Introducción a las Fiestas – Levítico 23

  • Entendiendo las fiestas:

El apóstol Pablo escribió a los creyentes gentiles en Colosas diciendo que las fiestas del Señor, la luna nueva y el Shabbat eran una sombra de las cosas por venir para enseñarnos acerca del Mesías – (Colosenses 2:16-17).

Yeshua (el nombre hebreo de Jesús, que significa “salvación”) era la sustancia o el cumplimiento del gran plan que Dios reveló en estas importantes siete fiestas.

Aquellos lectores que no estén familiarizados con las fiestas, estarán fascinados al descubrir que las primeras cuatro fiestas, que son la Pascua (Pesach), Panes Sin Levadura (Hag HaMatzah), Primicias (Bikkurim), y Pentecostés (Shavuot), nos enseñan principalmente acerca de los acontecimientos más significativos de la primera venida del Mesías y la razón por la cual estos eventos forman parte importante de la redención divina del hombre.

Además, podrán descubrir que las últimas cuatro fiestas, que son la Fiesta de Trompetas (Yom Teruah, también conocida como Rosh HaShanah), el Día de la Expiación (Yom Kippur), y la Fiesta de las Tiendas o Tabernáculos (Sukkot), presentan una perspectiva fascinante acerca de los acontecimientos relevantes a la segunda venida del Mesías.


  • ¿Por que estudiar las fiestas:

Muchos de los creyentes no judíos se preguntan por qué deben estudiar y guardar las fiestas. Yo creo que hay dos muy buenas razones. Primero, aunque todos los creyentes aman a Dios de todo corazón y buscan servirle todos los días, la mayoría no tiene un entendimiento profundo de la Biblia y la profundidad de lo que significa tener una relación personal con Dios, que es de hecho lo que El más desea.

La mayor parte de los creyentes ven su relación personal con Dios tal como yo la contemplé durante muchos años; es decir, asistir fiel y regularmente a la congregación de su predilección, y comportarse como una persona decente, buena, moral y honesta en la vida diaria. Dado que eso era todo lo que yo conocía, llegue a aceptarlo como tal. Sin embargo, Dios comenzó a mostrarme cosas más profundas acerca de mi relación personal con El, y una clave importante que me ayudó a descifrar el misterio fue el adquirir un entendimiento espiritual de las fiestas.LAS SIETES FIESTAS PROFÉTICAS DEL MESÍAS copia

Si tú eres un creyente en Dios y deseas comprenderle en una forma más profunda de lo que ya conoces hoy, las fiestas te ayudarán a descubrir revelaciones profundas acerca de tu relación personal con El.

Segundo, estas fiestas son fiestas de Dios, los Fiestas Señaladas que debemos guardar – (Levítico 23:1-2,4). Dios nos dio las fiestas para enseñarnos acerca de la muerte, la sepultura y la resurrección del Mesías; el poder que el Espíritu Santo delegó a los creyentes; la resurrección de los muertos; la coronación del Mesías; las bodas del Mesías; la tribulación; la segunda venida del Mesías; el milenio; y mucho más.

La Biblia nos presenta varias razones de peso para estudiar y llegar a entender las siete fiestas del Mesías:

