabernáculo. (23) Hizo, pues, las tablas para el tabernáculo; veinte tablas al lado del sur, al mediodía. (24) Hizo también cuarenta basas de plata debajo de las veinte tablas: dos basas debajo de una tabla, para sus dos espigas, y dos basas debajo de otra tabla para sus dos espigas. (25) Y para el otro lado del tabernáculo, al lado norte, hizo otras veinte tablas, (26) con sus cuarenta basas de plata; dos basas debajo de una tabla, y dos basas debajo de otra tabla. (27) Y para el lado occidental del tabernáculo hizo seis tablas. (28) Para las esquinas del tabernáculo en los dos lados hizo dos tablas, (29) las cuales se unían desde abajo, y por arriba se ajustaban con un gozne; así hizo a la una y a la otra en las dos esquinas. (30) Eran, pues, ocho tablas, y sus basas de plata dieciséis; dos basas debajo de cada tabla. (31) Hizo también las barras de madera de acacia; cinco para las tablas de un lado del tabernáculo, (32) cinco barras para las tablas del otro lado del tabernáculo, y cinco barras para las tablas del lado posterior del tabernáculo hacia el occidente. (33) E hizo que la barra de en medio pasase por en medio de las tablas de un extremo al otro. (34) Y cubrió de oro las tablas, e hizo de oro los anillos de ellas, por donde pasasen las barras; cubrió también de oro las barras. (35) Hizo asimismo el velo de azul, púrpura, carmesí y lino torcido; lo hizo con querubines de obra primorosa. (36) Y para él hizo cuatro columnas de madera de acacia, y las cubrió de oro, y sus capiteles eran de oro; y fundió para ellas cuatro basas de plata. (37) Hizo también el velo para la puerta del tabernáculo, de azul, púrpura, carmesí y lino torcido, obra de recamador; (38) y sus cinco columnas con sus capiteles; y cubrió de oro los capiteles y las molduras, e hizo de bronce sus cinco basas…”

v.13 – “…Hizo también cincuenta corchetes de oro, con los cuales enlazó las cortinas una con otra, y así quedó formado un tabernáculo…” – Aunque todos los colaboradores de Betsalel ayudaron en la construcción de los objetos del mishkán, sólo él recibió la honra de haberlo hecho. El resultado del trabajo de Betsalel y sus colaboradores fue que el tabernáculo llegó a ser uno, en hebreo ejad. Cuando el Mesías toma cautivos entre los hombres para ser sus colaboradores en la construcción de su congregación, el resultado es la unidad de la fe, como está escrito en Efesios 4:11-16:

“…Y El dio a algunos el ser emisarios, a otros profetas, a otros predicadores de buenas nuevas, a otros pastores y maestros, a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo del Mesías; hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud del Mesías; para que ya no seamos niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error; sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Mesías, de quien todo el cuerpo (estando bien ajustado y unido por la cohesión que las coyunturas proveen), conforme al funcionamiento adecuado de cada miembro, produce el crecimiento del cuerpo para su propia edificación en amor…”

v.20 – “…Además hizo para el tabernáculo las tablas de madera de acacia, derechas…” – Aunque el trabajo no fue fácil avanzaba muy rápido. Toda la obra fue hecha con diligencia y dedicación y así podía ser terminada en unos meses. Esto nos enseña la importancia de la entrega en el trabajo práctico. Un hombre espiritual trabaja duro y rápido – (Proverbios 22:29). La flojera y la pereza vienen de la carne – (Proverbios 6:6; Mateo 25:26).

v.27 – “…El lado occidental…” – Es decir, la parte posterior.

La larga y precisa repetición de los detalles de la construcción del tabernáculo en la parte final de este libro debe haber tenido un propósito definido. Muestra la importancia del santuario y de todas sus partes en el plan divino de salvación. También hace resaltar la necesidad de obedecer en forma exacta y estricta los mandamientos divinos. Si a alguien se le hubiese podido conceder la prerrogativa de cambiar en algún detallecito las instrucciones divinas, esa persona debería haber sido Moisés; pero no se le concedió tal franquicia.

La exacta correspondencia entre detalle y detalle enseña la lección de que las órdenes de Dios deben observarse al pie de la letra. Estos cinco capítulos finales del Exodo ponen énfasis en la extrema exactitud con la cual Moisés, y los que trabajaban bajo él, llevaron a cabo todas las instrucciones dadas por Dios. Si se pedía “cincuenta corchetes” (cap. 26: 6), se hacían “cincuenta corchetes” (cap. 36: 13). Si aquí se pedía “cinco columnas” (cap. 26: 37), y allá “cuatro columnas” (cap. 26: 32), se hacían las cinco y las cuatro y se las montaba según las instrucciones (cap. 36: 36, 38). Si esta cortina debía ser hecha con el dibujo en la trama del tejido (cap. 26: 31) y aquella cortina debía ser adornada con bordados (cap. 26: 36), el bordador y el tejedor lo hacían así (cap. 36: 35, 37). No se descuidaba nada de lo ordenado. Solamente en uno o dos casos (especialmente en el cap. 36: 38) se hicieron pequeñas añadiduras, si no en las órdenes impartidas, por lo menos en aquéllas registradas.

El mismo espíritu fue posteriormente reflejado por nuestro Señor en su ministerio – (Juan 4: 34; 17: 4). Dios desaprueba cualquier alteración de sus mandamientos, cualquier tergiversación de ellos, cualquier cosa que se les reste o sume. No podemos mejorar el Evangelio ni la Palabra de Dios, ni hemos de intentar hacerlo – (Deut. 4: 1, 2; 12: 32; Prov. 30: 5, 6).

La manera progresiva en que se levantó el tabernáculo, comenzando por la erección de la armazón, siguiendo por la cubierta interior, y luego las exteriores, y acabando con los detalles de tablas, barras y velos, representa la obra progresiva de la santificación en la experiencia del creyente. Luego de haber entregado por fe su corazón a Yeshua su Salvador, el hombre crece en virtudes piadosas, hasta que su vida entera bien coordinada, “va creciendo para ser un templo santo en el Señor” – (Efe. 2: 21, 22).


 (Pulse aquí para ver mas comentarios del libro de Éxodo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s