Todo lo que hace El Eterno es para bien…

Rabi Akiva solía decir: «Todo lo que Hashem hace es para bien». Incluso cuando no vemos lo bueno e incluso cuando parece malo – hay que tener fe que todo es para bien.

Una vez Rabí Akiva se fue en un largo camino y tomó un burro con él para viajar, un gallo para despertarlo por la mañana y una vela para estudiar Torá por la noche. En su camino quiso frenar y descansar en una ciudad cuyos habitantes eran malvados, no les gustaban las visitas y los echaban fuera de la ciudad. También a Rabí Akiva se le negó la entrada y le cerraron la puerta.

Rabí Akiva dijo: «Todo es para bien«, al parecer no vale la pena quedarse en esta ciudad, y decidió quedarse en el campo. Poco a poco cayó la noche y Rabí Akiva confió en Hashem que lo cuidaría. Estudió a la luz de la vela y de repente oyó un rugido aterrador. No tuvo tiempo de moverse, y he aquí un león atacó al burro y lo devoró. Rabí Akiva dijo: «Todo lo que el Santo, bendito sea, hace, lo hace para bien«.

Después de un rato llegó un gato, saltó sobre el gallo y se lo devoró. Rabí Akiva no se puso mal y dijo: «Todo lo que Hashem hace, es para bien«. Mientras tanto, el viento sopló y apagó la vela. Rabí Akiva lamentó no poder seguir estudiando, pero inmediatamente se fortaleció y dijo, «Todo lo que Hashem hace es para bien«.

Repentinamente Rabí Akiva oyó voces de gente marchando. La ansiedad y el miedo se apoderaron de él. Y ahora se dio cuenta de que eran ladrones de carreteras. Pasaban por un campo a su lado. Se quedó en su asiento inmóvil. Por suerte los ladrones no lo notaron y continuaron hacia la ciudad. Estas personas eran traficantes de esclavos que capturaban gente, los tomaban cautivos y los vendían como esclavos. Fueron a la ciudad, fueron de casa en casa, atraparon a las personas, ataron sus manos y ojos, e incluso antes del amanecer se fueron con su botín a un lugar desconocido.

Rabí Akiva levantó sus manos al cielo, agradeció a Di-s por su milagroso rescate de los ladrones y dijo:

Y acaso no dije, todo lo que Hashem hace, es para bien. Si el burro y el gallo no hubiesen sido devorados, hubieran hecho un ruido y los ladrones me hubieran descubierto. Y si la vela estuviese encendida, su luz me delataría y hubiese sido llevado también como prisionero.

El Rabino Akiva ben Iosef, también llamado Akiva (en hebreo: עקיבא) (c. 50–c. 135) fue uno de los sabios tanaim. Akiva vivió a finales del siglo I y principios del siglo II. Akiva perteneció a la tercera generación de los sabios tanaim. Akiva fue una gran autoridad en materia de halajá, la ley y la tradición judía. Akiva es uno de los principales contribuyentes a la redacción de la Mishná y los Midrashim legales. Es nombrado en el Talmud como «Rosh Ha-Jajamim» (‘Cabeza de todos los sabios’). Si bien se carece de datos históricos independientes de la tradición talmúdica, merece ser llamado el padre del judaísmo rabínico.1

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s