  1. Las fiestas están en la Biblia, y toda la Biblia es inspirada por Dios – (2 Timoteo 3:16-17).
  2. Las fiestas son una sombra de las cosas por venir que nos enseñan acerca del Mesías – (Colosenses 2:16-17; Hebreos 10:1).
  3. Las fiestas son símbolos y ejemplos proféticos que nos muestran los acontecimientos venideros en el plan de redención divino – (1 Corintios 10:1-6,11).
  4. Dios nos dio las fiestas para que podamos aprender y comprender el plan divino de redención del mundo y acerca de nuestra relación personal con El – (Romanos 15:4).
  5. Las fiestas, como parte de la Torá (que significa “instrucción”), sirven como tutores que nos guían al Mesías – (Gálatas 3:24).
  6. Las fiestas nos señalan al Mesías y al plan que Dios tiene para el mundo a través del Mesías – (Salmo 40:6-8; Hebreos 10:7).
  7. Yeshua (Jesús) vino a cumplir todo lo que está escrito acerca de El en el Antiguo Testamento (Tanach), que consiste de tres partes: la Torá, los profetas (Nevi’im), y los escritos (Ketuvim – personificados por los Salmos). Lee Lucas 24:26-27,44-45; Juan 5:46-47).
  8. Las fiestas establecen el patrón de las eventos divinos aquí en la tierra – (Hebreos 8:1-2,5; 9:8-9,23; Exodo 25:8-9,40; 26:30; Números 8:4; Ezequiel 43:1- 6,10-12).
  9. Dios da lo natural para explicar lo espiritual – (1 Corintios 15:46- 47). Al estudiar lo natural, podemos entender lo espiritual – (1 Corintios 2:9-13; 2 Corintios 4:18).

  • ¿Cuál es el significado de la palabra “fiesta” en la Biblia?:

Dos palabras importantes aparecen en Levítico capítulo 23, y ambas palabras son traducidas como fiesta [en inglés]. En el versículo 2, la palabra fiesta es traducida de la palabra hebrea mo’ed, como está escrito:

“Habla a los hijos de Israel, y diles: las fiestas solemnes (mo’ed) de YHVH…”

La palabra mo’ed significa “una cita, un tiempo señalado, un ciclo o año, una asamblea, un tiempo determinado, un tiempo preciso“.las-fiestas-del-sen%cc%83or2

Al entender el significado hebreo de la palabra fiesta, podemos ver que Dios está precisando “un tiempo determinado o un tiempo señalado” en el cual El está haciendo una cita con la humanidad para cumplir ciertos aspectos de la redención. De hecho, Yeshua (Jesús) vino a la tierra exactamente a la hora determinada por Dios – (Gálatas 4:2,4), y Dios ha determinado el tiempo preciso en el futuro en el que juzgará al mundo – (Hechos 17:31).

En el versículo 6 encontramos otra palabra hebrea que es traducida como fiesta, como está escrito: “Y a los quince días de este mes es la fiesta solemne (chag) de los panes sin levadura…” La palabra hebrea chag, que significa “festival“, se deriva de la raíz hebrea chagag, que significa “moverse en círculos, marchar en una procesión sagrada, celebrar, danzar, celebrar una fiesta solemne“.

Con ello podemos ver que Dios nos dio las fiestas como parte de un ciclo que debe ser guardado todos los años, con el fin de que al celebrarlos podamos llegar a tener mayor entendimiento del plan divino de redención del mundo; el rol que el Mesías juega en la redención; y nuestra relación personal con Dios, en cuanto a la forma de crecer hasta alcanzar la madurez espiritual.

Aunque Dios nos dio las fiestas para que las celebráramos, Dios NO nos dio las fiestas para que alcanzáramos la salvación a través de ellas, ya que la salvación sólo viene por fe (emunah); sin embargo, Dios las con el propósito de enseñar e instruir a Su pueblo con respecto a Su pan de redención y nuestra relación personal con El.


  • El lugar señalado:

Las fiestas no sólo eran un tiempo señalado por Dios, sino también debían ser celebradas en el lugar escogido por Dios. Dios dijo que El escogería un lugar, que serviría como el lugar determinado para llevar a cabo su plan de redención.

La Pascua (Pesach), la Fiesta de las Semanas o Pentecostés (Shavuot), y la Fiesta de los Tabernáculos (Sukkot) debían ser celebradas en un lugar determinado (Deuteronomio 16:2,6,9-11, 13-16). Este lugar era Jerusalén – (2 Reyes 21:4).

Con ello podemos ver que Jerusalén era el lugar escogido por Dios para llevar a cabo los acontecimientos tan importantes que rodean el cumplimiento del plan divino de redención. Yeshua murió, fue sepultado y resucitó en Jerusalén. El bautismo en el Espíritu Santo se llevó a cabo en Jerusalén. El Mesías regresará y posará Su pie en el Monte de los Olivos en Jerusalén – (Zacarías 14:4) y Jerusalén será el centro de la atención y de controversia en todo el mundo antes de la venida del Mesías – (Zacarías 12:2-3; 14:2-4).


