Éxodo 12c – El Éxodo

  • El Éxodo:

Éxodo 12:33-36 – Y los egipcios apremiaban al pueblo, dándose prisa a echarlos de la tierra; porque decían: Todos somos muertos. (34) Y llevó el pueblo su masa antes que se leudase, sus masas envueltas en sus sábanas sobre sus hombros. (35) E hicieron los hijos de Israel conforme al mandamiento de Moisés, pidiendo de los egipcios alhajas de plata, y de oro, y vestidos. (36) Y YHVH dio gracia al pueblo delante de los egipcios, y les dieron cuanto pedían; así despojaron a los egipcios”

El pueblo Egipcio también estuvo de acuerdo en que los Israelitas debían de marcharse, hasta el punto en que ellos pagaron a los Israelitas para que se fueran. Por lo tanto, los hijos de Israel se fueron de prisa, y tan rápidamente que no les fue posible leudar el pan. Este es el porqué ellos debían de comer pan sin levadura de la forma en que YHVH se los había ordenado.israelitas parten.png

“…Llevó el pueblo su masa…” – Esto revela la urgencia de los egipcios como comentamos. Probablemente los hebreos estaban por cocer pan para su viaje. Aunque habían sido advertidos por Moisés varios días antes, parece que no habían esperado una partida tan apresurada y no habían completado todavía sus preparativos. Si bien se les había dicho que durante siete días después de participar del cordero pascual debían comer pan sin levadura (vers. 15), muchos quizá no habían tomado esta orden a pecho, o habían hecho planes para cocer pan leudado para los días que seguirían a los siete días de los panes ázimos. Sin embargo, la presión de la necesidad los obligó a contentarse con pan sin levadura o, como se lo llama en Deut. 16: 3, “pan de aflicción“.

LOS ISRAELITAS EN EL DESIERTO.jpg


Éxodo 12:37-42 – Partieron los hijos de Israel de Ramesés a Sucot, como seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños. (38) También subió con ellos grande multitud de toda clase de gentes, y ovejas, y muchísimo ganado. (39) Y cocieron tortas sin levadura de la masa que habían sacado de Egipto, pues no había leudado, porque al echarlos fuera los egipcios, no habían tenido tiempo ni para prepararse comida. (40) El tiempo que los hijos de Israel habitaron en Egipto fue cuatrocientos treinta años. (41) Y pasados los cuatrocientos treinta años, en el mismo día todas las huestes de YHVH salieron de la tierra de Egipto. (42) Es noche de guardar para YHVH, por haberlos sacado en ella de la tierra de Egipto. Esta noche deben guardarla para YHVH todos los hijos de Israel en sus generaciones”

Este era el momento en que todos los capítulos previos de Éxodo habían anticipado. Israel ahora era libre, y Faraón y sus ejércitos no les detuvieron mientras ellos partían desde el centro de Ramesés a Sucot.

“…De Ramesés…” – Ramesés era la ciudad para cuya construcción se había empleado muchísimo el trabajo de los israelitas esclavos. Como se dice en el comentario del pasaje

del cap. 1: 11, el nombre dado aquí es probablemente un nombre posterior para la ciudad de Tanis (Ayaris). Doscientos años después

caminodeisrael.jpg

Recorrido del pueblo de Israel saliendo de Égipto

del éxodo, Tanis recibió el nombre de Ramesés que le fue puesto por su gran transformador, Ramsés II. Las ruinas de esa ciudad son conocidas hoy día bajo el nombre arábigo de San el-hagar. Están en la región noreste del delta, a unos 43 km al noroeste de la ciudad de El-Kantara sobre el canal de Suez.

“…A Sucot…” – Antiguos comentadores incorrectamente identificaron con Pitón a este primer lugar donde se detuvieron los israelitas después de su salida de Ramesés. Por lo general los eruditos ahora están de acuerdo en que el nombre hebreo dado aquí es una transliteración del egipcio Tyeku, mencionado en los documentos egipcios como un puesto fronterizo. Este lugar ha sido identificado con Tell el-Maskhuta, en la parte oriental del Wadi Tumilat, a unos 52 km al sudeste de Tanis o Ramesés.

La liberación llevó el pueblo hasta Sukot. La fiesta de Sukot es la última fiesta en el programa de redención del Eterno, al final del año, como está escrito en Éxodo 34:22b:

“la fiesta de la recolección al final del año”

Ya que Sucot significa refugio, puede que no describa a un campamento temporal en lugar de una ciudad Egipcia que existía allí. Es fácil el imaginar las celebraciones (y la tensión) en Sucot esa noche.

Como seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños: Al reunirse todos en Sucot, como 600,000 hombres (además de los niños o mujeres) dejaron Egipto. La cantidad de seiscientos mil hombres nos da una población aproximada de quizás dos millones de personas que dejaron Egipto hacia la Tierra Prometida.