  • Debían reunirse tres veces al año:

Aunque hay un total de siete fiestas (el número divino de la perfección y la plenitud en la Biblia), Dios las dividió en tres épocas. Las fiestas de la Pascua (Pesach), Panes sin Levadura (Hag HaMatzah) y Primicias (Bikkurim), se encuentran en el mes de Nisán, que es el primer mes del calendario religioso en la primavera. (Examinaremos este calendario más tarde). La Fiesta de las Semanas (Shavuot) o Pentecostés, se celebra durante el tercer mes, que es el mes hebreo de Siván.

La Fiesta de las Trompetas (Yom Teruah), Expiación (Yom Kippur) y Tabernáculos (Sukkot) se celebran en el séptimo mes de Tishrei, que cae en el otoño – (Exodo 23:14-17; 34:22-23; Deuteronomio 16:16-17).

El número tres representa el testimonio completo y perfecto – (Deuteronomio 17:6; 19:15; Mateo 18:19-20; Lucas 24:44-45; 2 Corintios 13:1; 1 Timoteo 5:19; 1 Juan 5:8). Por lo tanto, las fiestas sirven como testimonio del plan de redención divino y el papel que tiene el Mesías en el cumplimiento de ese plan. Este es el mensaje que se comunica a los creyentes a través de las tres épocas festivas del año.

Tradicionalmente, los creyentes no judíos consideran que las fiestas son exclusivamente para los judíos. Sin embargo, Levítico 23:1-2,4 dice muy claramente que estas son fiestas de YHVH. En realidad, Dios en su divina sabiduría indicó que estas fiestas son tanto para judíos como para no judíos y debemos celebrarlas juntamente – (Deuteronomio 16:10-11, 14-16).

En Deuteronomio 16:11, 14, la palabra que se traduce como “extranjero” proviene de la palabra hebrea ger, que significa “todo el que no es judío” (el creyente gentil) que se ha unido al pueblo judío. Por lo tanto, el Señor es Señor de las fiestas y todos los creyentes están invitados a la celebración.


  • El calendario Biblico:

Para poder comprender a cabalidad y apreciar las fiestas, es importante entender el calendario bíblico que Dios estableció.

Existen dos calendarios principales en la Biblia:

El primero es llamado el calendario civil, el cual es utilizado desde Génesis 1:1 a Exodo 12.

El primer mes del calendario civil es Tishrei – Rosh HaShanah (el Año Nuevo judío), el primer día del calendario civil, constituye el principio del nuevo año.

El segundo calendario en la Biblia es el calendario religioso – El calendario religioso es utilizado desde Exodo 12 hasta Apocalipsis 22.

Dios estableció el calendario religioso en Exodo 12:2, como está escrito:

“Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año”

El mes al que Dios se refería es el mes de Abib – (Exodo 13:4), que ahora es llamado el mes de Nisán. Antes de que Dios estableciera al mes de Nisán como el primer mes del calendario religioso, este era el séptimo del calendario civil.

Dios nos dio el calendario religioso para que podamos entender que estas fiestas, que El nos dio y que son tiempos establecidos como sombra de los acontecimientos relacionados con la redención, tomarían lugar en los días que Dios había establecido en el calendario religioso. Estas fechas importantes del calendario religioso son las mismas fechas que señaló como fiestas en Levítico 23.

Otra razón por la cual Dios nos dio un calendario civil y otro religioso es para que todo aquel que acepte al Mesías en su corazón por fe, experimente dos cumpleaños.

Así como Tishrei 1 es el primer día del calendario civil y Nisán 1 es el primer día del calendario religioso, todo aquel que acepte al Mesías (Yeshua) en su vida tiene un cumpleaños físico (civil) cuando nació en este mundo y también un cumpleaños espiritual (religioso) el día que aceptó al Mesías en su vida.

El siguiente cuadro ilustra los dos tipos de calendarios, mostrando los nombres de los meses en el calendario bíblico.

El calendario Biblico:

Calendario Civil

Calendario Bíblico

Tishrei. Nisan.
Chesvhan. Iyar
Kislev Sivan
Tevet Tammuz
Shevat Av
Adar Elul
Nisan (Aviv) Thisrei
Iyar Chesvhan
Sivan Kislev
Tammuz Tevet
Av Shevat
Elul Adar

42dky


Una Revisión de las Fiestas

  • Entendiendo las fiestas:

Tal como lo mencioné en el Capítulo 1, las fiestas son como los planos a través de los cuales Dios revela Su plan de redención para el hombre y la tierra, luego de la caída del Jardín del Edén, así como el que el Mesías (Yeshua) jugará en esa redención.

Las fiestas están divididas en dos porciones principales, dependiendo si caen en la primavera o en el otoño. Las de la primavera nos enseñan acerca de la primera venida del Mesías Yeshua (Jesús) y las del otoño acerca de la segunda venida del Mesías Yeshua.

En Oseas 6:3 está escrito:

…como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra

La “lluvia tardía y temprana” en este pasaje generalmente se interpreta como la venida del Espíritu Santo. Esta es, de hecho, una interpretación y aplicación válida; sin embargo, la lluvia tardía y temprana también se refiere a la primera y segunda venidas del Mesías (Yeshua).img_2804.jpg

Dios diseñó las fiestas en un contexto agrícola. Nos mostró lo natural para que pudiéramos comprender lo espiritual – (1 Corintios 15:46-47).

A lo largo del año, las lluvias caen en Israel en dos épocas principalmente: la primavera y el otoño. Si hacemos una referencia cruzada de Oseas 6:3 y Joel 2:23, podemos ver que para el término lluvia tardía se usa la palabra hebrea moreh que significa “maestro“, y que para la expresión ‘a su tiempo’ en Joel 2:23, en hebreo se usa la palabra tzedakah, que significa “justicia“.

El maestro de justicia es uno de los términos que describen al Mesías. Yeshua (Jesús) era el maestro de justicia enviado por Dios, como podemos ver en Juan 3:2. Yeshua fue enviado por Dios a la tierra para enseñarnos fielmente acerca de la justicia, así como Dios nos envía fielmente la lluvia – (Isaías 55:10-11).

La cosecha (los creyentes en el Mesías) es el fruto que la lluvia (el Mesías) produce.

En Levítico 23:2 está escrito:

…las fiestas solemnes de YHVH, las cuales proclamaréis como santas convocaciones...”

La palabra hebrea traducida como ‘convocaciones’ en Levítico 23:2,4 es miqra, que significa “un repaso“. De ello podemos ver que Dios nos dio las fiestas para que estas fueran “repasos” anuales de los eventos que se llevarían a cabo como parte de la redención.

Dado que Dios nos dio “repasos” para enseñarnos acerca de los principales acontecimientos de la redención, si queremos llegar a entenderlos, debemos comenzar por entender lo que Dios nos está enseñando a través de estos.

El propósito de estas enseñanzas es mostrar cómo estos “repasos” nos enseñan acerca de los acontecimientos reales de la redención y el papel que el Mesías (Yeshua) juega en ellos.

En Deuteronomio 16:16, Dios instruyó a Su pueblo a que se presentara tres veces al año en Jerusalén para celebrar las fiestas. Al llegar a la ciudad santa, ellos presenciaban las ceremonias establecidas por Dios, las cuales eran llevadas a cabo tanto en el templo, como en los hogares.

Estas ceremonias tenían un doble propósito. Con ellas se daba un vistazo al pasado y un vistazo al futuro. Muchas de estas ceremonias y las instrucciones específicas que debían seguir con respecto a la forma en que debían celebrarse estas fiestas, se encuentran en la Mishná, la enseñanza oral del judaísmo, en la sección llamada Mo’ed.