“…También subió con ellos grande multitud (mixta) de toda clase de gentes, y ovejas, y muchísimo ganado…” – Esta multitud se había unido al pueblo de Israel y se había circuncidado junto con ellos para poder comer el Pesaj y ser parte de la redención – (Éx 12:48-51)israel saliendo.png

Se han hecho varios intentos para identificar a esta “multitud“. Algunos han pensado que aunque oriundos de Egipto, estaban impresionados por el poder del Dios de los hebreos y, por lo tanto, procuraron tener parte en las bendiciones de los que lo servían y al mismo tiempo escapar de la tiranía del rey.

Otros han pensado que eran el residuo de los hicsos, o de otros semitas, los cuales, habiendo sido detenidos por los faraones, aprovecharon esta oportunidad para salir de Egipto. Por lo menos, algunos eran descendientes de hebreos que se habían unido en casamiento con egipcios. Aunque no conocemos la identidad de estos que no eran israelitas y que se unieron con los hebreos triunfantes en esa hora de oportunidad, es de notar que reaparecen más tarde en el relato. Fueron siempre los primeros en lamentar su salida de Egipto y en codiciar sus manjares – (Núm. 11: 4, 5).

“…Cuatrocientos treinta años…” – El comentario de Gén. 15: 13 hace resaltar que la declaración de Pablo de Gál. 3: 17, y otra prueba, aclaran que estos 430 años incluyen el período del llamamiento de Abrahám para salir de Harán hasta cuando realmente descendió Jacob a Egipto, 215 años más tarde, y que el intervalo entre la entrada de

Jacob en Egipto y el éxodo fueron otros 215 años.

Siendo que, en el tiempo de Moisés, Palestina estaba considerada como parte del imperio egipcio, no es extraño encontrar que un autor de ese período incluyera a Canaán en el término “Egipto“. No estando familiarizados con la situación política del tiempo de Moisés, sino creyendo que los 430 años incluían la permanencia de los patriarcas en Canaán, los traductores de la LXX incluyeron específicamente, dentro de este período, el tiempo de la permanencia de ellos “en la tierra de Egipto y en la tierra de Canaán“. La profecía que dice que la cuarta generación de los que habían entrado en Egipto saldría de allí – (Gén. 15: 16), y
su cumplimiento registrado – (Exo. 6: 16-20), hacen imposible cualquier otra explicación del período de los 430 años.

“…Esta noche…” – Es decir la noche cuando comieron la comida de la pascua, acerca de la cual ya habían recibido instrucciones (vers. 6-11, 14). Su horror y regocijo entremezclados nunca pudieron borrarse de la memoria de un pueblo que debió su nacimiento como nación a aquella noche memorable.


  • Institución de Pesaj: 

Éxodo 12:43 – “Y YHVH dijo a Moisés y a Aarón: Esta es la ordenanza de la pascua; ningún extraño comerá de ella”

La palabra hebrea que ha sido traducida como extranjero es ben nejar” que significa un extraño, lo cual implica tanto un israelita apóstata como un gentil.

Ciertas instrucciones adicionales acerca de la pascua fueron dadas en Sucot. Se las consideró necesarias debido a los muchos no israelitas que se habían unido con los hebreos, y principalmente tenían que ver con esos “extraños“. Se hizo un arreglo por el cual pudieran participar de la fiesta pascual y compartir sus bendiciones.

“…Ningún extraño…” – Esto es, alguno de una raza extranjera que quisiera continuar siéndolo y que permanecía incircunciso. Como la pascua era una fiesta que conmemoraba el nacimiento de Israel como nación, naturalmente no podía ser apropiado que un extranjero participara de ella.


Éxodo 12:44-48 – “Mas todo siervo humano comprado por dinero comerá de ella, después que lo hubieres circuncidado. (45) El extranjero y el jornalero no comerán de ella. (46) Se comerá en una casa, y no llevarás de aquella carne fuera de ella, ni quebraréis hueso suyo. (47) Toda la congregación de Israel lo hará (48) Mas si algún extranjero morare contigo, y quisiere celebrar la pascua para YHVH, séale circuncidado todo varón, y entonces la celebrará, y será como uno de vuestra nación; pero ningún incircunciso comerá de ella

“…Después que lo hubieres circuncidado…” – No fue mediante un linaje natural sino en virtud de un llamamiento divino como Israel había llegado a ser el pueblo del Señor. Por esa razón y estando destinado a ser una bendición para todas las naciones, Israel no debía asumir una actitud de exclusivismo con los extranjeros. Había de dar la bienvenida a los que desearan unirse con él en el culto y servicio de Dios. Siendo incorporados política y económicamente, esos “extraños” debían ser aceptados también mediante una formalidad religiosa, el rito de la circuncisión. Así llegaban a asimilarse al pueblo de Dios y se les permitía participar del ritual de la pascua – (vers. 48).