La Mishná está dividida en seis órdenes. Cada orden está dividida a su vez en tratados, es decir, las diferentes secciones de cada orden. La orden que lleva el nombre de Mo’ed habla acerca de las fiestas. Mo’ed, tal como lo vimos con anterioridad, significa “un tiempo señalado“, y tiene dos significados.

Primero, en Deuteronomio 16:16, el pueblo judío tiene una cita para estar en un lugar específico (Jerusalén) en una época específica (cada una de las tres épocas determinadas para hacer los peregrinajes para las fiestas).

Segundo, Dios tiene una cita para realizar ciertos eventos que forman parte de la redención específicamente en esas fechas.

Hay cuatro aspectos importantes que debemos recordar en cuanto a las siete grandes fiestas del Señor:

  1. Todas las fiestas son tanto históricas como proféticas.
  2. Todas nos enseñan acerca del Mesías (Yeshua) o Jesús.
  3. Todas están enmarcadas en un contexto agrícola.
  4. Todas nos enseñan acerca de nuestra relación personal con Dios y como debemos caminar con El, mientras crecemos en el entendimiento divino, dejando de ser niños para poder llegar a ser creyentes maduros.

Es importante recordar que como una unidad completa, las fiestas nos enseñan y nos revelan acerca del plan completo de Dios; sin embargo, cada una enfoca un tema específico de Su plan.


  • Revisión de las fiestas de primavera:

Las cuatro fiestas de la primavera son la Pascua (Pesach), Panes Sin Levadura (Hag HaMatzah), Primicias (Bikkurim) y la Fiesta de las Semanas (Shavuot) o Pentecostés.

  1. La Pascua (Pesach) se celebra en el primer mes del calendario religioso (Aviv, también conocido como Nisán), en el día catorce (Levítico 23:5).
  2. Panes Sin Levadura (Hag HaMatzah) sigue inmediatamente después del primer día de la Pascua. Se celebra en el primer mes (Aviv/Nisán) del día quince al día veintiuno – (Levítico 23:6-8).
  3. La Fiesta de las Primicias, o los Primeros Frutos de la cosecha de cebada (Bikkurim) se celebra durante la semana de Panes Sin Levadura. Siempre cae al día siguiente del Shabat semanas, el primer día de la semana (Yom Rishon), que nosotros llamamos Domingo – (Levítico 23:9-11). En los tiempos antiguos, en este día se mecían tallos de cebada ante el Señor como parte de la ceremonia prescrita. Hoy día, esta fiesta ya no se celebra en el judaísmo tradicional.
  4. La Fiesta de las Semanas (Shavuot) también se le conoce con el nombre de Pentecostés. Comenzando desde la Fiesta de las Primicias (Bikkurim), se cuentan 50 días, lo cual se conoce como ‘contar el omer’. El día cincuenta luego de la Fiesta de las Primicias (Bikkurim) cae la Fiesta de las Semanas (Shavuot) o Pentecostés – (Levítico 23:15-21).

    Nota: Pentecostés se origina de una palabra en griego que significa “cincuenta“.

Estas cuatro fiestas de primavera se consideran como una misma unidad interrelacionada.

La Fiesta de las Semanas (Shavuot) es considerada como la conclusión o el atzeret de la Pascua. La época de la Pascua (Pesach) no se considera completa hasta que se celebra Shavuot (Pentecostés).


  • La Historia del Exodo: De Pesach a Shavuot:

Pesach (la Pascua) tiene sus orígenes en Egipto (símbolo del mundo), donde los hijos de Israel habían sido esclavizados.

Cuando los hijos de Israel clamaron a Dios para que recordara las promesas que había hecho a Abraham, Isaac y Jacob, Dios escogió a un libertador llamado Moisés.

Dios le dijo a Moisés que sacaría a los hijos de Israel de Egipto y los llevaría a la Tierra Prometida – (Exodo 3:8). Cuando Dios envió a Moisés ante el Faraón, no le dijo que le pidiera al Faraón que permitiera que los hijos de Israel abandonaran Egipto para ir a la Tierra Prometida. Más bien, Dios solamente instruyó a Moisés para que pidiera al Faraón que dejara ir a los hijos de Israel en un viaje de tres días al desierto para hacer sacrificios a Dios – (Exodo 3:18).

Moisés obedeció las instrucciones de Dios al pie de la letra, tal como se puede ver en Exodo 5:1-3. El primer reto que el Faraón hizo al Dios Todopoderoso de Israel fue negarse a dejar ir al pueblo de Dios para que celebrara su fiesta y fueran a hacer sus sacrificios.

Luego de una impresionante serie de plagas que afligieron a todo Egipto, por causa de la dureza del corazón de Faraón, los hijos de Israel fueron finalmente liberados y pudieron salir de Egipto cargados con las riquezas de los egipcios.

Los hijos de Israel llegaron a las orillas del Mar Rojo en día diecisiete del mes de Aviv/Nisán, que es tres días después de la Pascua, en el primer mes del calendario religioso. El Cordero de la Pascua había sido sacrificado el día catorce de Nisán, y el pueblo de Israel había abandonado Egipto antes de la medianoche de día quince, luego que el ángel de la muerte había matado a todo primogénito en Egipto.

Cuando Faraón vio que los hijos de Israel estaban atrapados por el mar, neciamente tomó la decisión de perseguirlos con su ejército – (Exodo 14:1-9). Los hijos de Israel se atemorizaron, pero Moisés se levantó y les dijo, como está escrito: “No temáis, estad firmes, y ved la salvación [Yeshooah en hebreo] que YHVH hará hoy con vosotros…” – (Exodo 14:13). Jesús (Yeshua) en hebreo significa salvación o Salvador – (Mateo 1:21).

En ese momento, el mar se abrió y los hijos de Israel cruzaron el Mar Rojo en tierra seca, mientras que el ejército egipcio junto con el Faraón perseguía a los hebreos, para finalmente ahogarse en las aguas del Mar Rojo – (Exodo 14:26-28; 15:4,19). La Biblia dice que la mano derecha del SeñOr destruyó a los egipcios – (Exodo 15:6,12).

Exodo-2.jpg

La mano derecha es un término que describe al Mesías, Yeshua – (Salmos 44:3; 48:10; 63:8; 74:10-11; 89:13; 98:1; 110:1; 118:16; 138:7; Isaías 41:10; 53:1- 5; 62:8; Hechos 2:32-36; 5:31-32; Hebreos 1:3).

Es importante resaltar que el Faraón, junto con su ejército, se ahogó en el mar. En los días de José, hubo una hambruna en Israel y los hijos de Israel descendieron a Egipto y se sometieron al gobierno del Faraón.

Como consecuencia, el Faraón podía considerarse como dueño legal de este pueblo. Este derecho de propiedad podía ser anulado únicamente con su muerte, y así liberar a los hijos de Israel para que se pudieran dirigir a la Tierra Prometida. En este sentido, Dios no violó la palabra dada a Faraón a través de Moisés cuando le pidió que dejara ir al pueblo en un viaje de tres días al desierto, para luego continuar a la Tierra Prometida.

Cuando Faraón murió, el derecho de propiedad sobre los hijos de Israel quedó invalidado legalmente; por ende, el pueblo era libre de ir a la Tierra Prometida. Por esta razón, la época de la Pascua (Pesach) es llamada “La Fiesta de Nuestra Liberación“.

En términos espirituales, el Faraón es un tipo de Satanás. Hasta que aceptamos al Mesías (Yeshua) en nuestras vidas, Satanás tiene derecho legal sobre nosotros. Por la muerte de Yeshua (Jesús), este derecho legal que Satanás tiene sobre nuestras vidas queda invalidado, y somos entonces libres para poder entrar a la tierra prometida espiritual de Dios y recibir todas las promesas que El nos ha hecho.


  • Cincuenta Días Después del Mar Rojo: Shavuot (Pentecostés):

Pasaron 47 días desde la cruzada del Mar Rojo (Nisán 17) hasta el día en que Moisés se reunió con Dios en el Monte Sinaí.