La palabra hebrea que ha sido traducida como extranjero es “toshav”, que significa “residente”, técnicamente llamado “guer toshav”. Este nombre se da a un gentil que ha renegado de la idolatría y, según muchas autoridades, también ha aceptado cumplir los siete mandamientos de los hijos de Noaj. El jornalero, “sajir”, es cualquier gentil que no es un “guer toshav”. El Talmud dice:

“Toshav significa un no judío que ha abandonado los ídolos pero aun se le permite ciertas cosas, como por ejemplo, cierto tipo de comidas que no es apta para el judío. Sajir significa un no judío que ha sido circuncidado pero aun no ha entrado en el mikveh (baño ritual para completar su Conversión)”.

En cualquier caso, “toshav” y “sajir” son personas que no son parte de la comunidad de Israel.

“…Se comerá en una casa, y no llevarás de aquella carne fuera de ella, ni quebraréis hueso suyo…” – Esto fue anunciado con respecto a lo que iba a pasar con el Mesías Yeshúa, como está escrito en Juan 19:31-36:

“Los judíos entonces, como era el día de preparación (del Pesaj), a fin de que los cuerpos no se quedaran en el madero en el Shabat (porque ese Shabat era muy solemne), pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y se los llevaran. Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primero, y también las del otro que había sido colgado en un madero con Yeshúa; pero cuando llegaron a Yeshúa, como vieron que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas; pero uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza, y al momento salió sangre y agua. Y el que lo ha visto ha dado testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice la verdad, para que vosotros también creáis. Porque esto sucedió para que se cumpliera la Escritura:

NO SERÁ QUEBRADO HUESO SUYO”

Ningún hueso del cordero de Pascua debía ser quebrantado. Esto miraba hacia Jesús como comentamos, el definitivo cordero de Pascua, quien no tuvo ningún hueso roto aún en Su crucifixión – (Salmos 22:17 y Juan 19:31-36).

“…Toda la congregación de Israel lo hará…” – Según la obra magnífica de Yeshúa HaMashíaj, los gentiles pueden entrar y formar parte de la congregación de Israel, por medio de un acto de conversión sin tener que circuncidarse en la carne.

Los requisitos para la conversión mesiánica son:

  • Arrepentimiento de los pecados y la idolatría de las naciones.
  • Aceptación del yugo del Reino y de la Torá.
  • Circuncisión del corazón y recepción del Espíritu de Mashiaj.
  • Recepción del sacrificio expiatorio de Yeshúa.
  • Fe en Elohim que resucitó a Yeshúa de entre los muertos.
  • Confesión de Yeshúa como el Señor.
  • Purificación por agua en el nombre de Yeshúa HaMashiaj.

Efesios 2:19 – “Así pues, ya no sois extraños ni extranjeros, sino que sois conciudadanos de los santos y sois de la familia de Elohim”

Gálatas 3:7, 9 – “Por consiguiente, sabed que los que son de fe, éstos son hijos de Avraham… Así que, los que son de fe son bendecidos con Avraham, el creyente”

Romanos 4:11, 16 – “…y recibió la señal de la circuncisión como sello de la justicia de la fe que tenía mientras aún era incircunciso, para que fuera padre de todos los que creen sin ser circuncidados, a fin de que la justicia también a ellos les fuera imputada…

Por eso es por fe, para que esté de acuerdo con la gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda la posteridad, no sólo a los que son de la Torá, sino también a los que son de la fe de Avraham, el cual es padre de todos nosotros”

Colosenses 2:11-13 – “En él también fuisteis circuncidados con una circuncisión no hecha por manos, al quitar el cuerpo de la carne mediante la circuncisión del Mesías; habiendo sido sepultados con él en la tevilá (bautismo), en el cual también habéis resucitado con él por la fe en la acción del poder de Elohim, que le resucitó de entre los muertos. Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, habiéndonos perdonado todos los delitos”

Como la Torá prohíbe la participación del cordero de Pesaj a los no circuncidados, de la misma manera no se puede compartir del Cordero de Elohim sin haber experimentado la circuncisión del corazón, en el espíritu.

Romanos 2:29 – “…sino que es judío el que lo es interiormente, y la circuncisión es la del corazón, por el Espíritu, no por la letra; la alabanza del cual no procede de los hombres, sino de Elohim.”

Filipenses 3:3 – “porque nosotros somos la verdadera circuncisión, que adoramos en el Espíritu de Elohim y nos gloriamos en el Mesías Yeshúa, no poniendo la confianza en la carne”


Éxodo 12:49-51 – “(49) La misma ley será para el natural, y para el extranjero que habitare entre vosotros. (50 Así lo hicieron todos los hijos de Israel; como mandó YHVH a Moisés y a Aarón, así lo hicieron. (51) Y en aquel mismo día sacó YHVH a los hijos de Israel de la tierra de Egipto por sus ejércitos”

Las mismas instrucciones eran para los que querían ser injertados a Israel y a sus pactos, por tanto YHVH advierte a Moisés a este mismo ritual.


(Fuentes: Comentario de Éxodo – Ellen G. White, Dr. Kblad – regresandoalasraices.org)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s