Durante 47 días, los hijos de Israel viajaron a través del desierto antes de llegar al Monte Sinaí, el tercer día del tercer mes (Sivan) – (Exodo 19:1). Dios había instruido al pueblo a través de Moisés para que se santificaran antes de la visita que les haría tres días más tarde en el Monte Sinaí, que sería el sexto día del tercer mes de Siván – (Exodo 19:10-11).

Este sería el día cincuenta luego de haber cruzado el Mar Rojo. Este día llegó a ser conocido como la revelación de Dios en el Monte Sinaí. El día cincuenta luego de haber cruzado el Mar Rojo (el 17 de Nisán) se celebraría la Fiesta de las Semanas (Shavuot) o Pentecostés.

Por lo tanto, en la historia del Exodo podemos ver que el Cordero fue sacrificado el día catorce de Nisán, el día de la Pascua (Pesach). En el quince de Nisán, el día de los Panes Sin Levadura (Hag HaMatzah), el pueblo salió de Egipto. En el diecisiete de Nisán, los hijos de Israel cruzaron el Mar Rojo. Cincuenta días más tarde, en la Fiesta de las Semanas (Shavuot) o Pentecostés, Dios les entregó la Torá (instrucción) en el Montes Sinaí.

En los siguientes capítulos, veremos como Yeshua (Jesús) murió en el día de la Pascua (Pesach – 14 de Nisán), fue sepultado en el día de los Panes Sin Levadura (Hag HaMatzah – 15 de Nisán), fue resucitado en el día de las Primicias o Primeros Frutos (Bikkurim – 17 de Nisán), y el Espíritu Santo descendió sobre los creyentes 50 días después de la resurrección de Yeshua (Jesús) en el día de Pentecostés (Shavuot).

También descubriremos cuál es el significado de estas fiestas a nivel personal para el creyente y como se relacionan con nuestra relación personal con Dios.

maxresdefault.jpg


  • Revisión de las fiestas del otoño:

La temporada de las fiestas del otoño comienza con un período de 40 días conocido en hebreo como Teshuvah, que significa “arrepentirse o volverse“.

Este período de 40 días da inicio en el sexto mes del calendario religioso, en el mes de Elul, y se cierra en el décimo día del séptimo mes con Yom Kippur, o sea, el Día de la Expiación.

Cada mañana en la sinagoga, luego de las oraciones matinales, se toca el shofar (excepto los días sábados y el día que precede a Rosh HaShanah, la Fiesta de las Trompetas). Cada día se lee el Salmo. Rosh HaShanah cae en el día trece de este período de 40 días de teshuvah o arrepentimiento. El nombre bíblico de Rosh HaShanah es Yom Teruah, que significa “día del despertar por trompeta“.

Los no judíos conocen esta fiesta por el nombre de Fiesta de las Trompetas. Se celebra en el primer día del séptimo mes (Tishrei) – (Levítico 23:23-24). Dios nos dio este día para enseñarnos acerca de la resurrección de los muertos, la coronación del Mesías, las Bodas del Mesías, y mucho más.

Este día marca tanto el Año Nuevo judío como el inicio de un período de introspección conocido como los Días Santísimos, que culminan con Yom Kippur.

Por lo tanto, los últimos diez días del período de cuarenta días de teshuvah, comenzando el 1 de Elul, también son llamados los Días Santísimos.

El primero y segundo día de los 10 Días Santísimos (1 al 10 de Tishrei) se consideran como un solo día – (Nehemías 7:73; 8:1-2,13). El período de siete días que va desde el 3 hasta el 9 de Tishrei son conocidos como los Días Temibles o de Asombro (Yamim Nora’im).

Dios puso estos días especiales en Su calendario para enseñarnos acerca del período de tribulación que vendrá sobre la tierra (Chevlai shel Mashiach). Estos siete días corresponden a siete años de tribulación conocidos en hebreo como “los dolores de parto del Mesías“.

Yom Kippur (el Día de la Expiación) se celebra en el décimo día del séptimo mes – (Levítico 23:26-32). Ya que Rosh Hashanah nos enseña acerca de la resurrección de los muertos, la coronación del Mesías y las Bodas del Mesías, y los Días Temibles nos enseñan acerca

de la tribulación, Yom Kippur nos enseña acerca de la segunda venida del Mesías Yeshua, cuando posará Su pie en el Monte de los Olivos – (Zacarías 14:4).

La Fiesta de los Tabernáculos (Sukkot) se celebra desde el día quince del séptimo hasta el día veintiuno del mes de Tishrei. Esta fiesta nos enseña acerca del gozo del reino mesiánico, conocido en hebreo como el Athid Lavo y para los no judíos como el Milenio.

Esta fiesta se encuentra en Levítico 23:33-44. El día que sigue al veintiuno de Tishrei (el último día de Sukkot) se celebra un día muy especial llamado Shemini Atzeret. Es conocido como el octavo día – (Levítico 23:36) y cae en el día veintidós del mes de Tishrei.

Otra fiesta llamada Simchat Torah se celebra en conjunción con Shemini Atzeret. Simchat significa “regocijarse” en hebreo, por lo que Simchat Torah significa “regocijarse en la Torá“.

En los tiempos antiguos, esta fiesta se celebraba el día veintidós de Tishrei, el mismo día que Shemini Atzeret. Pero hoy día se celebra el veintitrés de Tishrei. La celebración Shemini Atzeret y de Simchat Torah se lleva a cabo en 48 horas, pero se considera como “un solo día“.

Este es sólo una de dos instancias en el año bíblico en la que un período de 48 horas es considerado como un día largo. El otro es en Rosh HaShanah, que cubre el período del primer y segundo días del mes de Tishrei. Shemini Atzeret y Simchat Torah fueron establecidos por Dios para enseñarnos como serán las cosas luego de la era mesiánica o el Milenio, cuando el mundo entre en la eternidad.

 

Aplicación histórica de las fiestas

Fiestas Aspecto Histórico

Pascua – Pesach Liberación de Israel de la esclavitud en Egipto
Panes Sin Levadura – Hag HaMatzah Salida de Egipto
Primicias – Bikkurim Cruzada del mar rojo
Pentecostes – Shavuot Entrega de la Tora en el monte sinaí
Trompetas – Rosh HaShanah – YomTeruah Sonido del sofar / Año nuevo judío
Dia Santisimo – Yom Kippur El Sacerdote entra en el lugar para perdón de los pecados del pueblo
Tabernáculos – Sukkot Entrada en la tierra prometida / Gran regocijo

Aplicación Mesiánica de las fiestas

Fiesta Cumplimiento Mesiánico

Pascua – Pesach Muerte de Yeshua en el madero
Panes Sin Levadura – Hag HaMatzah Sepultura de Yeshua
Primicias – Bikkurim Resurrección de Yeshua
Pentecostes – Shavuot Manifestación del Espíritu Santo (Hechos 2)
Trompetas – Rosh HaShanah – YomTeruah Resurrección de los muertos / Rapto (Natzal)
Dia Santísimo – Yom Kippur Día de la Segunda Venida del Mesías (Zacarías 14:4)
Tabernáculos – Sukkot Era Mesiánica / el Milenio (Athid Lavo)

Aplicación espiritual de las fiestas

Fiesta aplicación espiritual

Pascua – Pesach Arrepentimiento y fe en la sangre de Yeshua.
Panes Sin Levadura – Hag HaMatzah Santificación y separación del mal a través de la inmersión en agua.
Primicias – Bikkurim Caminando en una nueva vida.
Pentecostes – Shavuot Bautismo en el Espíritu Santo y crecimiento en la fe en Dios.
Trompetas – Rosh HaShanah – YomTeruah Oir (shema) el llamado (shofar) de Dios para nuestras vidas
Dia Santísimo – Yom Kippur Ceder nuestras vidas a Dios para poder alcanzar la vida
Tabernáculos – Sukkot Reposo diario (shabbat) en el Mesías y reposo de su Reino en nuestros corazones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s